La in­mo­bi­liaria entró en el Ibex 35 por cum­plir con la pon­de­ra­ción del 0,3%

Colonial apunta alto con más confianza inversora y su conversión en socimi

Sigue cen­trada en ofi­cinas y su trans­for­ma­ción le per­mi­tirá tener más ven­tajas fis­cales

Colonial
Colonial

La com­pañía di­ri­gida por Pere Viñolas ha sal­tado a la pa­lestra de la ac­tua­lidad de­bido a su in­cor­po­ra­ción al ín­dice de re­fe­rencia del mer­cado es­pañol. Nada ha sido ca­sua­li­dad. La lle­gada a co­tizar en el Ibex 35 ha sido con­se­cuencia de un mo­delo de ne­gocio que le ha fun­cio­nado. Sin em­bargo, los nú­meros apuntan a que va ca­mino de man­tener la línea de cre­ci­miento y de la con­so­li­da­ción. Todo por el cambio de sesgo de la eco­nomía es­pañola.

La actividad inmobiliaria se ha disparado. Solo hay que ver la evolución de los precios de la vivienda. Según el Instituto Nacional de Estadística las casas se encarecen un 5,5% y las usadas un 5,3% en relación a mayo del 2016. Es una forma de ver lo mucho que se está calentando el mercado del ladrillo y también del real estate.

En este ámbito se mueve Colonial, cuyos números han ido a más en los últimos años. Basta con ver sus últimos resultados trimestrales. El grupo obtuvo un beneficio neto de 15,6 millones de euros, lo cual supuso un incremento de doble dígito con respecto al mismo trimestre del año pasado. Es decir, un 27% más.

La firma del ladrillo ha ido mejorando sus cifras a medida que ha avanzado el calendario. Principalmente, por la mejora de los ingresos por rentas. Sin ir más lejos, en el primer trimestre del 2017 mejoraron un 5%. También, por la reducción de los gastos financieros y por la mayor aportación de su división en Francia. De hecho, su participación en la filial gala ha pasado del 51% hasta el 58,5%.

En este sentido, los números pueden ir mejorando. También por los vientos de cola que goza el sector inmobiliario español. Por eso, el consenso de mercado estima que los crecimientos de la compañía se mantengan en torno al doble dígito en el tiempo. Tanto a finales de este ejercicio como en 2018 se mantendrá esa tónica. Sobre todo, por la confianza renovada de los inversores y por la nueva línea estratégica que el equipo directivo quiere llevar a cabo.

Conversión en socimi

Dentro de esa línea estratégica, que le ha llevado a crecer en términos bursátiles y a cotizar dentro del índice de referencia de la bolsa española, se encuentra la intención del consejo de administración de transformar la empresa en una socimi con el fin de tener más ventajas fiscales. Algo que le convertiría en la segunda mayor compañía de esta tipología de todo el panorama nacional tras Merlin Properties.

La directiva ya dio el visto bueno a esta conversión y solo falta que la junta de accionistas termine por aprobarlo. Colonial lleva más de un año analizando esta posibilidad, entre otros factores porque no quería perder los 1.300 millones que tiene en créditos fiscales. Préstamos que va a poder seguir dando uso con la compra de nuevos activos.

La conversión en socimi, en definitiva, le da una proyección más fuerte de cara al futuro. Fuents del mercado consultadas por Capital Madrid sitúan esta modificación de rumbo como “una posibilidad de captar mayor número de inversores y una reducción de costes fiduciarios debido a las ventajas que tienen vehículos como las socimis (REITs españoles)”.

Y no sólo eso. Esa transformación también es un llamamiento a muchos inversores, debido a que estas sociedades tienen la obligación de retribuir a sus accionistas. De esta manera, el pago de dividendos crecientes (en algunos casos con payouts elevados) supone un gran atractivo como ya se ha observado en otros ejemplos como Merlin o Lar España.

Rally de confianza

Por otro lado, desde que abandonara el barco el grupo Villar-Mir dentro de Colonial, la compañía no ha hecho más que mejorar sus aspiraciones en el parqué madrileño. Este año, si medimos desde los mínimos anuales, se ha revalorizado más de un 24% y en los últimos doce meses se encuentra en terreno positivo.

Este rally precisamente es uno de los factores para entrar dentro del Ibex 35. Más volumen de contratación y una capitalización bursátil que juega con los 3.000 millones de euros. En esta línea, fuentes del mercado comentan que Colonial “puede seguir esta dinámica en los próximos tiempos con su transformación en socimi” porque está claro que es un tipo de sociedad “que gusta al inversor español y que es un producto que va a seguir en auge si además el ciclo acompaña”.

Artículos relacionados