MI PALCO SOBERANO

Mas, Ortega y Rigau peregrinarán por Europa sin mirar a Compostela

Tras la sen­tencia del TSJC, los ca­ta­lanes di­vul­garán su pro­ceso in­de­pen­den­tista

Sin título
Consejo Ejecutivo catalán.

La multa e in­ha­bi­li­ta­ción del ex pre­si­dente Artur Mas y las con­se­jeras Irene Rigau y Joana Ortega, por parte del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJ), no im­pe­dirá que se con­viertan en pre­go­neros de las as­pi­ra­ciones in­de­pen­den­tistas en el con­junto de países de la Unión Europea. Así lo ex­presó Neus Munté, por­tavoz del go­bierno ca­ta­lán, al tér­mino de la reunión se­manal del eje­cu­tivo que pre­side Carles Puigdemont.

“Las urnas no se pueden juzgar ni condenar, porque haciéndolo condenan también a las miles de personas que votaron el 9-N” dijo Munté. “¿Quién mejor que ellos para explicar como de frágil es la democracia en el Estado español” concluyó la portavoz de la Generalitat.

Todo indica que los condenados por el TSJC, por no haber cumplido la decisión del Tribunal Constitucional de no celebrar la consulta popular del 9 de noviembre de 2014 – en la que participaron 2,3 millones de personas – recurrirán la sentencia, una vez sea firme. Es un paso necesario para poder elevarlo hasta el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, cuya sede en Luxemburgo será, probablemente, una de las etapas de los nuevos peregrinos del independentismo.

Es probable que no vayan solos, a la espera de próximas sentencias, como la del portavoz del PDECat en el Congreso, Francesc Homs, o las que puedan llegar contra la presidenta del Parlament de Catalunya, Carme Forcadell, y otros miembros de la Comisión que autorizó el debate sobre las denominadas leyes de desconexión.

Raül Romeva, Conseller d´Exteriors, participó ayer en la creación de un grupo de dedicado al análisis el tema catalán, en la Cámara de los Comunes, en Londres, con representantes de todos los partidos del Reino Unido. Dejó claro que Escocia tiene su propia dinámica y Cataluña la suya. Y, en relación a Escocia – que propone organizar un segundo referéndum de independencia en 2018, o 2019 – Alfonso Dastis, ministro español de Asuntos Exteriores, preciso que si salen de la UE, los escoceses deberán colocarse en los últimos de la fila para futuras, o no, adhesiones.

La estrategia proindependentistas de europeizar el tema no es nueva. Como tampoco lo es el escaso eco que, hasta ahora, han conseguido a pesar de las delegaciones de la Generalitat en varias capitales europeas, incluido Bruselas ante las instituciones comunitarias. ¿Por qué razón? Sencillamente porque ningún gobierno europeo quiere entrar en la polémica.

La mejor prueba está en el informe de la denominada Comisión de Venecia, del Consejo de Europa – que reúne a 40 países del continente, España entre ellos – sea suficientemente ambigua para que cada parte haga la lectura que más le convenga. Desde el gobierno de Madrid queda claro que la Constitución es soberana y homologable a los países democráticos europeos y, desde Barcelona, que la interpretan desde la óptica que un Tribunal Constitucional no puede servir, también, para sancionar el incumplimiento de la misma.

Mientras el río baja cada vez más revuelto – y Mas, Ortega, Rigau y los que se vayan sumando, preparan las maletas hacia un periplo europeo – los partidos políticos, desde el bando independentista (PDECat, ERC y CUP), los federalistas (PSC, En Comú Podem) y los aquí denominados unionistas (PP y Ciudadanos), afinan estrategias para unas más que posibles elecciones autonómicas anticipadas, donde cada uno medirá sus fuerzas en las urnas.

¿Quién será, en tales elecciones el candidato del PDECat? El actual presidente Carles Puigdemont dijo que el “no”, porque se retiraría tras el referéndum que continua pregonando. Menos, aún, Artur Mas, que judicialmente ha quedado inhabilitado. Más claro lo tienen en ERC, dónde vislumbran convertirse en el partido mayoritario y colocar al actual vice president, Oriol Junqueras, al mando de la Generalitat.

Artículos relacionados