DESDE EL PARQUET

Merlin Properties se anima con el Brexit

El grupo in­mo­bi­liario Merlin Properties es de las pocas OPV de los úl­timos años que puede pre­sumir de ofrecer ren­ta­bi­lidad po­si­tiva desde su sa­lida a Bolsa.

Pese a su escaso recorrido en Bolsa, su elevado volumen le permitió de inmediato saltar al selectivo del mercado español. Desde entonces, la compañía no deja de ofrecer buenas noticias. Entre las úlitmas destaca su intención de elevar un 10% el dividendo tras multiplicar por 12 su beneficio con la integración de Metrovacesa.

Ahora, además, el grupo inmobiliario quiere sacar provecho de la salida del Reino Unido de la Unión Europea. La empresa considera que esta en una oportunidad histórica para la que conviene estar preparada.

Según sus cálculos, la desconexión británica generará más de 100.000 desplazamientos ligados al eurosistema, lo que requerirá 1,5 millones de metros cuadrados de superficie de oficinas. De esa superficie podría llegar demanda a España para 200.000 metros cuadrados si se hacen las cosas bien.

Unas cifras que ponen los ojos como platos a los inversores a corto y medio plazo. Los expertos, sin embargo, recuerdan no ponerse la piel del oso antes de tenerlo cazado. Recuerdan la gran volatilidad de la compañía en su corta trayectoria en Bolsa, pese a sus buenos fundamentales.

De hecho, su debut en el Ibex 35, marcó su peor momento en el mercado al caer a mínimos absolutos muy cerca de los 7 euros. A partir de ahí, el valor inició un lento, pero constante, proceso de recuperación con algunas correcciones de calado que han dado paso finalmente a una clara tendencia alcista puesta en marcha en la recta final del pasado ejercicio.

Según los expertos técnicos, este canal se ha mantenido a lo largo del primer trimestre del año en un nuevo impulso alcista que tiene como primer objetivo los 10,87 euros por acción. Su principal barrera a corto plazo. De superar esta primera resistencia tendría el camino despejado para avanzar hacia sus máximos históricos, cerca de los 12 euros por acción, registrados en diciembre de 2015.

La estrategia a seguir, a juicio de los analistas, sería ir tomando posiciones en los niveles actuales con el fin de completar la cartera una vez superada esa primera resistencia con un potencial de revalorización superior al 10%. De esta forma, se vería además limitado el riesgo en caso de una improbable ruptura a la baja que pudiese llevar al valor hacia los soportes que encuentra sobre los 10 euros.

Artículos relacionados