El Gobierno re­nueva el con­sejo del or­ga­nismo re­gu­lador pre­sio­nado por PSOE y Ciudadanos

Marín reclama más independencia y más competencias para la CNMC

Critica que España pueda pasar a la his­toria como el país que tuvo tres mo­delos dis­tintos en cuatro años

Jose-Maria-Marin-Quemada_ ...
Jose-Maria-Marin-Quemada_ ...

En pleno de­bate sobre si se debe mo­di­ficar o no la ac­tual es­truc­tura de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), su pre­si­dente José María Marín Quemada, ha pe­dido más in­de­pen­dencia y más com­pe­ten­cias para el or­ga­nismo re­gu­la­dor. “Demos a las em­presas un or­ga­nismo ins­ti­tu­cional fuerte. El nú­cleo de todo está en las com­pe­ten­cias del su­per­vi­sor”, dijo en unas jor­nadas sobre Organismos re­gu­la­dores de los mer­cados y su go­ber­nanza, or­ga­ni­zadas por el Club Español de la Energía.

“Cuanto más competencias y mejor supervisados estén los mercados mejor les va a ir al ciudadano, a las empresas, a los Gobiernos y a España. Nosotros estamos en eso”, señaló Marín en presencia de empresarios y directivos energéticos. El presidente del organismo regulador ha dejado claro algunos puntos que se han suscitado desde que está en el cargo y que están llevando al Gobierno de Mariano Rajoy a replantearse la actual estructura organizativa de la Comisión.

El presidente de la CNMC comentó que había que corregir algunas cosas del modelo actual, “los ajustes finos derivados de la experiencia”, pero en ningún momento habló de modificar la actual estructura. “La CNMC tiene más músculo que cualquiera de las instituciones que le precedieron, gracias a las sinergias afloradas a lo largo de estos cuatro años de vida de la institución. No creo que el poder de eficacia y el poder de una organización sean un problema o que asuste a nadie”, expresó.

Marín se hizo dos preguntas que trasladó a la sala. Primero, ¿qué tipo de instituciones queremos en España? Segundo, ¿cómo lograrlo? Sobre la primera, dijo que se requerían instituciones fuertes, rigurosas, independientes del Gobierno, de las empresas, pero que estén a favor de los consumidores y de las propias empresas también.

Respecto a la segunda cuestión de cómo lograrlo, dijo que, desde la creación de la CNMC en 2013, el organismo ha intentado responder a ese propósito de dotar a España de instituciones de más calidad y de dar respuesta a las demandas de la sociedad. En cambio, admitió que en algunos aspectos el modelo no es neutral.

Marín reconoció también que cualquier cambio de modelo tiene costes de transición en eficacia. “Los cambios no se hacen en dos días”, comentó en alusión a la nueva reorganización que se quiere hacer de la CNMC.

Presiones de PSOE y Ciudadanos

El organismo supervisor acaba de cumplir cuatro años de su creación y, justo, el Ministerio de Economía se está planteando modificar la estructura actual, presionado también por el PSOE y Ciudadanos. Ambos partidos políticos han exigido estar presentes en el consejo, ya que de los diez miembros que lo integran, solo dos no son del PP.

Precisamente, el Consejo de Ministros aprobó el viernes pasado el nombramiento de tres consejeros de los que dos se incorporarán al organismo y, uno, María Ortiz, será renovada en el cargo. Los nuevos que se incorporan son Mariano Bacigalupo, propuesto por PSOE y Pilar Canedo, propuesto por Ciudadanos. Estas incorporaciones suponen la salida de Eduardo García Matilla y Diego Rodríguez que habían cumplido su mandato hacía un año.

Tales designaciones han sido negociadas con PSOE y Ciudadanos y vendrán acompañadas de la incorporación en septiembre próximo de otros tres consejeros, entre ellos, el ex presidente de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) Bernardo Lorenzo y Xabier Ormaetxea, ex vocal de la CMT. En septiembre, está previsto que cesen Fernando Torremocha, Idoia Zenarruzabeitia (PNV) y Josep Maria Guinart, en representación de CiU.

En el pacto de investidura que PP y Ciudadanos sellaron, el Ejecutivo se comprometió dividir la CNMC en dos nuevos órganos diferentes. Uno dedicado a la Supervisión y Regulación de Mercados, y otro a la Competencia. Port otro lado, se van a formar dos órganos administrativos independientes, centrados en Seguros y Planes de Pensiones y en la Protección de los Usuarios de Servicios Financieros y de los Inversores Financieros. El Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), dependiente del Ministerio de Economía, se integrará en la CNMV.

En el acto inaugural, el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, había defendido la independencia de la CNMC, señalando que, después de todo el revuelo que se creó con su formación en junio de 2013 -se unificaron en uno solo la Comisión Nacional de la Competencia (CNC), la Comisión Nacional de la Energía (CNE) y la de Telecomunicaciones (CMT), entre otras-, “el resultado final ha sido bueno”.

“No todo lo que hace el organismo nos puede parecer bien, pero en general, creo que ha ido muy bien. Ahora, iremos a una nueva etapa y espero que cuando culmine, tengamos un resultado tan bueno como hasta ahora”, añadió. El propio Nadal reconoció que, a veces, con el Ministerio habían “saltado astillas” y que se mantienen ciertos revuelos pero, “al final el resultado es considerado de un alto valor”.

Demasiados modelos en poco tiempo

Por ese motivo, Marín aprovechó su discurso de clausura de las jornadas para lanzar un mensaje subliminal a quienes defienden que hay que cambiar el actual modelo. “España no puede pasar a la historia como el país que tuvo tres modelos en tres o cuatro años”, dijo, a la vez que argumentaba: “que no nos nuble la mirada por cortinas de humo”. En su opinión, “lo importante es el contenido de las instituciones. Estamos hablando del continente, cuando lo importante -destacó- es el contenido”.

Para Marín Quemada, el núcleo de toda la cuestión está en las competencias que se le dan al supervisor. “Es indispensable tener reguladores fuertes e independientes, al margen de las políticas, enfocados al interés general y amparados en el rigor de sus actuaciones”, comentó.

En un tono bastante crítico, el presidente del organismo supervisor subrayó que en Europa “el modelo está claro” desde hace tiempo, mientras que en España la CNMC está todavía a la espera de recibir competencias que le corresponden por derecho comunitario, como, por ejemplo, el espectro radioeléctrico o la determinación de los peajes eléctricos, por la que Bruselas abrió un expediente al Gobierno. “España se está quedando rezagada en esos procesos y, comparado con los 28, está más lejos de donde quisiéramos, y más cerca de do

Artículos relacionados