Monitor de Infraestructuras

El salón in­mo­bi­liario del SIMA los días 25 al 26 de mayo puede batir ré­cords de vi­sitas

La compraventa de viviendas dispara todas las previsiones

El plan de Fomento aviva las ex­pec­ta­tivas de compra de pisos en los jó­venes de cara a 2018

Vivienda
Vivienda

La vi­vienda ha co­men­zado a tomar un gran im­pulso, como lo de­mues­tran las úl­timas es­ta­dís­ticas y la sen­sa­ción que trans­miten las em­presas in­mo­bi­lia­rias. Algunas pro­mo­toras se atreven in­cluso lan­zarse a salir a Bolsa -caso de Neinor Homes-, lo que prueba que el mer­cado se ha re­cu­pe­rado to­tal­mente. El úl­timo dato del INE de marzo ha dado que la com­pra­venta de vi­viendas se dis­paró un 26,9%, con lo que se logra la mejor cifra re­gis­trada desde 2011.

La sociedad de tasación Tinsa acaba de anunciar que el precio subió en abril un 2%. Es decir, de seguir así, podríamos acabar el año con crecimientos de hasta dos dígitos, aunque todavía no se quieren echar las campanas al vuelo. El plan del Ministerio de Fomento sobre vivienda despierta expectativas entre los jóvenes menores de 35 años para comprar pisos a partir de 2018 para acogerse a las ayudas de 10.800 euros.

Todas las cifras corroboran que el sector inmobiliario vuelve a sus orígenes de crecimiento aunque acumula todavía una caída del 39,9% desde 2007, cuando estalló la burbuja y derivó en la mayor crisis del sector. Esta reactivación del mercado y la poca construcción de pisos que se ha realizado en los 10 años de crisis, ha servido para que el stock de viviendas se vaya recortando de forma que vuelve a urgir nuevas construcciones en ciudades como Barcelona, Madrid y Comunidad Valenciana.

La nueva edición del salón Inmobiliario Internacional de Madrid (SIMA) que se celebrará del 25 al 28 de mayo se presenta con unas grandes expectativas para los 275 expositores -un 20% más que en la edición pasada-, que se van a dar cita en el recinto ferial Ifema. El impulso que el Gobierno quiere dar a la vivienda con el nuevo plan ha animado mucho más el mercado y se espera que se batan todos los records de asistencia de ediciones pasadas.

En marzo, se cerraron un total 40.461 operaciones de venta de casas, la mayor cifra registrada desde febrero de 2011. La subida acumulada de los tres primeros meses del año es del 15%, algo impensable hace cuatro años cuando el mercado estaba totalmente muerto y hundido.

Andalucía es la región donde más operaciones sobre viviendas se realizaron con 7.976 compraventas aunque por volumen de población sería Cataluña la que más compraventas contabilizó (6.832), seguida de la Comunidad Valenciana (5.854) y Madrid (5.684). Las comunidades con menor volumen fueron La Rioja (263), Navarra (453) y Cantabria (519).

Caída del stock de pisos

Según los datos de Tinsa, a finales de 2016 existían unos 340.000 pisos en stock frente a los 687.000 que se registraron en 2009. El ejercicio pasado acabó con 40.000 viviendas nuevas terminadas y más de 63.000 en construcción, unas cifras que, de seguir la demanda como la registrada en marzo pasado, los precios volverán a dispararse.

La compraventa de viviendas nuevas en marzo pasado ascendió a 7.361 transacciones lo que supone un crecimiento del 21,2%. Es decir, de continuar con este nivel de operaciones, el stock de pisos será insuficiente para cubrir la demanda. El sector empieza a barajar que, tal y como empieza a estar el mercado, podrían tener que construirse unas 100.000 nuevas viviendas al año, frente a las 40.000 que se construyeron en 2016.

Los nuevos compradores de pisos están tirando mucho del mercado de segunda mano por dos razones fundamentales. Primero, porque el precio está mucho más barato que la vivienda nueva. Segundo, porque esperan echar mano de las ayudas que el Ministerio de Fomento ha anunciado en el nuevo Plan de la Vivienda que se quiere entre en vigor a partir del 1 de enero de 2018. Las operaciones sobre viviendas usadas subieron un 28,3% el pasado mes de marzo hasta totalizar los 33.100 pisos vendidos.

Ayudas a los jóvenes

Los jóvenes son los que más están comprando viviendas de segunda mano. Según el nuevo plan de vivienda, será el colectivo que más podrá beneficiarse de las ayudas que el Gobierno habilitará para la compra de casas. El Ejecutivo ayudará con hasta 10.800 euros a jóvenes menores de 35 años para la compra de una vivienda. Este tipo de ayuda tendrá el límite del 20% del precio de la adquisición del inmueble y los beneficiarios deberán tener ingresos anuales inferiores a 22.365 euros. Es decir, tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM).

El Gobierno de Mariano Rajoy quiere así promover el mercado inmobiliario después del estallido de la burbuja hace diez años. La segunda de las patas será también la rehabilitación pero con especial atención a la eficiencia energética. Habrá también ayudas específicas para personas que se vean afectadas por desahucios, colectivos vulnerables y mayores de 65 años. El Estado asumirá en estos casos el 50% de la renta mensual en alquileres de hasta 900 euros. Aumenta el techo de la renta que estaba ahora fijado en 600 euros.

Este tipo de ayudas han sido criticadas por algunos colectivos porque se considera que el Estado debería aportar más dinero al plan de empleo para evitar que se produjeran situaciones límites como éstas y que los ingresos de las familias vinieran por la parte del trabajo.

Por otro lado, se teme que se esté fomentando el inicio de una nueva burbuja, aunque será difícil que se reproduzca lo de 2007. Para empezar, los bancos no volverán a repetir la misma equivocación de conceder créditos sin más, unas decisiones que les llevaron a muchos al rescate.

Artículos relacionados