DIA, Técnicas Reunidas u OHL las más afec­tadas por los es­pe­cu­la­dores

Los bajistas torpedean el crecimiento de las empresas españolas

“Sin este nú­mero de cor­tos, el Ibex es­taría por en­cima de los 12.000”, según los ex­pertos

Juan Miguel Villar Mir, OHL
Juan Miguel Villar Mir, OHL

En los úl­timos días se ha re­pe­tido un con­cepto una y otra vez: el de las po­si­ciones cor­tas. Se trata de un me­ca­nismo de in­ver­sión a través del cual se apuesta contra la ten­dencia de las ac­ciones de una com­pañía con­creta de una ma­nera simple y lla­na­mente es­pe­cu­la­tiva. Esta me­cá­nica puede llevar in­cluso a las­trar el cre­ci­miento de las em­presas y hay ejem­plos. En España, ahora la cifra de estos es­pe­cu­la­dores su­pera los 6.000 mi­llones de eu­ros.

Los datos de la CNMV no mienten. Simplemente muestran la situación que prevalece en el mercado español y las esquivas que ha hecho el organismo regulador en el pasado. Las posiciones cortas se encontraban a finales de 2016 en los 6.891 millones de euros y aunque en el presente ejercicio se han reducido en más de 200 millones de euros (hasta los 6.073 millones), se sitúa en unos niveles altamente alarmantes.

El número de estas posiciones, además, se encuentra entre los valores de mayor tamaño: los denominados blue chips. Concentran más del 80% del total de inversiones bajistas dentro de su capital. Tal y como se observa en los últimos datos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, actualmente se encontraría en los 5.566 millones de euros. Un nivel bastante elevado teniendo en cuenta que los 507 millones de euros restantes son exposiciones a valores que cotizan fuera del índice de referencia del mercado español.

Los bajistas se han hecho fuerte a medida que han pasado los años, pese a que el ánimo de la inversión se ha retomado en los últimos tiempos en España. Pero lo cierto es que las cifras en la que se sitúan son bastante elevadas teniendo en cuenta también, precisamente, que ya no haya catalizadores políticos o económicos que ejerzan de obstáculos en el panorama de los mercados. Por eso, es aún más llamativo.

Según fuentes del mercado consultadas en exclusiva por Capital Madrid, las posiciones cortas que abundan en las compañías españolas (en especial las grandes) “impiden que el Ibex 35 esté por encima incluso de los 12.000 puntos”, cota de la que ahora mismo se encuentra alejado. Y lo hace porque ha valores que no pueden tener mucho mejor desempeño debido a esos cortos. Como una piedra en el camino.

Las más penalizadas

El principal ejemplo de estos movimientos especulativos es DIA. La compañía de alimentación tiene unos niveles desorbitados de posiciones bajistas dentro de su capital. De hecho, semana tras semana sobrepasa un nuevo límite. Ahora mismo, ascienden hasta el 23,89%, siendo Marshall Wallace, el fondo que más apuesta contra el valor con una posición que se encuentra en el 3,51%. También AKO Capital, con el 2,60%.

El caso de la firma minorista es especialmente sangrante si se observa el recorrido que ha tenido a nivel bursátil. En el último año, pese a esto, se ha revalorizado más de un 1%, lo cual pone de relieve el daño que le hace desde el punto de vista fundamental.

Sin estos especuladores agazapados “la compañía podría estar incluso “por encima de los máximos históricos cosechados durante 2015”, otras fuentes del mercado, que añaden que también “torpedea el nivel de inversión que puede captar y, en definitiva, su capacidad de crecimiento”.

Otra de las compañías con gran porcentaje de cortos es Técnicas Reunidas. En su caso, según los últimos datos actualizados, se situaría en el 10,63%. Naya Capital Management UK Limited, es el fondo que más apuesta a la baja contra sus acciones, con un 1,480% del capital; mientras que AKO Capital suma un 1,43%.

Su caso reúne paralelismos con DIA e incluso ahonda más en la infravaloración que puede tener de no tener tal grado de posiciones especulativas a la baja, puesto que en bolsa ha avanzado más de un 30% en los últimos doce meses. Según las mismas fuentes del mercado “el claro ejemplo de cómo unos movimientos especulativos contra tendencia pueden mermar su futuro y su capacidad de crecer en todos los aspectos, también en los mercados”.

Así pues, también estarían en esta lista con mayor cantidad de cortos empresas como OHL (8,42%), Cellnex (7,46%) o Sacyr (4,1%). Una muestra de lo mucho que puede castigar a sus intereses.

El ejemplo de Liberbank

Pero si hay un ejemplo a tener en cuenta ese es el de Liberbank. La entidad bancaria se llegó a desplomar en torno al 50% por el temor de los inversores a que se produjera una resolución similar a la de Banco Popular. Eso provocó un crecimiento de las posiciones cortas y una ola de ventas que ponía entre la espada y la pared al grupo.

En este sentido, la CNMV tomó una decisión sin precedentes de prohibir la venta en corto de los títulos de Liberbank durante el periodo de un mes. Eso sirvió para que rebotasen las acciones en el mercado en los últimos días en torno al 30%. La ejemplificación del daño que ejercen estas inversiones tan claramente especulativas.

Artículos relacionados