Armengol, el se­cre­tario ge­ne­ral, y otros di­rec­tivos lo jus­ti­fican por el pago de im­puestos

La alta dirección del BBVA huye del capital antes de la junta

El ve­te­rano Asúa es de los que más se des­prende de ac­ciones en los úl­timos días

Francisco Gonzalez, presidente del BBVA
Francisco Gonzalez, presidente del BBVA

Cuando las barbas del ve­cino... Casi una de­cena de altos di­rec­tivos del BBVA se han vol­cado en ventas ma­sivas de ac­cio­nes, justo en vís­peras de la junta de ac­cio­nistas que el grupo pre­si­dido por Francisco González (FG) ce­lebra este viernes 17 de marzo en Bilbao. El se­cre­tario ge­ne­ral, Domingo Armengol, y al­gunos otros di­rec­tivos jus­ti­fican estas ope­ra­ciones para el pago de los im­pues­tos, para lo que tienen tiempo hasta ju­nio. Entre los ven­de­dores están los más ve­te­ranos y los re­cién lle­ga­dos.

Oleada de ventas de acciones entre la alta dirección del BBVA tan sólo unos días antes de que el banco presidido por Francisco González (FG) reúna a sus accionistas en la tradicional junta que se celebra en Bilbao. La cuestión es si hay desconfianza en las fortalezas del banco o sus títulos, aunque algunos de los directivos justifican sus operaciones de venta por otros motivos.

Desde el secretario general, Domingo Armengol, hasta los directivos Jorge Sáenz-Azcúnaga (Country Monitoring) y Eduardo Arbizu (legal y cumplimiento, en traducción libre del inglés instaurado para los cargos del banco) argumentan que sus ventas obedecen al pago de los impuestos que les supone la remuneración variable en acciones que les ha otorgado el grupo.

El resto de los directivos vendedores no especifica ese motivo y entre ellos están desde los más veteranos en el grupo que preside FG a los más recién llegados, tras el último (o penúltimo, que con el de Chantada no se sabe) cambio del organigrama directivo del banco aún con sede social en Bilbao aunque con la mitad del beneficio en México.

Precisamente, el responsable de Bancomer, Eduardo Osuna, es de los pocos que no vende acciones ante la nueva remuneración variable en títulos. En cambio, un veterano como Juan Asúa, al frente de banca corporativa y de inversión, se desprende de 80.000 acciones, el mismo número que vende Ricardo Enrique Moreno (Engeneering).

Puestos claves

El resto de los altos directivos del BBVA han vendido acciones en menor cuantía que los dos antes citados, aunque entre ellos se encuentran algunos personajes claves en el organigrama (siempre provisional) del grupo presidido por FG.

La máxima responsable del negocio en España, Cristina de Parias, ha procedido a la venta de más de 15.000 acciones a un precio medio de 6,6 euros. El director de Global Risk, Rafael Salinas, aprovechó un mejor momento para vender 12.834 acciones a un precio de 6,87 euros cada una.

Ricardo Forcano, casi recién llegado a la dirección de talento y cultura (otra traducción libre), suelta lastre con la venta de 9.100 acciones, al mismo precio en el que se produjo la venta por parte de la directora de BBVA España.

Mientras tanto, el director financiero del BBVA, Jaime Sáenz de Tejada, ha logrado vender más de 12.300 acciones a un precio cercano a los siete euros por título. Este directivo ya se ha decantado por las ventas de títulos en el pasado más reciente, también bajo la justificación del pago de impuestos en algunas ocasiones.

De igual manera, tanto el propio presidente, Francisco González, como su actual consejero delegado, Carlos Torres, también han actuado de igual manera para hacer frente a sus obligaciones fiscales ante la remuneración variable con nuevas acciones. Por el momento, no se han registrado movimientos en ese sentido por parte de los dos máximos responsables del BBVA. La junta de accionistas está en puertas.

Artículos relacionados