Su cre­ci­miento en España du­plica el del con­sumo pri­vado y ha al­can­zado el 33% en cinco años

Lujo: un negocio de 6.000 millones de euros

El es­pañol in­vierte al año 2.542 euros al año en obras de arte y 2.290 euros en pro­ductos de jo­yería

Viviendas de lujo
Viviendas de lujo

¿Crisis, qué cri­sis? El tí­tulo de aquella can­ción de los años se­tenta le viene como anillo al dedo al sector del lujo en España. El fuerte peso del tu­rismo y la de­pre­cia­ción del euro son los ca­ta­li­za­dores de este seg­mento del mer­cado, que tiene en las fe­chas de re­ga­los, como Navidades, San Valentín o el pró­ximo Día del Padre, los mo­mentos de mayor glo­ria. El lujo mueve en España más de 6.000 mi­llones de euros y cons­ti­tuye una fuente ines­ti­mable de crea­ción de em­pleo.

La venta de bienes y servicios de lujo no conoce estrecheces, un sector que crece exactamente el doble que el consumo privado en España. Mientras se estima que este último habría avanzado en el entorno del 3% durante el año pasado, el lujo registró un alza del 5,8% durante el 2015, según los últimos datos difundidos por la Asociación Española del Lujo.

Luxury Spain, que se encarga de la protección de los intereses de las empresas de esta industria, sobre todo en cuanto a la internacionalización del sector, ha anunciado que la facturación de este sector superó de lejos la registrada en el ejercicio precedente, que había alcanzado los 5.687 millones de euros.

El 52% de los ingresos procede de las ventas en los mercados internacionales. Una cuarta parte la generan españoles en el mercado interior y el resto, el 23,5%, proviene de las compras que realizan los 70 millones de turistas que pisan España cada año.

Crecimiento espectacular

El sector del lujo ha registrado un crecimiento espectacular durante los últimos años de la crisis. Luxury Spain señala que ha anotado un crecimiento del 33% entre el 2011 y el pasado ejercicio. En el contexto europeo, España ocupa la quinta posición en el consumo de lujo, detrás de Francia, Italia, Alemania y Suiza. Retrato robot

El 52,6% de los consumidores de lujo en España son hombres y 47,4% son mujeres. El 55% del total de compradores cuenta con una edad comprendida entre los 35 y los 55 años. La renta media de estos consumidores alcanza los 140.000 euros, siempre según los datos de Luxury Spain. Este retrato robot indica también que el 87% de los compradores de lujo están casados, que la mitad dispone de formación a nivel de graduado, la cuarta parte ha realizado un máster y el 12% tiene el título de doctor.

El gasto en bienes de lujo se encuentra muy repartido. El español invierte al año 2.542 euros en arte y 2.290 euros en joyería, dos bienes clásicos del lujo. Pero el mayor consumo se produce en gastronomía, para la que destinan 2.650 euros al año. Completan el perfil la moda, en la que se gastan 2.279 euros y los productos de belleza, con otros 2.052 euros.

Este año comienza con síntomas contradictorios sobre el futuro del lujo. En el plato negativo de la balanza, que las estimaciones hablan de una desaceleración del consumo privado hacia tasas cercanas al 2,3%.

En la zona positiva, la debilidad que se augura para el euro. La cotización de la divisa estadounidense cayó cerca del 5% el pasado ejercicio y el 10% frente a los máximos de mediados de año. Desde entonces hasta ahora, ha pasado de los 1,15 a los 1,05 dólares. Un euro débil abaratará las ventas a esa cuarta parte de consumidores extranjeros.

Artículos relacionados