DESDE EL PARQUET

Meliá, oportunidad de mejora

La ex­ce­lente evo­lu­ción del tu­rismo en España en los úl­timos tiempos ha puesto a Meliá Hoteles en el punto de mira de los grandes ope­ra­do­res, má­xime ahora cuando se es­pera una tem­po­rada de ve­rano his­tó­rica.

Un escenario de crecimiento que ha permitido al grupo confirmar ya la superación de los objetivos de Ebitda fijados por el consenso del mercado para 2017.

Esta mejora se ha sustentado en el éxito del plan de reposicionamiento acometido por la compañía hotelera, así como por la mejor gestión de ingresos tras su fuerte apuesta por la digitalización y la venta directa. Al tiempo, los expertos destacan la reestructuración del plan de fidelización de clientes y la valoración de los activos hoteleros. Un conjunto de factores que elevan la visibilidad del grupo entre los fondos de inversión internacionales.

Pero la cosa no queda ahí. Según la casa de análisis Renta 4, Meliá cuenta todavía con oportunidades de mejora y crecimiento en su negocio de hoteles urbanos en España y de recuperación de la actividad en Francia. En el resto de países donde está presente también cuenta con una amplia capacidad de crecimiento en Asia y con grandes oportunidades de expansión en México y República Dominicana, dos de sus mercados de referencia.

Al hilo de esto, los expertos de esta firma han revisado al alza su estimación respecto al rendimiento financiero de sus establecimientos hoteleros cuyo crecimiento podría elevarse al 8,6% en este ejercicio.

Aunque sus ingresos hoteleros apenas variarán, si es de esperar un mejor entorno para el Ebitda y el beneficio neto en los próximos ejercicios de lo previsto anteriormente. Todo ello permitirá que el múltiplo deuda neta/Ebitda continúe la tendencia a la baja y que se mejore la retribución al accionista.

Tras analizar todos los pormenores de las cuentas, los analistas de Renta 4 han fijado el precio objetivo de Meliá en 14,9 euros por acción. Un precio que implica un potencial de revalorización del 11% respecto a su actual cotización de mercado. Para llegar a este punto, los expertos han valorado al grupo mediante descuento de flujos de caja, aplicándole un valor terminal del 2%.

También han tenido en cuenta un nivel de capex elevado en 2017, como parte de su plan de expansión, y que vaya moderando en los próximos años, de acuerdo al plan estratégico. De este modo, les sale un valor de empresa de 4.005 millones de euros, al que se resta la deuda neta y los minoritarios para llegar a un valor de los fondos propios 3.420 millones de euros.

La capitalización del grupo se sitúa en estos días en torno a los 3.077 millones, 13,4 euros por acción, después de ganar más de un 20% desde el comienzo del ejercicio. Una subida por encima de la media del selectivo que refuerza el canal alcista iniciado a principios de 2016 y que le ha llevado hasta su nivel más alto desde sus máximos absolutos en 2007.

Artículos relacionados