Monitor del Seguro

La ope­ra­ción afecta al sector ase­gu­ra­dor, ban­cario y al de ges­tión de ac­tivos

Aviva huye de España y vende a Santalucía su principal negocio

Con o sin Brexit, la ase­gu­ra­dora bri­tá­nica lleva 27 años en este país sin grandes re­sul­tados

Santalucia
Santalucia

“Hasta donde yo sé el grupo está muy sa­tis­fecho con nues­tros re­sul­ta­dos”. Esta era la res­puesta del con­se­jero de­le­gado de Aviva España, Ignacio Izquierdo, a las múl­ti­ples pre­guntas sobre la po­sible venta por parte de la ma­triz bri­tá­nica del ne­gocio en España du­rante la pre­sen­ta­ción de los re­sul­tados de 2016; De eso hace apenas un par de me­ses. Pues tan sa­tis­fe­chos no de­be­rían es­tar.

El runrún se confirma y Aviva prepara su salida de España, donde aterrizó en 1990. No hay fecha de partida, pero las maletas ya están hechas tras vender a Santalucía sus principales negocios: Aviva Vida y Pensiones, Aviva Gestión y sus alianzas en seguros de Vida y planes de pensiones con Unicaja y su filial España Duero. Todo ello por 446 millones de euros más otros 29 millones pagados por Unicaja en concepto de indemnización por la ruptura de los acuerdos de bancaseguros.

Esta operación tiene muchas implicaciones. En primer lugar supone una segunda sacudida importante al mercado asegurador doméstico. Desde hacía tiempo se esperaban operaciones corporativas en la industria, sobre todo tras la entrada en vigor de Solvencia II, pero poco se ha movido hasta ahora en el sector a excepción de la compra de Previsora Bilbaína por parte de Catalana Occidente en octubre de 2016. Por cierto, que resulta curioso el protagonismo del ramo de Decesos en este incipiente proceso de concentración. En esta primera operación importante Catalana se compró una compañía líder en este tipo de seguros; y en la segunda, ha sido una empresa especializada en Decesos la que ha adquirido los negocios más importantes de Aviva en España.

Además de dar ritmo al proceso de concentración, el movimiento de Santalucía ha provocado cambios en el ranking general por primas. La compañía era hasta ahora la número 12 de la clasificación con un volumen de facturación por la venta de seguros de 1.312 millones y una cuota de mercado del 2,05% a finales de 2016, según datos de ICEA. Ahora hay que sumar los 566 millones que recaudó Unicorp Vida, los 141 millones de Aviva Vida y Pensiones y los 76 de Caja España Vida. En total, 783 millones que la disparan al puesto número 9 del ranking con un volumen de primas de 2.095 millones, desplazando de ese puesto a BBVA Seguros.

Si nos centramos en la clasificación de Vida el salto es más importante. Santalucía ocupaba el puesto número 18 con unas provisiones de 1.595 millones de euros, a las que ahora hay que añadir los 1.609 millones en ahorro gestionado de Unicorp Vida, 1.124 millones de Aviva Vida y Pensiones y 1.029 millones de Caja España Vida. Con todo ello Santalucía sumará a sus provisiones la friolera de 3.762 millones de euros hasta los 5.357 millones, con lo que se sitúa en el puesto número 12 del ranking, escalando de una tacada 6 puestos. La aseguradora se pone de un plumazo por delante de Caser, Nationale-Nederlanden, RGA, HNA y Mediterráneo Vida. A ese ahorro gestionado habría que añadirle, además, buena parte de los 2.925 millones de euros de patrimonio en Pensiones de Aviva.

También habrá cambios en el mapa de la gestión de activos. Hay que destacar que tanto Aviva como Santalucía forman parte del exclusivo grupo de aseguradoras que tienen una posición relevante en este negocio (junto a Mapfre, Mutua Madrileña, Catalana Occidente y Allianz). En el primer caso, la compañía anunció en marzo de 2016 su objetivo de duplicar el volumen de la gestora de fondos de inversión en 4 años. Las cosas no le han ido mal. Según los datos de Inverco, a finales de 2016 la entidad gestionaba en fondos 1.423 millones, un 35,2% más que en 2015. Santalucía entró más tarde en este sector, pero con ganas. Lo hizo en 2015 con la compra de una participación de control de Alpha Plus. La aseguradora pasó de gestionar en fondos a finales de 2014 apenas 73 millones de euros a 203 millones a finales de 2016. Santalucía se encontraba a finales del año pasado en el puesto 51 del ranking de patrimonio gestionado en fondos, según los datos de Inverco. Al sumar el negocio de Aviva, la entidad da un salto más que considerable hasta el 21.

Además de en la industria aseguradora y en la de gestión de activos, la operación tendrá impacto en el sector bancario. Y no poco. Por lo pronto Unicaja cambia de socio de bancaseguros después de 17 años al lado de Aviva. Tras el movimiento de Santalucía, ésta se hace con el 50% de Unicorp Vida y de Caja España Vida, mientras que Unicaja mantiene el 50% restante. Con este nuevo acuerdo la entidad malagueña deja resuelto su mapa asegurador, un problema menos con el que lidiar de cara a su próximo estreno en Bolsa.

En un futuro puede que las relaciones entre Santalucía y Unicaja se estrechen aún más. Duero Vida y Duero Pensiones están controladas al 50% por Mapfre y Banco Ceiss (filial de Unicaja). Ceiss ejercitó la opción de compra sobre las acciones de estas compañías en manos de Mapfre hace ya tiempo, pero el desenlace final estaba pendiente de la valoración de un experto independiente. Esa valoración llegó el 24 de abril: el valor de la participación de Mapfre en ambas sociedades es de 141,4 millones. “Esta valoración permite cerrar el acuerdo para la venta de la participación, acuerdo que pretendemos formalizarlo a la mayor brevedad”, afirmó en la presentación de resultados Fernando Mata, director financiero del Grupo Mapfre. Y se espera que una vez que Unicaja controle el 100% de esas sociedades venda el 50% a su nueva aliada, Santalucía.

La operación de Aviva y Santalucía deja pendientes otros dos asuntos. Pelayo Vida ha quedado fuera del acuerdo, pero se espera que también Aviva venda su parte en esta sociedad. Entonces Pelayo elegiría al nuevo socio. Y de nuevo Santalucía tiene todas las papeletas ya que entre ambas aseguradoras mantienen un acuerdo desde hace más de 10 años por el que Santalucía comercializa los seguros de Autos de Pelayo, convenio que, además, se reforzó en julio del año pasado.

Y, por último, también queda fuera del acuerdo la alianza de Aviva en BMN, entidad en proceso de fusión con Bankia. Hasta que no se cierre esta operación es muy probable que no se resuelva esta alianza. Aunque todo parece indicar que Aviva saldrá de BMN y será Mapfre, el socio estratégico de Bankia en bancaseguros, la que se quede con este negocio. El CFO de Mapfre ya dejó claro el objetivo de la entidad una vez que se materialice la fusión: “Mapfre es la aseguradora de Bankia y nuestro interés es seguir siéndolo en el grupo resultante”.

Se acaba así la historia en España de un grupo que supo en su momento sacar partido de las alianzas en seguros con bancos y cajas, pero que por este mismo motivo sufrió mucho cuando la crisis impuso un proceso de concentración entre cajas que obligó a romper muchos de estos acuerdos de bancaseguros ante la obligación legal de que los bancos solo tengan un proveedor de seguros por ramo. Algo que podría cambiar con la futura Ley de Distribución de Seguros y Reaseguros Privados, que entrará en vigor en febrero de 2018.

Artículos relacionados