DESDE EL PARQUET

Vidrala, estable en la volatilidad

Los “traders” están en­can­tados con la in­tensa vo­la­ti­lidad de Vidrala que les per­mite sacar grandes ré­ditos sin asumir ex­ce­sivos ries­gos. Pese a operar en un mer­cado ma­duro y pre­sentar unas só­lidas ci­fras de be­ne­fi­cios todos los años, el fa­bri­cante de en­vases de vi­drio suele estar so­me­tido a un fuerte vaivén por parte del mer­cado.

Los expertos, sin embargo, consideran que los fundamentales del grupo no justifican esta agitación. El beneficio en 2016 creció un ritmo de dos dígitos, hasta los 67,7 millones de euros, y las perspectivas para este año son similares.

Con este objetivo, el equipo gestor está focalizando su estrategia en mantener el crecimiento en ventas para reforzar los márgenes operativos del negocio mediante medidas destinadas a garantizar su servicio al cliente, el progreso en la eficiencia industrial y la mejora de la competitividad en los costes.

La sociedad alavesa es consciente de que para afrontar estos retos necesita realizar fuertes inversiones en la renovación constante de sus fábricas. El objetivo es contar siempre con la tecnología más avanzada para reducir el impacto ambiental y el consumo intensivo de energía propio de este sector. Este punto es especialmente delicado, dado el fuerte aumento de los precios experimentado en el arranque de ejercicio.

Los esfuerzos se deben realizar además manteniendo un balance adecuado con el que garantizar la calidad en la cadena de suministro y sin elevar los riesgos financieros asociados a los tipos de cambio e interés, los créditos, la liquidez, el endeudamiento y la solvencia. Dejando además margen a seguir creciendo vía adquisiciones.

Gracias a esta estrategia la empresa ha logrado aumentar su tamaño considerablemente en la última década, marcada sobre todo por la compra de la empresa británica Encirc Limited. Esta expansión hacia el Reino Unido ha sido muy positiva. Pese a financiarse con deuda no ha puesto en peligro la solidez de su balance y, por el contrario, ha disparado los ingresos y los beneficios. Ahora, sin embargo, el grupo deberá lidiar con cuidado el “Brexit” para minimizar su impacto en las cuenta de resultados de este año.

Los analistas, con todo, restan importancia a los riesgos derivados tanto del aumento de los precios de la energía como del “Brexit” gracias a su alta capacidad de generación caja. La empresa genera efectivo suficiente, explican, para asumir las inversiones de mantenimiento y de crecimiento, así como el pago de dividendo. Al respecto, la política de la compañía es mantener la mejora sostenida de la retribución anual en función de las condiciones del negocio, enfocada al largo plazo y la estabilidad. De este modo, explican los analistas, Vidrala presenta unas favorables condiciones de futuro que aminoran el riesgo de inversión para aquellos que quieran aprovechar su elevada volatilidad, acentuada aún más si cabe tras su reciente salida del índice Ibex Medium Cap.

Artículos relacionados