DESDE EL PARQUET

Bankia, Arcelor y el factor sicológico

En estos días se ha visto un re­brote de las ope­ra­ciones de “contra split” por parte de al­gunas co­ti­zadas es­paño­las. A lo largo de la se­mana, Arcelor Mittal lo ha hecho efec­tivo en la pro­por­ción de una ac­ción nueva por cada tres an­ti­guas.

Eso supondrá que sus accionistas tendrán un tercio de títulos pero su valor será el triple. Lo comido por lo servido. Un camino que ha tomado también Bankia.

El consejo de administración de la entidad ha acordado ejecutar un contra-split. En la proporción de una acción nueva por cada cuatro antiguas. Su capital social se reducirá así de 11.517,4 millones de acciones a 2.879,3 millones, pero a cambio su valor nominal el elevará de los 25 céntimos actuales hasta el euro por acción. Una operación que se hará efectiva el próximo 5 de junio.

El canje de las acciones surtirá efectos a partir del día 5 de junio de 2017 de modo que tendrán derecho al canje de una acción nueva por cada cuatro antiguas los que sean titulares de las acciones de Bankia a cierre del 2 de junio.

Estas operaciones tienen el objetivo de mejorar la percepción sicológica de las acciones de estas compañías en el mercado. Al agrupar las acciones, la empresa consigue que sus acciones se negocien a un precio más elevado, lo cual facilita por un lado rebajar la sensación de alta volatilidad –en cotizaciones bajas, cada salto de un céntimo en la cotización implica un alto impacto en términos porcentuales– y por otro lado ofrece la sensación de una mayor solidez del valor.

Pero, no siempre se consigue este objetivo. Arcelor no ha logrado frenar el castigo del mercado y la presión sobre Bankia depende más, a juicio de los expertos, de la evolución del sector y de la rumorología en torno a la compra del Banco Popular que de aspectos sicológicos como el contra-split.

Artículos relacionados