Monitor del Seguro

Apuesta por la ren­ta­bi­lidad y la es­ta­bi­lidad en primas

Las estrategias de los líderes para mantener el ‘tipo’ en Autos

Las prin­ci­pales com­pañías ad­vierten que el ramo crece, pero sigue en crisis

Siniestralidad de autos
Siniestralidad de autos

Entre 2007 y 2016, el des­censo del vo­lumen de primas en el ramo de Autos ha sido del 16,1%. Malos años para el sec­tor. Pero el clima va me­jo­rando. En 2015, por pri­mera vez desde que se inició la cri­sis, se apreció un cambio de ten­den­cia: los in­gresos por primas au­men­taron un 1,7%. El avance fue mo­de­rado, pero en 2016 ya no lo ha sido tanto. La fac­tu­ra­ción se in­cre­mentó un 5,11% hasta los 10.565 mi­llones de eu­ros.

Este hito se ha logrado en un contexto muy concreto en el que se va apreciando el cambio de ciclo económico: las ventas de vehículos nuevos han crecido en el año un 11%, cuando desde el inicio de la crisis (2007) la caída acumulada ha sido del 34,7%.

Este avance es importante porque el mercado asegurador es muy dependiente de las matriculaciones de coches nuevos: quien estrena coche suele optar por la compra de un seguro a Todo Riesgo, una modalidad de póliza con primas más elevadas que la de a Terceros.

Esta es la parte positiva de la recuperación. La negativa, el aumento del número de accidentes y fallecidos, que en 2016 han crecido al ritmo del PIB y del consumo de combustible, rompiéndose la tendencia positiva iniciada en 2004. El pasado año, el número de accidentes aumentó un 2,8%, el de los heridos graves un 4,3% y el de los fallecidos un 2,6%.

Estos incrementos suponen para el sector mayor siniestralidad, la cual, además, se ha agravado por efecto del aumento de las indemnizaciones, fundamentalmente en el caso de las lesiones de mayor envergadura, como consecuencia de la entrada en vigor del nuevo Baremo de Autos.

El impacto del Baremo ya lo han notado las compañías, aunque todavía no se ha dejado sentir de lleno. No ha dado tiempo. Entró en vigor en enero de 2016, pero hay siniestros de tramitación muy larga por lo que el verdadero impacto en las cuentas se producirá mas adelante. Al final se prevé que las indemnizaciones se incrementen en torno al 16%.

Además, la siniestralidad del sector también sufre por otro motivo, el envejecimiento del parque de vehículos. Pese a las nuevas matriculaciones, la edad media de los turismos es de 11,7 años, uno de los parques más antiguos de Europa.

Otro aspecto del entorno económico que no favorece al ramo es el de la evolución de los tipos de interés, ahora en el cero por ciento. Esta situación es sobre todo un reto para los productos financieros de Ahorro y Vida, pero también para los de No Vida, como el de Autos, ya que se reducen los ingresos financieros que hasta ahora apoyaban el resultado neto.

Por tanto, pese al incremento de los ingresos por primas, el ramo de Autos en 2016 sufrió. Una prueba de ello es la evolución del ratio combinado, que se situó en el 99%. Ha mejorado algo desde el 99,5% de hace un año, pero mínimamente. Un ratio combinado cercano al 100% para el conjunto del sector supone que muchas compañías del ramo están perdiendo ya dinero y que tendrán muchos problemas en el contexto actual, más cuando muchas de estas aseguradoras mantienen en cartera pólizas vendidas en años anteriores con primas insuficientes.

El presidente de Mapfre, Antonio Huertas, lo decía muy claro en la presentación de sus resultados: “El ramo está en crisis en España”. Aunque no para las firmas líderes del mercado.

Mapfre recaudó por el seguro de Autos en España primas por valor de 2.165 millones, con un crecimiento del 2,6%. La compañía está primando la rentabilidad, cuya mejora ha sido una de las claves de las cuentas de 2016. El presidente de Mapfre explica que el Baremo no ha producido todavía un cambio drástico de la siniestralidad, pero advierte que la tendencia es a crecer, lo que será difícil de gestionar para muchas compañías. No para Mapfre, con “magníficos resultados en el ramo” y sin problemas para afrontar el efecto del Baremo, según comenta Antonio Huertas.

Mutua Madrileña creció en Autos bastante por encima del mercado, un 7,9% hasta los 1.389 millones. La compañía ha sacado partido de su política de congelación de tarifas: por cuarto año consecutivo las ha mantenido para dos tercios de sus mutualistas. El presidente de la compañía, Ignacio Garralda, asegura que esta iniciativa refuerza las tasas de fidelidad: “El mutualista agradece que las primas se mantengan más o menos estables”. Al mismo tiempo, también ha aprovechado la situación descrita anteriormente, en la que muchas aseguradoras no han tenido más remedio que incrementar primas para hacer frente al contexto. En este entorno lanzó y triunfó con la campaña ‘Por qué a mí’, puesta en marcha en julio de 2016 para atraer clientes de la competencia: la contratación de nuevas pólizas creció un 33% en el segundo semestre de 2016, y en el primer trimestre de 2017 la nueva producción ha aumentado un 40%.

El avance en Autos de AXA fue del 1,1% hasta los 760 millones. La compañía destaca el incremento en flotas (+15%), enfocado en las medianas y pequeñas que tienen una rentabilidad mayor. Jean-Paul Rignault, presidente y consejero delegado de AXA España, explica que este año ya ha impactado el Baremo, pero la entidad se adelantó a este efecto incrementando precios en 2015, por lo que en 2016 no ha tenido que subirlos, y se ha podido ofrecer al cliente estabilidad. Rignault considera que la guerra de precios en Autos no se ha acabado, y ha advertido de que en el ramo se está dando la tormenta perfecta: mas siniestralidad, menos ingresos financieros, el impacto del Baremo…, “la consecuencia es un problema en el resultado de Autos”.

Tampoco ha incrementado precios Línea Directa. Miguel Ángel Merino, consejero delegado de la compañía, explica que la entidad ha absorbido el efecto del Baremo de Autos, del que ha asegurado que todavía no se conoce el impacto real. Sí que se confirma, según comenta, que las indemnizaciones subirán según lo previsto inicialmente, un 16%. La facturación por primas en Autos de la compañía creció a un ritmo del 7,7%, por encima del mercado.

Las ‘grandes’ del sector parece que aguantan el ‘tipo’ sin problemas, al menos las que han presentado resultados hasta ahora. Pero a nadie se le escapa que la situación del ramo dista mucho de ser la deseable. En 2017, el panorama es muy similar al del año anterior, es decir, complicado: tipos de interés muy bajos, actividad aseguradora con un ratio combinado del 99%, y con lo peor del Baremo de Autos por venir.

Artículos relacionados