Monitor de Infraestructuras

Ciudadanos se re­unirá el día 22 con el mi­nistro Nadal para des­blo­quear la si­tua­ción

El Gobierno ofrece diálogo para consensuar una nueva política energética

Tendrá en “breve” el bo­rrador del bono so­cial pero el pro­blema del 'impuesto al sol' sigue en­ca­llado

Álvaro Nadal
Álvaro Nadal

“Debemos tra­bajar por y para los ciu­da­da­nos. La po­lí­tica ener­gé­tica tiene que tener vi­si­bi­lidad a largo plazo y por eso debe haber un grado de con­senso su­fi­cien­te”. Este es uno de los men­sajes que el se­cre­tario de Estado de Energía, Daniel Navía, ha lan­zado al sector ener­gé­tico -eléctrico, pe­tro­lero, ga­sista, carbón y de re­no­va­bles-. “Desde esta Secretaría, par­timos de una po­si­ción fle­xi­ble: es­cu­char a to­dos”, dijo. No abordó, en cam­bio, el pro­blema que existe con el im­puesto al sol.

En un acto organizado por Enerclub para presentar el Balance energético de 2016 y las perspectivas para 2017, el representante del Ministerio de Energía parecía no temer el run run político que habla ya de futuras elecciones generales, tras el veto al Gobierno en el decreto de la estiba, y señaló que en esta nueva etapa “esperamos encontrar este diálogo, puntos de acuerdo y plazos de consenso para planificar a largo plazo”.

Navía resumió en cinco grandes ejes lo que va a ser la nueva política energética del nuevo Gobierno. Una primera fase de transición, apoyada básicamente en la sostenibilidad financiera del sistema energético como plataforma para realizar y planificar cualquier acción a medio plazo. “Todas las políticas que adoptemos desde el Ejecutivo deben ser transparentes en los costes, pues si comunicamos bien a los agentes sociales los costes de la política energética, así evitaremos muchos errores”.

Un segundo gran eje serán los precios de la energía y el papel relevante que los consumidores deben tener en los mercados energéticos. Sobre este punto, expresó que hay que ser conscientes de que nuestro sistema arrastra todavía cargas y que “no hemos superado las heridas”, pero señaló que “hay que asegurar que la energía sea asequible” y, para ello, “debemos trabajar con los consumidores para que tengan un papel más activo en su consumo”, apostilló.

Proteger a los consumidores vulnerables

Navía habló al respecto sobre la protección que se quiere dar a los consumidores más vulnerables a través del bono social. El secretario de Estado de Energía dijo en este sentido que, “en breve”, habrá un texto definitivo, que podría aplicarse antes del verano próximo.

En un apartado con la prensa, especificó posteriormente que el nuevo texto que será acordado con los grupos parlamentarios acogerá, como “requisito fundamental”, la consideración de la renta familiar para poder acceder al mismo. Ahora, el bono social reconoce el derecho a acogerse a las familias numerosas, a los consumidores con una potencia contratada inferior a los tres kilovatios, a los mayores de 60 años con pensiones mínimas, y aquellas familias con todos sus miembros en paro.

Sobre este mismo punto, destacó que se va a trabajar en la protección adicional del consumidor en las prácticas de comercialización, así como en la regulación de los costes, estableciendo una categoría de consumidores particularmente en riesgo de exclusión social, “donde los costes quedarán cubiertos con una contribución de las comercializadoras”.

Por otra parte, insistió en que el Gobierno, en la medida que haya márgenes en el sistema, “bajará la parte regulada del recibo”. “Está en nuestro programa electoral no subir la parte regulada y, si se puede hacer de forma prudente, iremos reduciendo la parte regulada”, apuntó.

Abrir la mano a las renovables

El tercer gran eje de la nueva política energética pivotará sobre el cumplimiento de los objetivos marcados en la cumbre del Cambio Climático de París. Sobre ello, comentó que España es uno de los países más avanzados pues el 40% de la energía que se produce es con energías renovables, lo que nos permite estar en línea con los objetivos del año 2020. En este apartado, resaltó la vuelta a nuevos proyectos renovables -tras el parón decretado en la anterior legislatura-, con la futura subasta de 3.000 nuevos megavatios que saldrá a concurso antes del verano.

El cuarto pilar será la eficiencia energética. Será uno de los grandes ejes de la actual Secretaría de Estado de Energía, ya que permite ahorrar costes y consumo. Además, según comentó Navía, tiene un efecto de imagen positivo.

El quinto gran objetivo es intentar que España esté cada vez más integrada en el mercado europeo de la energía. En palabras de portavoz del Ministerio de la Energía, el nuevo paquete legislativo que se está estudiando en la UE es una oportunidad para demostrar que Europa funciona y “nuestra intención es contribuir al desarrollo del paquete de invierno”, recalcó.

Admitió que existen discrepancias sobre cuál es el camino óptimo”, como por ejemplo el punto referente a la contabilización de las inversiones. Aun así dijo: “el tema contable no debe ser un freno. Hay que buscar sistemas de financiación”.

Uno de los grandes objetivos de España es la interconexión eléctrica y gasista con Europa, por lo que es prioritario que los países -especialmente Francia-, se impliquen en este compromiso. Todavía estamos muy lejos del 10% de capacidad de interconexión que demanda Bruselas para 2020 -ahora estamos en el 3%-, y mucho peor aún para llegar al 15% previsto para 2030.

Dar solución al impuesto al sol

El secretario de Estado de Energía volvió a recordar finalmente que, para lograr lo que se proponen, es necesario el diálogo y el consenso de todas las partes sociales para poder planificar a largo plazo. En cambio, el Gobierno tiene un problema al que debe dar una pronta solución: el autoconsumo. El Ejecutivo vetó el pasado día 13 una proposición de ley en favor del autoconsumo sin cargos -el llamado impuesto al sol-, que había sido apoyada por todos los grupos políticos excepto el PP y Ciudadanos.

La situación sigue encallada, pues Ciudadanos, pese al refrendo del veto, defiende la supresión de dicho impuesto porque considera que es injusto, y piensa que “hay que ayudar y no poner trabas a las energías limpias”. El partido que lidera Albert Rivera se reunirá el día 22 con el ministro de Energía, Álvaro Nadal, y el secretario de Estado de Energía, Daniel Navía, para abordar el impuesto al sol.

Nadal considera que la propuesta del Ministerio sobre la Ley de transición energética, “puede ser el espacio para hablar de esa supresión del impuesto al sol, “algo que se debe hacer negociando” y “no montando números”.

Artículos relacionados