Se re­bajan el precio y el por­cen­taje a ven­der, pero se man­tiene el di­vi­dendo

Prosegur Cash ajusta precio y opta por una salida más austera

La ma­triz no puede hacer nuevas co­lo­ca­ciones antes de seis meses

Helena Revoredo, Prosegur
Helena Revoredo, Prosegur

Los co­lo­ca­dores con­tra­tados por Prosegur para sacar a Bolsa su fi­lial de tras­porte de fondos (Prosegur Cash) han de­ci­dido pre­parar fi­nal­mente una ope­ra­ción más aus­tera de lo pre­visto ini­cial­mente. Un precio más bajo dará más ali­ciente a po­si­bles nuevos in­ver­sores ante las pers­pec­tivas de un buen di­vi­dendo. Además, la ma­triz se re­ser­vará hasta un 15% del ca­pital de la fi­lial para po­si­bles co­lo­ca­ciones fu­turas cuando se vea cómo res­ponde el mer­cado, aunque no podrá ha­cerlo antes de seis me­ses.

En cualquier caso advierte también de que debe seguir ostentando el control de su filial para no poner en riesgo su negocio. De momento, el estreno en el parqué de Prosegur Cash está previsto para el próximo 17 de marzo y su hasta ahora dueña, Prosegur Seguridad, repartirá entre sus accionistas un jugoso premio en forma de dividendo extraordinario.

Prosegur nunca dijo nada, pero el mercado interpretaba que el precio de salida de su filial Prosegur Cash se situaría entre 2 y 2,7 euros por acción para alcanzar así una capitalización de entre 3.000 y 4.000 millones de euros. Finalmente no ha siso así. La horquilla de precios oficial se sitúa entre 1,95 y 2,35 euros por título, con lo que la capitalización esperada estará comprendida entre 2.925 y 3.525 millones de euros, por debajo de las expectativas iniciales.

Lo que sí dijo Presegur cuando anunció la operación es que pretendía colocar entre los inversores hasta un 40% del capital de Prosegur Cash y tampoco va a ser así, porque finalmente sólo venderá un 25% del capital que podría llegar al 27,5% si los colocadores ejercen su derecho a quedarse para ellos con un 2,5% de las acciones a través del denominado green shoe.

Prudencia

La operación se desarrollará, por tanto, con unos parámetros más austeros que los que comunicó al mercado hace un mes. En el folleto finalmente aprobado por la CNMV Prosegur asegura que la horquilla de precios es orientativa y que la cifra final puede quedar por debajo del mínimo o por encima del máximo. Pero los colocadores ya han hecho sus deberes durante varias semanas para delimitar una banda con la que en estos días (hasta el 15 de marzo) están llamando a los inversores institucionales, ya que la colocación no tiene previsto tramo de minoristas.

En cuanto a la rebaja en el porcentaje de capital a colocar, fuentes del mercado consultadas por Capitalmadrid señalan que parece una norma de elemental prudencia no agotar todas las posibilidades en la primera colocación antes de ver cómo reaccionan los inversores. Para preparar la operación, Prosegur creó una filial de inversión, llamada Prosegur Assets Management, cuyo capital es cien por cien de la matriz del grupo y a la que, a su vez, le fue traspasado el 49% de Prosegur Cash.

El 51% restante está en manos de Prosegur Seguridad, que es la cabecera del holding. Tras la colocación en Bolsa, Prosegur Assets Management se quedará con entre un 21,5% y un 24% de Prosegur Cash, dependiendo de su los colocadores ejercitan o no el green shoe. Cuando hace un mes se anunció esta salida al parqué, Prosegur aseguró a los analistas que su filial de inversión podría quedarse con un 9% del capital de Prosegur Cash.

Ese recorte, además de ser indicativo de una mayor prudencia, deja en manos de la cabecera del grupo la posibilidad de colocar nuevos paquetes de acciones de Prosegur Cash en el futuro, una vez que se vea la respuesta del mercado y que terminen los compromisos de bloqueo de acciones.

El contrato de aseguramiento de la operación, la propia Prosegur Cash, la cabecera del grupo y Prosegur Assets Management se han comprometido a no poner más acciones en un plazo que va desde la firma del pacto hasta seis meses después del estreno bursátil.

