Los ele­vados pre­cios del ki­lo­vatio en el mer­cado libre afec­taron a los re­sul­tados de la eléc­trica

Bogas: 'Endesa cumplirá sus objetivos de beneficios pese a la caída del trimestre'

Considera ne­ce­sario am­pliar la vida útil de las nu­cleares pero con nueva fis­ca­lidad

El presidente de Endesa pide políticas expansivas y estabilidad ...
José Bogas y Borja Prado, Endesa.

El con­se­jero de­le­gado de Endesa, José Bogas, ha vuelto a in­sistir en la ne­ce­sidad de am­pliar la vida útil de las cen­trales nu­cleares de los 40 años ac­tuales hasta los 50 o 60 años, aunque in­siste en que, pri­mero, de­bería cam­biarse el tra­ta­miento fis­cal. La eléc­trica prevé ce­rrar el ejer­cicio en 1.400 mi­llones be­ne­fi­cios y cum­plir sus pre­vi­siones de di­vi­dendo de 1,30 eu­ros, pese a la caída de los re­sul­tados del primer tri­mes­tre.

En un encuentro con analistas, Bogas dio casi por seguro que se alargará el periodo de vida útil del parque nuclear español fijado ahora en 40 años hasta los 50 o 60 años. El directivo de Endesa considera que, si se prescinde de la energía nuclear, las tarifas eléctricas subirían unos 10 euros el megavatio hora, por lo que piensa que es necesario se revise el tiempo de explotación de las mismas.

En paralelo a dicha reivindicación, el consejero delegado estima prioritario que se cambie el tratamiento fiscal que soportan las centrales nucleares. Los impuestos que soportan dichas instalaciones las hacen muy poco rentables, cuando debía ser al contrario pues están, en su mayor parte, amortizadas.

Por otro lado, reiteró el objetivo de resultados previstos para este año de la compañía, fijado en unos en unos 1.400 millones de euros, y un ebitda de 3.400 millones, así como sus previsiones de dividendo de alcanzar los 1,30 euros. “El objetivo es desafiante, pero alcanzable”, señaló.

Y es que los resultados del primer trimestre han sido bastante peores que los del año pasado. El impacto de los elevados precios de electricidad en el margen del mercado libre ha provocado que los beneficios de Endesa hayan caído un 26% en el primer trimestre de 2017. Bogas considera que esta situación cambiará a mejor en el resto del ejercicio, gracias a “la estabilidad de los negocios regulados, la contención de los costes fijos y la compra de Enel Green Power”, que mitigarán el impacto negativo.

Mejores perspectivas

La situación ha empezado ya a normalizarse y, “previsiblemente, irá diluyéndose a lo largo del año”, ha resaltado Bogas. El directivo de la eléctrica destaca que “la caída de los resultados se ha producido en un contexto muy complejo, con un extraordinario aumento de la demanda en las primeras semanas de 2017, que se tuvo que cubrir con las tecnologías más caras, ante la fuerte reducción de los recursos hidráulicos y eólicos”.

“Esto dio lugar -en palabras de Bogas-, a una subida excepcional de los precios en el mercado mayorista que tuvo un efecto muy desfavorable sobra las compras de energía de la empresa”. El beneficio neto de la eléctrica alcanzó los 253 millones de euros, frente a los 342 millones en igualo periodo de 2016, lo que ha supuesto una caída de un 26%.

Los ingresos han aumentado un 7%. Sin embargo, los costes de la compra de electricidad por la venta al cliente final y los costes del consumo de combustibles en las centrales térmicas se han incrementado de modo significativo, lo que ha provocado una reducción del margen bruto de explotación en un 6%, hasta situarlo en 1.236 millones de euros.

Advertencia de las eléctricas

La compañía que preside Borja Prado advirtió de tal situación cuando se disparó el precio de la electricidad durante el pasado mes de enero. La falta de lluvia, el poco viento hizo que los molinillos apenas aportase electricidad al sistema. A ello se unió la subida del gas y del carbón en los mercados internacionales, más el parón nuclear de Francia. Todo ello provocó que los precios del mercado eléctrico se desmadrasen.

Las grandes eléctricas aseguraron en ese momento que, el hecho de que se disparase el mercado de la electricidad en estos niveles les perjudica más que les favorece en sus resultados porque, si bien suben sus ingresos en generación, en cambio, las comercializadoras tienen menos margen porque el coste del pool está mucho más alto y tienen que pagar más por los kilovatios que venden a sus clientes.

El precio del mercado mayorista que sirve de base para fijar el coste del kilovatio hora a los consumidores llegó a marcar máximos por encima de los 90 y hasta 100 euros en algunas franjas horarias. La diferencia de tipos de energía es lo que, según el sector, ha elevado los precios del mercado mayorista y ha ido contra la cuenta de resultados de Endesa.

Al concentrarse la generación en una mayor parte en las centrales de carbón y los ciclos combinados, provoca que el pool sea mucho más caro. En los días que se disparó el precio del kilovatio, el carbón y las instalaciones de gas debieron cubrir un tercio de la demanda. Además, la subida del petróleo hizo que los costes de las importaciones de gas y de carbón aumentasen lo que provocó un crecimiento mayor en las tarifas eléctricas.

La falta de lluvia generó también una importante disminución de las reservas disponibles para producción hidroeléctrica. En enero pasado, esas reservas se situaban un 39% por debajo, cuando hace un año superaban el 55%, según datos de REE. Por otro lado, la parada de algunas centrales nucleares francesas obligó na exportar más electricidad a Francia y el país galo no podía vendernos.

Según Endesa, la generación renovable ha cubierto apenas un 38,3% de la demanda eléctrica peninsular por la escasez de recursos hidráulicos y eólicos, cuando en igual periodo de 2016 había representado el 49,6%. La tecnología nuclear e hidroeléctrica ha representado el 58% del mix de generación peninsular de Endesa, frente a un 70,09% en igual periodo de 2016.

El margen bruto del negocio regulado de la eléctrica ha crecido un 4% situándose en 744 millones, lo que ha compensado parcialmente la caía de los márgenes en el mercado liberalizado. El resultado de explotación (ebit) ha caído un 27%, de los 468 a los 340 millones, debido parcialmente al descenso del ebitda que bajó de 801 millones de euros a 702 millones, con una caída del 12%.

Artículos relacionados