Apuesta por Colombia y confía en que se re­suelva fa­vo­ra­ble­mente el con­flicto de Electricaribe

Gas Natural reclama un marco regulatorio eléctrico porque 'el mercado no funciona'

Fainé dice “no haber ha­blado con na­die” sobre la po­sible fu­sión de Atlantia y Abertis

Sin título
Isidre Fainé y Rafael Villaseca.

Gas Natural Fenosa se ha unido al resto de las eléc­tricas y re­clama al Gobierno un nuevo marco re­gu­la­torio del mer­cado que acabe con las in­con­sis­ten­cias que hay res­pecto a Europa y re­fleje la si­tua­ción real. El precio es­pañol del pool eléc­trico es de los más bajos de Europa y, en cam­bio, los im­puestos que so­porta fa­ci­litan la im­por­ta­ción de elec­tri­cidad de Francia y Portugal. La eléc­trica y ga­sista coin­cide en que más de la mitad del re­cibo son im­puestos y el 40% de la elec­tri­cidad que va al pool está sub­ven­cio­nada.

El consejero delegado, Rafael Villaseca, señaló en la rueda de prensa previa a la junta de accionistas, que ha llegado el momento de analizar el problema y que sería una “buena ocasión para que todo funcione”. “Tenemos una diferencia de 10 euros por precio en megavatio hora respecto a Francia y Portugal, lo que nos hace ser menos competitivos frente a otras compañías”, remachó. Volvió a comentar que el precio español del pool eléctrico es de los más bajos de Europa -similar al de Alemania- y, en cambio, con los impuestos, supera a muchos de la Unión Europea.

Revisar el impuesto a las nucleares

Respecto a si es viable o no ampliar el periodo de vida útil de las centrales nucleares, Villaseca señaló que, desde el punto de vista económico, los impuestos que soportan “no permiten seguir alargando la vida útil de las mismas”. Gas Natural coincide también en este punto con Endesa e Iberdrola señalando que debe revisarse este aspecto y que se incluya en el paquete de demandas que el sector plantea en el futuro marco eléctrico.

Tanto Villaseca como el presidente de Gas Natural Fenosa, Isidro Fainé, tuvieron unas emocionadas palabras sobre su predecesor al frente de la compañía, Salvador Gabarró, fallecido el pasado 17 de marzo. Una persona que Fainé calificó como “el alma del espectacular crecimiento que la empresa ha registrado en los últimos 13 años”.

Plena confianza en el equipo gestor

Fainé inició su primera comparecencia en la junta reflejando que era un honor presidir una compañía que tiene 174 años de historia. Sobre el equipo gestor, dijo que se sentía muy satisfecho del trabajo realizado por el consejero delegado y el resto del equipo. Eso sí, dejó claro que, si había aceptado presidir Gas Natural Fenosa, es porque el nuevo socio que entró en la compañía el fondo Global Infraestructure Partners “me pidió que entrase, y acepté. No pensaba hacerlo, pero tenía el apoyo de los dos grandes socios”, subrayó.

Repsol y Criteria, el holding industrial de Caixabank, vendieron en septiembre pasado el 20% del capital de Gas Natural Fenosa al fondo Global Infraestructure Partners (GIP) por 3.802 millones de euros a un precio de 19 euros por acción. La venta por valor de 1.901 millones para cada uno supuso unas plusvalías de 246 millones para Repsol y 218 millones para Criteria.

Sobre la situación con Electricaribe, Fainé calificó el conflicto como una “manzana podrida durante muchos años”, pero que iba a hacer todo lo posible para que la situación revierta y encontrar una solución al conflicto. En este sentido, destacó que el país colombiano ofrece grandes oportunidades para Gas Natural Fenosa por lo que van a intentar hallar una salida que sea buena para la compañía.

