DESDE EL PARQUET

Renta Corporación en rehabilitación

La pro­gre­siva re­cu­pe­ra­ción del sector in­mo­bi­liario y el cre­ciente in­terés del la­drillo en Bolsa des­pués de la larga crisis su­frida desde 2008 pa­recen em­pezar a poner en valor de nuevo a com­pañías como Renta Corporación. La com­pañía acu­mula una subida de más del 11% en lo que va de año.

Logista está especializada en la compra de edificios para su rehabilitación y posterior venta o puesta en alquiler. De este modo, sus títulos multiplican por cerca de cuatro su valor desde que tocara fondo en 0,57 euros hace ahora cuatro años.

Esta subida sostenida confirma el acierto de su apuesta por la entidad tanto de Baldomero Falcón, que compró el 5% de su capital en manos de la Sareb, como del fondo estadounidense Briarwood Capital, que a lo largo del año pasado elevó su participación en la inmobiliaria de forma paulatina hasta situarla por encima del 5%.

Cambios en el accionariado que han reafirmado la creciente confianza del mercado en el valor. Conviene recordar que la estrategia de la firma estadounidense pasa por invertir en sociedades con altas perspectivas de revalorización a medio y largo plazo.

Los resultados de 2016, con todo, han sido bastante decepcionantes. Renta Corporación obtuvo un beneficio de cuatro millones de euros, algo menos de la mitad respecto a las ganancias contabilizadas el año anterior. El descenso de los ingresos del 46% y el deterioro de los márgenes en un 8% fueron los principales puntos débiles de estas cuentas. Otra fuente de preocupación se situó en el aumento de la deuda neta total hasta los 21,4 millones de euros.

En cualquier caso, en el mercado no pierde el optimismo de cara a nuevo avances, apoyada en las perspectivas de negocio de la firma. A cierre de ejercicio, Renta Corporación disponía de una cartera de proyectos en curso (derechos de inversión y existencias para la venta) valorada en unos 215 millones de euros. En paralelo, cuenta con otras iniciativas en alianza con fondos inmobiliarios con un importe estimado de inversión de unos 45 millones de euros. En su informe de gestión de 2015, la compañía se proponía duplicar su beneficio en cinco años

Desde el punto de vista técnico, la acción se encuentra en una clara tendencia alcista desde su regreso al mercado en octubre de 2014. Todo un logro después de un año y medio de suspensión tras entrar en concurso de acreedores. Ahora se enfrenta a una importante resistencia en torno a los 2,20 euros por título, marcada por un doble techo difícil de romper.

Si logra superar ese nivel, tendría el camino prácticamente despejado hasta los 3 euros por acción. Aunque no hay barreras intermedias de consideración, la subida esperada será lenta y progresiva, con un potencial de revalorización a medio plazo superior al 45%, por lo que en caso de querer entrar en este pequeño valor conviene tener prudencia y paciencia.

Artículos relacionados