Solana afirma que Internet es algo civil y no de­bería estar li­gado a tér­minos de mi­li­ta­ri­za­ción

Álvarez-Pallete advierte que las empresas deben aplicar la inteligencia artificial

“Las que no sean ca­paces de trans­for­marse des­apa­re­ce­rán”, afirma el pre­si­dente de Telefónica

Álvarez Pallete
Álvarez Pallete

“Todas las com­pañías van a tener que aplicar in­te­li­gencia ar­ti­fi­cial a sus ne­go­cios. Las que no sean ca­paces de trans­for­marse des­apa­re­ce­rán”. Así de con­tun­dente se ex­presó el pre­si­dente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete en unas jor­nadas ce­le­bradas en la sede de la com­pañía bajo el tí­tulo Europa y España ante la trans­for­ma­ción di­gi­tal. Es el gran reto que tiene la te­leco: desa­rro­llar la in­te­li­gencia cog­ni­tiva como la nueva he­rra­mienta y el gran ne­gocio con sus clien­tes.

El máximo ejecutivo de la compañía de telecos dijo que estamos viviendo una irrupción excepcional, donde la Revolución Digital va a tener un impacto mucho mayor del que tuvo en su momento la Revolución Industrial, donde, por ejemplo, hoy vale más un bitcoin que una onza de oro, donde WhatsApp ha pasado de no valer nada a valer mucho dinero y donde Netflix ha cambiado totalmente la forma de entender el entretenimiento.

Apple, Google y Tesla son la tres mayores compañías del mundo de la innovación y entre las diez primeras no aparece ninguna europea. La cuarta es Microsoft, Amazon la quinta y les siguen Netflix, Samsung, Toyota, Facebook y la última IBM.

Cambios vertiginosos

La rapidez y velocidad a la que va todo se demuestra en el hecho de que, según Álvarez-Pallete, el 52% de las compañías que aparecían en el índice bursátil Standard & Poor’s en el año 2000 han desaparecido. En 1955, la vida media de una empresa era de 61 años frente a los 17 años de hoy en día. Para hacer ilustrativo toda esta revolución que se está viviendo, comentó que al teléfono fijo le había costado 75 años lograr los 100 millones de usuarios; al móvil 16 años, cuatro años y medio a Facebook y a la aplicación Pokemon tan solo 23 días.

El presidente de Telefónica insistió por ello en que las empresas que no fueran capaces de transformarse y evolucionar van a desaparecer. ¿Y nosotros? ¿Telefónica como lo está haciendo?, se preguntó. Álvarez-Pallete reconoció al respecto tener muchos problemas, pues, al ser una compañía que viene de la voz fija, ha tenido que ir adaptándose y anticipándose de forma vertiginosa.

En breve tiempo, la teleco ha debido cambiar de la voz fija al móvil, a los datos gigabytes y ahora a la inteligencia cognitiva. En este profundo cambio, tal y como señaló en la pasada junta de accionistas, “muchos no nos esperaban”. La empresa ha invertido cerca de 50.000 millones de euros desde 2012 para convertirse en un grupo de “plataformas”. Álvarez-Pallete señaló que la compañía generó en 2016 más ingresos por los negocios nuevos que por la parte tradicional como la voz.

Para el alto directivo de Telefónica, los datos pueden pasar a ser el “recurso más valioso” en detrimento del petróleo si las compañías y la sociedad son capaces de darle el “valor” que pueden llegar a tener. En este sentido, explicó que la teleco tiene prepararse para el mundo de la “evolución cognitiva”. “Queremos establecer una nueva relación con el cliente, que pueda interactuar con Telefónica. Que el cliente pueda hablarle a la red, que lo que hoy en día puede hacer a través de un call center lo haga desde casa entrando en esta plataforma.

Solana: Internet es algo civil

El presidente del Centro de Economía y Geopolítica Global de ESADE, Javier Solana, señaló por su parte que Internet es algo civil para comunicarnos, alertando que debemos evitar entrar en el debate de la seguridad en un campo formado por generales de cuatro estrellas. “No debería estar ligado a términos de militarización”, subrayó. Dijo también que los gobiernos son una parte del sistema pero no los únicos. “Internet no sale de los gobiernos, sale de las empresas”.

Por otro lado, el consejero ejecutivo de BBVA, José Manuel González-Páramo, dijo que “Europa debe impulsar una sólida hoja de ruta digital porque se ha quedado rezagada frente a la hegemonía de Estados Unidos y China.

A su juicio, los datos se han coinvertido en el nuevo petróleo del siglo XXI y Europa tiene que impulsar una economía basada en datos. ¿Cuál es el camino?, se preguntó, para añadir que hay que favorecer el marco normativo adecuado para promoverlos, tanto dentro como fuera de las fronteras de la Unión Europea. En este punto, mencionó que la nube es una tecnología clave para ayudar a la empresa a competir mejor.

Artículos relacionados