Fainé piensa que Colombia es un país con un fuerte potencial de crecimiento, con unos tipos de interés que están bajando, una cierta solvencia bancaria y con necesidades de inversión en infraestructuras. “Estoy intentando resolver el problema. Llegaré hasta el final. Creo en Colombia y no quiero marcharme”, subrayó. GNF inició en marzo pasado un procedimiento arbitral para que se le devuelva Electricaribe y reclama, en su defecto, una indemnización de 1.000 millones de euros.

Fusión Atlantia-Abertis: “No he hablado con nadie”

El presidente se mostró reacio a opinar sobre la posible fusión de Atlantia y Abertis, y dijo, al respecto, que no había hablado “absolutamente con nadie”. “Ni yo ni ningún órgano de gobierno de los que presido ha hablado de esta operación”. Comentó, en cambio, que “hace diez años sí habría tenido sentido industrial”, en relación a la operación que se intentó en 2006, cuando, precisamente, era presidente de Abertis.

Gas Natural cerró 2016 con un beneficio de 1.347 millones de euros, lo que supone una caída del 10,3% respecto a 2015. Este resultado está, en cambio, en línea con lo previsto por la compañía en el Plan Estratégico 2016-2020, que estimaba un beneficio neto de entre 1.300 y 1.400 millones de euros. De hecho, Villaseca ha reafirmado los beneficios para este año y el mantenimiento de la política de dividendos.

Dividendo de un euro por acción

La compañía lleva a la junta de accionistas la aprobación del pago de un euro por acción equivalente a un ‘pay-out’ del 74,2% con una rentabilidad por dividendos del 5,6%. El 27 de septiembre pasado, la empresa gasista pagó en efectivo un dividendo a cuenta del ejercicio 2016 de 0,330 euros por título.

Respecto al resultado bruto de explotación (ebitda), cayó un 5,6% hasta los 4.970 millones por el efecto del negocio del gas licuado de petróleo en Chile, que estuvo condicionado por un entorno macroeconómico y energético muy exigente. Este efecto, más la depreciación de las divisas latinoamericanas respecto al euro, tuvieron un impacto en el ebitda de 112 millones.

El beneficio neto estimado para el periodo 2016-2017 se sitúa en el rango de los 1.300-1.400 millones de euros, el tiempo más ácido que se baraja para la compañía por culpa de los precios del crudo y los tipos de cambio de algunas divisas.

Según la compañía, los resultados del actual plan estratégico no se verán en la primera etapa, es decir en 2016 y 2017, sino a partir de 2018, fase en la que esperan que el petróleo se mueva ya en el horizonte de los 65 dólares/barril y el gas alcance los 3 dólares por millón de BTU, frente a los 1,7 dólares actuales.

La estimación, por tanto, de beneficios netos para los dos primeros años es de 1.300-1.400 millones de euros; unos 1.600 millones para 2018, y 1.800 millones para 2020, el último ejercicio del plan. El ebitda oscilará entre 5.000 millones al principio y los 6.000 millones al final.

La deuda espera mantenerse en el entorno de los 15.600 millones de euros. La cifra de negocios de la compañía se redujo en 2016 un 10,9% debido, en gran parte, a la disminución de las commodities, en comparación con las del mismo periodo del año anterior.

Gas Natural invirtió 2.901 millones de euros. El nuevo plan estratégico de la empresa hasta 2020, contempla unas inversiones de 14.000 millones de euros, y otros 7.000 millones a reparto de dividendo, lo que supone elevar el pay out hasta el 70%.

En cuanto a la deuda, su ratio de endeudamiento ha bajado al 44,8%, desde el 45,8% de 2015, mientras que su deuda financiera neta/ebitda fue de 3,1 veces frente a 3 veces en 2015. La deuda neta financiera se situó en 15.423 millones un 1,4% menos. El 94,6% tiene un vencimiento a largo plazo y la vida media se coloca en 5,2 años. La disponibilidad de liquidez asciende a 10.061 millones. La capitalización bursátil asciende a 20.270 millones de euros frente a los 17.922 millones que valía en 2016.

Artículos relacionados