DESDE EL PARQUET

Quabit, margen de recuperación

Después de tocar mí­nimos el año pa­sado en un en­torno muy com­pli­cado, las ac­ciones de Quabit van sa­liendo del pozo. Una me­joría apun­ta­lada en buena me­dida por su sa­lida de nú­meros ro­jos. La firma ha ce­rrado el primer tri­mestre con un be­ne­ficio de 1,7 mi­llones de euros frente a la pér­dida de 2,2 mi­llones con­ta­bi­li­zadas el pa­sado ejer­ci­cio.

El beneficio bruto de explotación de Quabit fue también positivo al alcanzar los tres millones frente al importe negativo de 750.000 euros de un año antes. En el capítulo financiero, la inmobiliaria ha conseguido recortar además su deuda en un 7,8% en los tres primeros meses, tras abonar un pago a Sareb de 7,18 millones. De esta forma, al cierre de marzo el pasivo de la inmobiliaria se situaba en 165,26 millones de euros, un 17,8% menos que un año antes. El próximo vencimiento de deuda con esta entidad será a finales de julio del año que viene, con lo que ahora tiene un margen importante para seguir creciendo.

Este giro hacia los beneficios, sin embargo, deja algunas sombras, pues se ha debido fundamentalmente a las quitas de deuda pactadas en su refinanciación. De hecho, la cifra de negocio de la inmobiliaria ha registrado un desplome de un 91,7%, hasta los 1,20 millones, como consecuencia de la brecha temporal entre el “stock” de pisos terminados y la circunstancia de que las nuevas promociones aún no estén en fase de entrega.

Para despejar las posibles dudas sobre la evolución de sus cuentas, Grupo Quabit aseguran que en este ejercicio se están creando las bases de su cifra de negocios y de sus resultados de explotación para los próximos años basadas en varios pilares. Entre ellos destaca la intensificación del plan de inversiones con nuevas adquisiciones de suelo de uso residencial, así como el mejor aprovechamiento de la cartera de preventas. Estas ascienden, a 31 de marzo de 2017, a 43,3 millones de euros, correspondiente a compromisos de compra de 188 viviendas.

Los responsables del grupo recuerdan por último que las quitas de deuda pendientes de aplicar –unos 47 millones de euros– y los créditos fiscales pendientes de activar –por un importe superior a los 168 millones–, ofrecen a la compañía un alto potencial de generación de beneficios tanto en el 2017 como en los próximos años. A ello se añade, afirman, una sustancial mejoría de la situación económica y de las condiciones generales del sector.

Desde un punto de vista técnico, el valor parece estar recuperando en las últimas semanas la tendencia alcista que venía marcando desde finales de junio del año pasado y que se había visto interrumpida por la ampliación de capital. Los expertos esperan ahora un nuevo tramo alcista a medio plazo con un primer techo en los 2,5 euros por acción, lo que supone un potencial de revalorización superior al 20% adicional a la subida del 12% que aún mantiene desde comienzos de ejercicio.

Artículos relacionados