Monitor de Infraestructuras

Seopan pre­para otro do­cu­mento con 800 pro­yectos que las au­to­no­mías de­mandan

Cuanto menos se invierte en obra pública más crece la economía

En plena se­quía in­ver­sora, la vi­vienda vuelve a re­cu­perar el con­sumo de ce­mento

Infraestructuras
Infraestructuras

El nuevo es­ta­llido de la co­rrup­ción se ha co­mido las grandes ci­fras macro que con­firman las pers­pec­tivas po­si­tivas que se dan para nuestra eco­no­mía. La Semana de Pascua que ha­bría sido glo­riosa para el pre­si­dente Mariano Rajoy se con­virtió en un au­tén­tico cal­va­rio. El FMI, de en­trada casi siempre muy ri­gu­roso y re­ca­tero, ha ele­vado tres dé­cimas su pre­vi­sión de cre­ci­miento para España hasta el 2,6% en 2017.

El BBVA ha variado otras tres décimas al alza y los sitúa en el 3% y Rajoy coloca esta previsión en un 2,7%, dos décimas más de lo fijado hasta ahora.

La economía despega o se consolida pese a la podredumbre política del PP que puede arrastrarnos a unas nuevas elecciones anticipadas. Sin la explosión de la corrupción, podría decirse que España ha empezado a tomar velocidad sustentada en un entorno internacional positivo para nuestro país.

Según explicó la pasada semana el economista jefe del grupo BBVA y director de BBVA Research, Jorge Sicilia, la recuperación dará lugar a una disminución de entre cuatro y cinco puntos del paro estructural en España, situándose en el 14% de la población activa. Todo ello, en un momento en el que, como dice el sector de la construcción y la patronal Seopan no se cansa de repetirlo, “estamos ante el menor ratio de inversión sobre el PIB de nuestra serie estadística”.

El consumo de cemento que cerró 2016 con un descenso del 3,1% comienza a tirar para arriba impulsado por la recuperación del sector de promoción de viviendas. La demanda de cemento se disparó en marzo pasado un 21,5% y cerró el mejor trimestre de los últimos cinco años. El acumulado del primer trimestre alcanza un incremento del 14,1%, con 2,86 millones de toneladas de cemento, lo que le convierte en el mejor periodo desde 2012.

En caso de que el resto del ejercicio se mantuviera con esta tónica de crecimiento del 14%, el año se cerraría con un consumo de 12,6 millones de toneladas, un volumen que, según la patronal Oficemen, es la mitad de lo que debería consumir un país como España. En su opinión, el consumo mensual debería rondar los dos millones de toneladas.

Sequía inversora en obra pública

Al igual que Seopan, la patronal del cemento Oficemen mantiene su gran “preocupación” por la “pérdida de inversión en obra pública”, el segmento de actividad que más cemento necesita y demanda. “La sequía inversora está afectando mucho a la calidad en las infraestructuras, que son imprescindibles para que la industria española, en su conjunto, pueda operar y mantener su aportación al PIB”, sostiene el director general de Oficemen, Aniceto Zaragoza.

Y es que, como también denuncia el presidente de la patronal de la construcción, Julián Núñez, en una entrevista en Cinco Días, la mejora económica iniciada en 2014, ampliada en los dos últimos y con perspectivas de seguir en el 3% en 2017, “en vez de propiciar una recuperación gradual de nuestra inversión presupuestaria en infraestructuras está restringiéndola cada vez más, para atender otras prioridades”.

Seopan elaboró en su momento un documento donde aseguraba que España necesita invertir entre 38.000 y 54.000 millones de euros anuales de acuerdo al volumen de población. La patronal ha elaborado otro que hará público en breve, tras dialogar con las comunidades autónomas y los gobiernos regionales, donde detalla las grandes necesidades que tiene el país en proyectos de infraestructuras, aguas, centros sanitarios y medio ambiente, entre otros.

En el documento, se han identificado más de 800 proyectos con una inversión estimada de unos 100.000 millones de euros. La idea y el objetivo de la patronal de la construcción es intentar movilizar a las comunidades autónomas para que presionen al Gobierno a que incentive la inversión público-privada.

La vivienda sostiene la construcción

La única actividad que sostiene la construcción es la vivienda. Según admite el BBVA Research, la inversión residencial está ganando impulso y se confirma la esperada aceleración del sector inmobiliario. La demanda, junto con la reducción de la sobreoferta que había tras la burbuja que explotó en 2008, justifica el aumento de los precios de los pisos y de la actividad que se está registrando en determinadas áreas urbanas.

Según Tinsa, el precio de la vivienda subió en marzo un 2,7% y acumula una subida de un 3,2% en los tres primeros meses del año. Baleares y Canarias han sido las regiones donde más han crecido con un aumento del 7% y en las capitales y grandes ciudades con tasas positivas de un 5,5%.

La sociedad de tasación destaca el comportamiento positivo que está habiendo en la costa mediterránea, una de las zonas más golpeadas por la burbuja inmobiliaria, con una subida en los precios de los pisos de un 1,8% respecto a las cifras del primer trimestre de 2016.

En cuanto a la compraventa de viviendas, el Consejo General del Notariado ha facilitado los datos de febrero y confirma que aumentaron en dicho mes un 9,9%, tras realizarse 38.176 transacciones. En concreto, la venta de pisos de precio libre aumentó un 12,9%, debido a las operaciones de viviendas de segunda mano. En cambio, la venta de pisos nuevos cayó un 1,7% interanual.

Artículos relacionados