MI PALCO SOBERANO

Carles Puigdemont define su 'órdago' en Madrid

Insiste en el re­fe­réndum mien­tras prohiben la compra de urnas

Puigdelmont y Junqueras
Puigdelmont y Junqueras

La ten­sión pro­sigue su es­ca­lada entre el go­bierno de la Generalitat y el go­bierno que pre­side Mariano Rajoy. Mientras el pre­si­dent Carles Puigdemont afina su dis­curso para pro­poner en Madrid una con­sulta pac­tada cara al fu­turo de Cataluña, el Fiscal General del Estado, José Manual Maza, ha or­de­nado a la fis­calía ca­ta­lana la pre­sen­ta­ción de una que­rella contra la con­se­llera de Governació, Meritxell Borràs, por la pro­puesta de compra de unas 8.000 ur­nas.

“Pondremos las urnas y la gente pondrá los votos. ¡Nada de eso es ningún delito!”, escribió el president Puigdemont en su Twitter, en una respuesta que ya indica cual será su discurso del próximo lunes día 22, en el Auditorio de la Caja de Música de Madrid, en el Palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento de Madrid, arropado por el vicepresidente de Economía i Finanzas, Oriol Junqueras y el secretario de Afers Exteriors, Raül Romeva.

Tal será el órdago de Puigdemont en la capital a sabiendas cual será la respuesta del gobierno del presidente Mariano Rajoy a las propuestas que ya adelantan el propio título de la conferencia: “Un referéndum para Catalunya. Invitación a un acuerdo democrático”.

Si, como es totalmente previsible, Puigdemont regresa a Barcelona sin acuerdo – aunque dejará las puertas abiertas a una futura negociación que podría comportar aplazar el referéndum – aparentemente todo seguirá igual. La Generalitat propondrá la fecha del día 1 de octubre de este año para celebrar el referéndum unilateral, según avanzó el diario La Vanguardia.

Y, ahí está la clave, si hay todo tipo de impedimento, incluido el de compra de las urnas – que en la consulta del 9 de noviembre de 2014 fueron de cartón – no habrá otra salida que ir a elecciones anticipadas.

Por ello hay tensiones en el seno de la coalición de Junts pel Si, donde cohabitan políticamente el PDECat (antes CDC) y ERC, en asuntos del día a día. En temas, que no son menores como si el gobierno debe aceptar, o no, las presiones procedentes de los Comunes, bajo la batuta de la alcaldesa, Ada Colau, de personarse en el juicio del Palau a través de cuyas presuntas corruptelas del 3 %, o porcentajes superiores, en concesiones de obra pública las arcas de la antigua Convergencia se habrían lucrado con más de 6 millones de euros.

Sin embargo, JxS es consciente que deben contar con el soporte de los Comuns – que decidirán por votación popular si pasan a denominarse Catalunya en Comú, o En Comú Podem – si quieren ampliar el soporte a un referéndum que, según todas las encuestas, piden un 80 % de ciudadanos catalanes, con las lógicas diferencias de quienes lo defienden a toda costa (JxS y la CUP), o quienes los apoyan tan sólo si es pactado con el gobierno central (los Comunes), mientras en el PSC se mantienen fieles a una reforma constitucional que abra una “tercera vía” federal o quienes desean dejar las cosas como están (Ciudadanos y PPC), aunque con mejoras económicas y financieras para Cataluña.

A la conferencia en Madrid, Puigdemont ha invitada a todos los dirigentes políticos, incluido el presidente Mariano Rajoy, con quien almorzó la semana pasada en el Automobil-Barcelona, pero, al parecer, sólo ha confirmado su presencia Pablo Iglesias de Podemos.

Artículos relacionados