Monitor de Innovación

Hasta 2022 este pro­ceso puede ge­nerar a la eco­nomía mun­dial hasta 444.754 mi­llones

La digitalización, la mina de oro para las grandes del Ibex

Telefónica, Santander, BBVA o Inditex se pre­paran para captar más in­gresos vía in­no­va­ción tec­no­ló­gica

"menos ladrillo y más ordenadores"
Menos ladrillo y más ordenadores.

La em­presa, y la eco­nomía en ge­ne­ral, afronta un cambio de era. La re­vo­lu­ción in­dus­trial fue la que más se pudo pa­recer al cambio di­gital que es­tamos vi­viendo en el día de hoy. Como su­cede ante cual­quier cam­bio, se cie­rran mu­chas puer­tas, pero se abren mu­chas otras. La di­gi­ta­li­za­ción es un pro­ceso que puede ge­nerar in­gresos por miles de mi­llones según los úl­timos es­tu­dios y mu­chas de las grandes com­pañías es­pañolas ya se han puesto manos a la obra.

Ya estamos viendo a groso modo la enorme importancia de la innovación tecnológica por parte de las empresas de todo el mundo. Tanto las grandes como las pequeñas. Pero las cifras estimadas pueden generar un enorme saco de ingresos para los que a día de hoy comiencen a trabajar en un modelo de negocio más dinámico y más adaptable a las nuevas oportunidades que ofrece el Siglo XXI.

Dentro de este esquema los últimos datos publicados por Capgemini ponen de relieve el meteórico volumen que puede generar la actividad de la digitalización a lo largo de todo el mundo. Y es que podría generar 500.000 millones de dólares de aquí hasta 2022 (durante el próximo lustro). Dicho de otra forma: hasta 444.754 millones de euros.

La consultora, explica a través del estudio ‘Smart Factories’, que la productividad de las fábricas inteligentes podría incrementarse hasta un 27% durante los próximos cinco años debido a la renovación de las instalaciones y de la maquinaria. Todo esto supondría un enorme avance y generaría más réditos para los negocios.

En este sentido, según el mismo informe la amplia mayoría de compañías estarían en 2022 ya digitalizadas. Algo que se está viendo ya a día de hoy. De hecho, el 56% del total de las empresas de todo el mundo, aproximadamente, habrían empleado ya más de 100 millones de dólares en el proceso de adaptación a la era digital. Incluso un 20% habría invertido hasta 500 millones de dólares.

La banca se sube al carro

El informe “State of Digital Sales in banking 2017” explica que las ventas digitales no paran de crecen en los últimos años también en la industria de la banca. Los bancos han incrementado la cantidad de ingresos realizados a través de dispositivos móviles, pero, en términos generales, el sector bancario está siendo “lento” a la hora de adaptarse a esta forma de vender.

Asimismo, un informe de McKinsey estima que la transformación digital elevará un 30% los ingresos de un banco europeo típico, especialmente en productos de alta rotación, como los préstamos personales y los pagos.

La banca, con la sombra del Fintech, que cada vez es más alargada, se encuentra en un proceso de readaptación de su modelo de negocio. Por eso los grandes bancos, Santander y BBVA son grandes ejemplos, están empeñándose cada vez más en la parte tecnológica de sus respectivos negocios.

La entidad que preside Ana Patricia Botín tiene entre sus planes emplear más de 300 millones de euros anuales, un 10% de su presupuesto, a nuevos canales digitales y a desarrollar nuevas herramientas propias para abordar la digitalización.

Fuentes del mercado consultadas por Capital Madrid explican que la conversión digital “tiene un efecto bastante importante principalmente en las transacciones”, aunque también podría hacerse extensible a la facturación captada a través “de comercio electrónico”.

Por su parte, BBVA lleva diez años inmerso en un cambio de modelo hacia la digitalización. Según comentaba el propio Francisco González, presidente de la entidad, “en el año 2014 teníamos 12,5 millones de clientes digitales, de los cuales 5,9 millones eran clientes móviles. Al cierre del primer trimestre de este año tenemos ya 19,2 millones de clientes digitales y 13,5 millones de clientes móviles". La intención es de llegar hasta a 2.500 millones de clientes potenciales.

Telefónica e Inditex se suman al dinamismo

También estas oportunidades aparecen en compañías de otros ámbitos como es el caso de Telefónica e Inditex. La operadora española, con Álvarez-Pallete al mando, tiene el enorme reto de convertirse en una Online Telco. Es decir, una compañía absolutamente digitalizada y que sea capaz de ofrecer todo tipo de personalización en los servicios para sus clientes. Es un factor que le puede generar mayor facturación de cara al futuro.

En el caso de la firma textil, el máximo ejemplo de su adaptación al entorno digital es el lanzamiento del pago móvil en todas sus tiendas de España. El grupo que dirige Pablo Isla siempre ha querido estar a la vanguardia de los nuevos cambios en los hábitos de consumo y de hecho sólo hay que ver el avance de sus ventas online. La evolución creciente en este entorno puede generarle todavía más ingresos.

Artículos relacionados