Forestalia, Gas Natural, Endesa y Gamesa, los grandes ga­na­do­res, mien­tras Iberdrola ha que­dado fuera

El empresario aragonés Fernando Samper, el más beneficiado en la subasta de renovables

Toda la po­tencia ad­ju­di­cada ha sido para la eó­lica, en per­juicio de la tec­no­logía solar

Fundación Renovables
Renovables: eólica.

Forestalia, aliado de General Electric y con fi­nan­cia­ción china; Gas Natural Fenosa y Endesa han sido las grandes ga­na­doras de la subasta de 2.000 me­ga­va­tios am­plia­bles hasta 3.000 me­ga­va­tios rea­li­zada por el Ministerio de Energía. Por tec­no­lo­gía, ha sido la eó­lica la ven­ce­dora mien­tras que la gran de­rro­tada ha sido la fo­to­vol­taica. Los re­sul­tados no serán ofi­ciales hasta que no se pro­nuncie la Comisión de los Mercados y la Competencia (CNMC).

El grupo Forestalia, propiedad del empresario aragonés Fernando Samper, ha sido el triunfador pues se ha adjudicado 1.200 MW; Gas Natural Fenosa se ha llevado 667 MW; Endesa unos 540 MW y Gamesa junto con Siemens otros 206 MW. El grupo aragonés Brial 237 MW y Norvento 128 MW. Iberdrola que también había acudido no ha recibido nada. Viesgo y EDP Renovavéis han quedado igualmente fuera de la adjudicación, mientras que Acciona decidió no presentar oferta.

Tal y como se había pronosticado desde hacía días, la fotovoltaica ha sido la gran perdedora al ser un concurso que se presumía desde el principio más preparado para la energía eólica que para la solar. Fuentes consultadas han reconocido a Capitalmadrid que, efectivamente, la subasta era más favorable para los eólicos, ya que las bases eran más rentables. Por este motivo, la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) había presentado una demanda ante el Tribunal Supremo solicitando la suspensión de la misma.

En el concurso, la subasta se había presentado como tecnológicamente neutral, es decir, se podían presentar a la misma todas las fuentes de generación renovables. Este sistema era diferente al que se realizó a principios de 2016 cuando se sacaron 700 megavatios de potencia de renovables de los cuales 500 eran para instalaciones eólicas y los 200 megavatios restantes para biomasa.

Malestar entre los fotovoltaicos

La patronal UNEF no ha estado en ningún momento de acuerdo con la metodología por lo complicado y enrevesado del método y porque se presumía iba destinado a los eólicos. El Tribunal Supremo no aceptó la suspensión del concurso pero la demanda sigue adelante.

La UNEF ha anunciado que presentará una denuncia ante la Dirección General de Competencia de la Comisión Europea. La asociación señala que, a pesar de haber ofertado al mismo precio que la eólica, a la energía fotovoltaica no se le ha adjudicado ningún megavatio.

Además de las quejas presentadas por la UNEF, desde que se dieron a conocer las condiciones, es cierto que todo el sector ha venido reclamando un sistema de subastas que aporte una mayor visibilidad retributiva a largo plazo para las empresas promotoras.

La asociación de pequeños fotovoltaicos Anpier ha denunciado que la subasta “ha venido a constatar que el Ministerio de Energía ha adjudicado la nueva potencia renovable bajo criterios sesgados que penalizan cualquier pretensión de generación social”.

Nadal: “se ha optado por la que más horas produce”

Por su parte, el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, ha calificado de “éxito muy bueno” la subasta y ha señalado que todas las tecnologías habían entrado, aunque de forma muy mayoritaria la eólica, “que puede aportar -dijo- un mayor número de horas”. Añadió que “se ha demostrado el enorme potencial de las renovables, ya que han quedado fuera parte de la eólica y la fotovoltaica.

Ante el malestar del sector fotovoltaico, ha afirmado que la subasta se ha querido que fuera “tecnológicamente neutral” y que el Gobierno ha optado por aquella que produce más horas.

De lo que no hay duda, es que Forestalia ha vuelto a sorprender a todas las grandes eléctricas. En el concurso de hace más de un año, dejó en la cuneta a las grandes como Iberdrola, Endesa y Gas Natural Fenosa, ya que no lograron adjudicarse ningún megavatio. Entonces, logró adjudicarse 300 megavatios eólicos y 108,5 megavatios de biomasas, y esta vez se ha llevado el 40% de la subasta, unos 1.200 megavatios todos eólicos. Forestalia se ha aliado con General Electric que ejercerá de socio tecnológico.

El objetivo de esta nueva adjudicación lanzada por el Ministerio de Energía es introducir las tecnologías renovables más eficientes en costes y que permita a España cumplir con los planes marcado por la Unión Europea fijados para 2020. Para entonces, Bruselas quiere que el consumo de energía primaria suponga como mínimo un 20% en aportación renovable.

Los nuevos megavatios que se han adjudicado deberán estar listos para antes que finalice 2018.

Artículos relacionados