DESDE EL PARQUET

Viscofán, punto de inflexión

Después de llegar a caer por de­bajo de los 42 eu­ros, las­tradas por unos de­cep­cio­nantes re­sul­ta­dos, las ac­ciones de Viscofán dieron un giro de 180 grados a me­diados del pa­sado mes de no­viem­bre.

Un “rally” alcista tan intenso, un 20%, como sorprendente. La debilidad de las cuentas reflejada a lo largo de 2016 y la escasez de recomendaciones positivas no hacía presagiar ni de lejos esta reacción.

Sin embargo, el punto de inflexión mostrado por su actividad especialmente en Latinoamérica, con Brasil a la cabeza, augura el regreso de la compañía de envolturas plásticas para alimentos a la senda del crecimiento, atrayendo de nuevo la atención del mercado.

Los inversores vuelven a fijarse en sus fundamentales que presentan un punto de mejora a medio y largo plazo apoyados en el crecimiento de población, la mayor capacidad económica para el consumo y la mejora de los hábitos alimenticios. A ello se suma el desarrollo tecnológico del sector que permitirá alcanzar crecimientos en la industria cercanos al 5%, según cálculos de los expertos.

En este sentido, destacan los esfuerzos de Viscofán en los últimos años para estar a la vanguardia tecnológica que le han permitido situarse en una posición de liderazgo y en primera línea de salida para aprovechar mejor estos crecimientos gracias a la mayor gama de productos del mercado y a una alta diversificación geográfica.

En el corto plazo, la compañía sigue centrando su estrategia en fuertes inversiones, destinadas a reforzar la capacidad de plásticos, fibrosa y colágenos y, sobre todo, a la mejora de los procesos de producción.

La buena posición de su balance, señalan los analistas de Renta 4, facilita al grupo afrontar todas estas oportunidades sin que se vea afectado su perfil de riesgo, proporcionándole además una notable ventaja respecto al resto de competidores.

En concreto, la firma destaca la elevada capacidad de Viscofán de generar caja, lo que fortalece su balance y aminora las preocupaciones por su apalancamiento tras asumir la deuda de 10,3 millones de dólares de Vector. Se posiciona así para aprovechar las nuevas vías de crecimiento tanto orgánicas como inorgánicas, pues no se descartan nuevas adquisiciones.

Pese a todas estas condiciones favorables y las perspectivas de sorpresas positivas, los expertos de Renta 4 se mantienen cautelosos respecto al valor y reiteran su recomendación de mantener. Su estimación de precio objetivo para la compañía se sitúa en 49,5 euros por acción, lo que deja escaso recorrido desde su actual cotización de mercado. Por este motivo aconsejan esperar posibles correcciones antes de entrar en el valor.

Por lo demás, los accionistas de Viscofán están convocados para el próximo 27 de abril para aprobar, entre otras cosas, la distribución de un dividendo complementario de 0,87 euros por acción a abonar el 8 de junio. Con este pago, la sociedad habrá dedicado un total de 40,5 millones de euros a retribuir a sus accionistas con cargo a los resultados de 2016.

Artículos relacionados