La tec­no­ló­gica apuesta por el fu­turo del Big Data tras la compra de Tecnocom

Indra, el dato como materia prima

Busca más mer­cados en América Latina tras un pe­queño con­trato en Argentina

Sedes de Indra
Sedes de Indra

Una vez com­ple­tada la ad­qui­si­ción de Tecnocom, el mer­cado vuelve a cen­trarse en la su­puesta ca­pa­cidad de Indra para ge­nerar ne­go­cio. Entre los úl­timos con­tratos lo­grados des­taca la ins­ta­la­ción de una red de co­mu­ni­ca­ciones avan­zadas para dar ser­vicio a la red fe­rro­viaria de Argentina. Un pro­yecto ad­ju­di­cado por la Operadora Ferroviaria Sociedad del Estado por 18,9 mi­llones de euros y que además per­mite re­forzar su po­si­ción como socio tec­no­ló­gico de los Ferrocarriles de Buenos Aires.

Pero más que este tipo de contratos, a los bolsistas le llama la atención la apuesta de futuro por el Big Data para abordar la transformación digital de la sociedad. El intercambio constante de información en tiempo real y el Big Data y la inteligencia aplicada al dato son las dos grandes tendencias que están actuando de aceleradores de los cambios en la sociedad y en la economía, convirtiéndose en "la materia prima más valiosa" para el grupo tecnológico.

El cambio digital exigirá a las compañías nuevas formas de hacer y de comportarse, lo que se traduce en la adquisición de nuevas competencias profesionales y nuevas soluciones. Soluciones en las que Indra ya trabaja para mantenerse en la vanguardia tecnológica y ayudar a las empresas a generar valor.

Las perspectivas para generar negocio a partir de esta apuesta tecnológica son fundamentales para el grupo y, de momento, el mercado así lo está recogiendo. Pese a la intensa volatilidad a la que se ha visto sometida la compañía, ligadas a la inestabilidad de su actividad, las acciones de Indra han logrado configurar un sólido canal alcista en el último año que le ha puesto en disposición de avanzar hacia sus máximos de 2014 sobre los 14,5 euros por acción.

Antes deberá superar la importante barrera que encuentra en estos momentos en torno a los 13 euros. Nivel contra el que ya se topó a principios de mayo, dando paso a un fuerte ajuste que no ha tardado en recuperar. Eso viene a confirmar la fuerte confianza depositada por los inversores en la compañía.

En este contexto, los expertos aconsejan esperar a tomar posiciones. De romper y consolidar esa primera barrera puede ser entonces un buen momento para hacer cartera y en caso de sufrir un nuevo ajuste permitiría entrar a precios más ajustados de cara a aprovechar la tendencia alcista que mantiene a corto y largo plazo.

Artículos relacionados