Monitor de Infraestructuras

La mayor in­dus­tria del país ba­tirá todos los ré­cords en abril por la Semana Santa

La maquinaria del turismo, un gran balón de oxígeno para Rajoy

El PIB tu­rís­tico su­peró en 2016 casi el 5%, muy por en­cima del con­junto de la eco­nomía

Turistas en la Alhambra, Granada
Turistas en la Alhambra, Granada

El tu­rismo, la mayor in­dus­tria del país, ba­tirá todos los ré­cords pre­vistos para este mes de abril. Las es­ti­ma­ciones ini­ciales ha­cían pre­sa­giar que la Semana Santa iba a ser ex­ce­lente, pero el buen tiempo, la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mica y el clima de in­se­gu­ridad que se vive en al­gunos países como Turquía, Egipto o Túnez y el úl­timo aten­tado en Rusia, han con­ver­tido España en el lugar pre­fe­rido por los eu­ro­peos.

Se estima que se habrá producido una ocupación hotelera superior al 90%, con zonas incluso rozando el 100%.

Andalucía, Canarias, Cataluña y Comunidad Valenciana son las comunidades autónomas que mejor comportamiento van a registrar, aunque del turismo interior y del norte de España se esperan cifras muy superiores a las estimadas inicialmente. En 2016, la ocupación alcanzó el 80,6% por lo que los datos de este año pueden ser históricos. Hay que recordar que la Semana Santa cayó el pasado año en marzo lo que hizo que llegasen menos turistas de Europa.

Abril se espera arroje unas cifras en cuanto a nivel de empleo y altas en la Seguridad Social espectaculares. Las patronales de la hostelería y del comercio estimaban que se podrían crear cerca de 150.000 empleos y puede que incluso se hayan superado.

Se calcula también que se habrán alcanzado unos 15 millones de desplazamientos por carretera, aunque la Dirección General de Tráfico daba una cifra de unos 12,5 millones. Renfe había habilitado más de 2,4 millones de plazas en toda la red ferroviaria española y la red de Aena preveía que operasen unos 56.000 vuelos desde el día 7 al 17 de abril.

Los aeropuertos de la red de Aena registraron en marzo 17,210 millones de pasajeros con un incremento del 4,5%. El aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas es el primero de la red por número de pasajeros con más de cuatro millones (+5,2%), seguido por Barcelona-El Prat con más de 3,4 millones (+5%). El pasado año la Semana Santa fue en marzo, mientras que este año ha sido en abril por lo que la comparativa varía. Por lo que se refiere al primer trimestre, el tráfico de pasajeros creció un 6,3% y sumó un total de 45.455.785 pasajeros.

Turismo competitivo

Al margen de los excelentes resultados que puede arrojar abril, hay que subrayar que el dinamismo que está ofreciendo el turismo en los dos últimos ejercicios está ayudando a que el crecimiento económico español sea aún mayor. El Banco de España acaba de hacer públicas sus previsiones para este año y ha situado el nivel en el 2,8%, tres décimas más de las estimaciones que hace el Gobierno, que mantiene en el 2,5% aunque, según ha reconocido el ministro de Economía, Luis de Guindos, se trata de una previsión muy prudente.

El último informe del organismo supervisor señala que la llegada de turistas foráneos a España superó en un 10,3% el nivel, ya de por sí elevado, registrado en 2015, hasta alcanzar la cifra récord de 75,6 millones de visitantes. Este incremento propició a su vez un aumento significativo del gasto total realizado por los turistas extranjeros del 9%, alcanzándose los 77.600 millones de euros, el volumen de ingresos más elevado de toda la serie histórica. El gasto medio por turista creció un 3,8% hasta los 1.023 euros.

Según el BDE, está evolución positiva del turismo no residente ha permitido que el incremento del PIB turístico en 2016, alcanzase casi el 5%, por lo que supera con creces el aumento que registró el Producto Interior Bruto del conjunto de la economía española, que cerró en un 3,2%.

Mejora de los costes laborales y financieros

El informe del organismo que preside Luis María Linde destaca que la mejora de la competitividad de la economía española acumulada en los últimos años, a través de la moderación de los costes laborales y financieros, habrían favorecido el potencial turístico de nuestro país.

Otro de los aspectos que están ayudando a que España sea el país elegido por todos los europeos es el grado de inseguridad que viven algunas regiones competidoras nuestras. Desde la Primavera Árabe de 2011, se ha instaurado en algunos de los principales destinos del norte de África un clima de cierto miedo a visitar países como Túnez, Egipto, y ahora la propia Turquía, que antes eran preferidos a España. Turquía, por ejemplo, el sexto país como destino mundial de turistas, habría perdido casi un 30% de sus visitantes foráneos en el último ejercicio.

Respecto al efecto Brexit, en 2016 no se notó nada y será en 2018 cuando podrán verse si la llegada de turistas ingleses a España desciende. El Banco de España subraya en líneas generales que “el grado de incertidumbre acerca de las posibles implicaciones de la salida del Reino Unido de la UE es elevado”, siempre en un contexto en el que se desconocen la duración y el resultado de las negociaciones bilaterales.

En este sentido, el informe subraya que los datos más recientes apenas si ofrecen indicios de un impacto negativo específico sobre la economía española de la depreciación de la libra, salvo por lo que se refiere a la compra de viviendas por británicos, que sí experimentaron un debilitamiento en la segunda mitad de 2016.

Artículos relacionados