Necesitaría in­vertir 800 mi­llones para ex­tender la vida útil de las cen­trales de carbón

Endesa advierte del cierre de centrales eléctricas si no se aumenta la retribución

La em­presa con­si­dera que el parque eléc­trico está so­bre­di­men­sio­nado y no es ren­table

Sede de Endesa
Sede de Endesa

Endesa ha lan­zado una nueva ofen­siva contra el Gobierno y el Ministerio de Energía exi­giendo un nuevo marco re­tri­bu­tivo no sólo para las ac­tuales cen­trales nu­cleares en ex­plo­ta­ción sino para todo el parque de ge­ne­ra­ción eléc­trico. Actualmente, todas las ins­ta­la­ciones que la eléc­trica con­trola -nucleares, car­bón, ci­clos com­bi­nados e hi­dráu­li­cas- pueden man­te­nerse abiertas siempre que no sea ne­ce­sario in­cu­rrir en in­ver­siones adi­cio­nales im­por­tan­tes.

En cambio, de no modificarse el actual sistema, algunas centrales de carbón corren peligro de ser cerradas por esta causa. La compañía tendría que invertir 800 millones de euros y, a la vista de la retribución actual, varias instalaciones no son rentables por las exigencias medioambientales que se requieren.

La eléctrica se une así al carro de Iberdrola de que las nucleares no son rentables por los elevados impuestos que soportan, pero va mucho más allá al ampliar este abanico a todo el parque de generación tradicional. La compañía sostiene que las centrales que son de su propiedad no están amortizadas financieramente y que no ha recuperado la inversión realizada en generación.

Todo un aviso a navegantes para que el ministro Álvaro Nadal y cambie el actual marco regulatorio. A cierre de 2013, la inversión no recuperada en el conjunto de las centrales de Endesa ascendía a 18.227 millones de euros.

“A la vista de la rentabilidad observada, los accionistas no estarían dispuesto a invertir nuevamente en este tipo de activos, lo que en último término, podría poner en peligro la continuidad de las plantas”. Esta es una de las conclusiones que se extraen de uno de los tres informes que la compañía que preside Borja Prado ha encargado a tres consultoras para demostrar que la eléctrica no ha recuperado aún la inversión realizada y que la retribución que reciben todas sus instalaciones es del todo “insuficiente”.

Por debajo del umbral de rentabilidad

Según la auditoría realizada por la firma Solchaga Recio & Asociados, el déficit retributivo de Endesa Generación ascendió en 2015 a 7.518 millones de euros. En el caso concreto de las tecnologías nuclear e hidráulica, afirma el informe que, no solo no están sobreretribuidas, sino que “están por debajo de su umbral de rentabilidad y lejos de completar su amortización”. Para que así fuera, por ejemplo, las nucleares deberían tener un ingreso medio superior de 5 euros/MWh y las hidráulicas de 11,5 euros/MWh.

El documento se basa en estos argumentos para advertir al Gobierno de Mariano Rajoy de que, a la vista de los umbrales de rentabilidad observados en los últimos años, la compañía podría verse obligada a “renunciar” a mantener la actividad en algunas centrales, concretamente instalaciones de carbón.

Y es que el informe, es muy taxativo cuando dice que la compañía podrá recuperar una mayor parte de las inversiones ejecutadas manteniendo abiertas las centrales que cerrándolas. Pero también deja muy claro que otra cuestión es si Endesa estaría dispuesta a realizar inversiones adicionales en determinados activos para cumplir nuevos requisitos medioambientales.

Riesgo de cierre de centrales de carbón

La eléctrica estima que, por ejemplo, las inversiones necesarias para alargar la vida útil de las centrales de carbón ascenderían a 800 millones de euros. En este caso, el informe subraya que, teniendo en cuenta los umbrales de rentabilidad observados en los últimos años, la compañía podría verse obligada a renunciar a mantener la actividad en algunas centrales, ya que no podría garantizar a sus accionistas una rentabilidad suficiente”. Y añade: “ello pondría en riesgo la sostenibilidad del parque de generación tradicional en los próximos años”.

A la vista de tales planteamientos, ¿debería Endesa abandonar la actividad de generación? Analistas Financieros Internacionales (AFI) subraya al respecto que la retribución insuficiente que la compañía está recibiendo desde 2006 -agravada aún más en 2013-, no puede interpretarse como un motivo para abandonar este negocio. Ahora bien, estima que estos recortes en la retribución van a afectar, no cabe duda, a la hora de reponer con nuevas centrales su parque de generación actual.

AFI recuerda que en 2013 se produjo un deterioro adicional en todo el sistema retributivo de las instalaciones eléctricas como consecuencia de los nuevos impuestos introducidos por la Ley 15/2012 de 27 de diciembre de medidas fiscales para la sostenibilidad energética. Por culpa de ello, Endesa concretamente registró en 2013 un incremento de los costes de 244 millones de euros, y provocó que la filial de generación presentase unas pérdidas de explotación de 82 millones.

El informe insiste en que el insuficiente nivel retributivo que se fijó a partir de 2013 no permite recuperar financieramente la inversión, con independencia de que en los próximos años el potencial de recuperación de la economía española impulse un aumento de la demanda de energía eléctrica y de los precios del mercado eléctrico.

El análisis elaborado por Compass Lexecon insiste también en que no encuentran evidencias de la existencia de rentabilidades excesivas por parte de Endesa Generación, sino muy al contrario, “en algunos casos hallamos que las rentabilidades obtenidas por algunas centrales de Endesa son negativas”.

Artículos relacionados