Los inversores institucionales que compren ahora sí podrán vender libremente las acciones adquiridas desde el primer día, ya que la normativa de Bolsa exige que para cotizar es necesario tener un free float (porcentaje de capital sujeto a comopra-venta) de al menos el 25%.

Dividendo millonario

En lo que Prosegur Cash no ha cambiado de criterio ha sido en el reparto de dividendo, que alcanzará una cifra de entre el 50% y el 60% del beneficio distribuible. Pero aquí también hay detalles nuevos. El folleto explica que el correspondiente a los resultados obtenidos en 2017 comenzará a repartirse en diciembre de este mismo año, mes en el que se pagará el 40% del total previsto. Luego habrá otros pres pagos trimestrales en 2018, cada uno de los cuales alcanzará el 20% de la cifra a repartir. Esta especie de zanahoria puede estimular a algunos inversores a entrar en la sociedad para garantizarse un buen dividendo ya este mismo ejercicio.

Manteniendo la cifra de beneficios de 2016 para este año, Prosegur Cash podría repartir un dividendo de entre 90 y 108 millones de euros con cargo al resultado de 2017. Y eso supone que en diciembre repartiría a cuenta entre 36 y 43 millones, a razón de entre 6 y 7,1 céntimos por acción. A los precios de la horquilla puestos por los colocadores, esto supondría una rentabilidad por dividendo, ya en 2017, de entre el 2,5% y el 4%, dependiendo de si finalmente opta por repartir el 50% o el 60% de los beneficios y en función de cuál sea el precio final de salida de la acción. Donde sí parece que se avecina un festín de dividendos es en Prosegur Seguridad, la matriz, que ya cotiza en Bolsa y que podría repartir entre sus accionistas una parte de los fondos obtenidos con esta colocación de su filial de transporte de efectivo. Según señala oficialmente el folleto, “Las principales razones para la oferta son las siguientes: (i) hacer que la sociedad, como agente del negocio de efectivo, lidere el proceso de consolidación en el sector del efectivo; (ii) redistribuir los ingresos obtenidos en la oferta para la inversión en nuevas tecnologías y en la ampliación de los negocios de seguridad y alarmas del Grupo Prosegur; (iii) fortalecer la propuesta de valor del Grupo Prosegur mediante el reequilibrio de todas las carteras comerciales y la redistribución del valor en todas las divisiones de negocio y a través de esta propuesta captar inversores para el negocio de Cash; y (iv) retorno parcial en efectivo a los accionistas de Prosegur del capital invertido en el Grupo Prosegur”.

En cifras concretas, y en el mismo folleto, se añade que “el accionista vendedor tiene la intención de destinar los ingresos obtenidos de la oferta en una cuantía entre 300 y 400 millones de euros al crecimiento de los negocios de seguridad y alarmas del Grupo Prosegur”. Teniendo en cuenta que la colocación dejará en manos de la matriz entre 761 y 969 millones de euros, según sea el precio y si hay o no green shoe, la cabecera del grupo dispondrá de entre 361 y 569 millones de euros para el resto de las cosas que especifica en el folleto. Según las cuentas auditadas de los últimos tres años, Prosegur Cash ha invertido 82 millones en 2014, 73 millones en 2015 y 94 millones en 2016 en el mantenimiento de su negocio habitual (Capex). De estas cifras, entre el 46% y el 67% han ido destinadas a la flota de vehículos blindados, según el año.

Para el futuro (ver Capitalmadrid de 20 de febrero de 2017), Prosegur Cash tiene intención de invertir entre 50 y 150 millones anuales durante tres ejercicios en crecer en los mercados de Asia y Oriente medio. Ni el Capex ni la inversión en el exterior exigen una mayor dedicación de fondos extra, ya que la generación de caja de la empresa da para ello. Así, y aunque la matriz reservara algún dinero, la matriz puede repartir entre sus accionistas un jugoso dividendo de varios cientos de millones de euros, de los que la mitad iría a manos de la familia Revoredo, al igual que ocurrirá con el 75% del dividendo que reparta Prosegur Cash en diciembre.

Artículos relacionados