Brasil saldrá de la re­ce­sión este año y cre­cerá casi al 2% en 2018

El Dorado brasileño vuelve a ser apetecible para las grandes compañías españolas

Santander, ACS, Acciona, Mapfre, o Abanca, re­fuerzan sus in­tereses en el país ca­rioca

Telefónica Brasil
Telefónica Brasil

Las llu­vias to­rren­ciales en forma de con­trac­ción eco­nó­mica pa­recen haber men­guado en Brasil. Las pers­pec­tivas em­piezan a ser más ha­la­güeñas, tal y como in­dican la ma­yoría de las firmas de aná­li­sis. Hasta el punto de que las em­presas es­pañolas con im­por­tantes in­tereses en la re­gión han reac­ti­vado sus planes para co­menzar a pescar los re­tornos que es­pe­raban en el pa­sado. Santander, Telefónica, Mapfre... la lista es larga.

Vuelve a estar de moda y los últimos movimientos estratégicos así lo refuerzan. Puede ser el factor diferencial para crecer a unos múltiplos más elevados con respecto a su guidance.

Evidentemente, el país carioca vuelve a estar en el ojo del huracán. Los vendavales políticos que derivaron los escándalos junto con la cruda crisis financiera parecen haber tocado suelo. Los expertos ven ahora solo un camino que se circunscribe únicamente al concepto de crecimiento.

Sin ir más lejos, el equipo de análisis de BBVA Research en un último informe sobre Lationamérica apuntaba sobre Brasil que parece “haber culminado su ajuste” y la actividad “por fin se estabiliza antes de empezar a crecer a este año”. Todo un cambio de paradigma tras el hachazo a su PIB especialmente en los últimos dos años.

El fondo ha cambiado con un suculento saneamiento. Estos mismos analistas situaban la previsión de crecimiento para el país del 0,9%, “a pesar de que la actividad económica sorprendió a la baja en el último trimestre del 2016”, impulsado principalmente por “el mayor crecimiento global, los mayores precios de las materias primas y una política monetaria más acomodaticia”, en parte posibilitada por la reforma fiscal en curso.

Corren tiempos, por tanto, en los que en Brasil se puede consolidar un ciclo expansivo de su economía. Un ejemplo de esta tendencia son las previsiones que realiza el consenso de mercado para el PIB brasileño para el próximo año, donde la media lo sitúa en un 1,8%, lo cual es hasta un 0,6% más que las estimaciones que se barajaban hace tan sólo unos meses.

Así pues, según fuentes del mercado consultadas por Capital Madrid, los grandes grupos españoles con exposición a Brasil pueden gozar de “importantes catalizadores positivos en los próximos meses” debido principalmente “a esa mejora de las proyecciones en cuanto al país brasileño”. A la caza del tesoro en la región

¿Cuáles son esas compañías más importantes y por qué pueden beneficiarse de las mejoras en el país latinoamericano? La firma que más ha puesto el acento en Brasil en los últimos años es sin lugar a dudas Banco Santander. En sus últimos resultados trimestrales mostró un impacto positivo en dicha área geográfica, pero a partir de ahora esa dinámica puede representar aún mayor fortaleza.

Los analistas de Bankiner destacan, a este respecto, que "el impacto positivo de los tipos de cambio, especialmente del Real Brasileño, y la caída en provisiones". Asimismo, la mejora de la calidad crediticia y el incremento del RoTE hasta el 12,4%. Por tanto, con estos mimbres, sostienen que la entidad que preside Ana Patricia Botín puede obtener importantes rendimientos por "el viento que sopla a favor en Brasil, donde la franquicia gana tracción apoyada en la recuperación macro, la gestión de márgenes y la recuperación del Real".

Por otro lado, el atractivo que tiene el país sudamericano en la foto actual se puede deducir de los últimos que ha realizado ACS. Y es que la adjudicación de un nuevo contrato de construcción y posterior explotación de líneas de transmisión eléctrica de alta tensión en la región por 126 millones de euros convierte a la constructora que preside Florentino Pérez en el primer operador de este tipo de infraestructuras del país. La suma de la cartera en estas líneas estaría valorada en 3.000 millones de euros. Su apuesta parece más que clara.

Acciona, también, es otra de las cotizadas españolas que está jugando sus cartas sobre el tablero de Brasil. Su última adjudicación de un sistema de tratamiento de aguas residuales en Brasil por 28,6 millones, así lo acredita. La empresa tiene la intención de seguir realizando movimientos estratégicos de esta índole para apuntar sus aspiraciones en el país.

Y fuerte representación en Brasil con perspectivas crecientes tiene Mapfre. La aseguradora española durante su presentación de resultados correspondientes al primer trimestre del año, donde en terreno brasileño tuvo una la evolución de los seguros generales y de vida más que favorables. Ahora, con estos vientos de cola, podría replantearse el avance de su negocio en Brasil.

Otra compañía que ejemplifica el nuevo atractivo que tiene el país lo ejemplifica la entidad bancaria Abanca. En su énfasis por expandirse internacionalmente tomó recientemente la decisión de abrir una nueva oficina en Río de Janeirno al considerar, según palabras de Francisco Botas, consejero delegado del grupo, “uno de los países con mayor futuro de América Latina”. Los actos de todas estas compañías hablan por sí solos. El atractivo ha regresado a Brasil.

Artículos relacionados