Los me­tales in­dus­triales po­drían es­ta­bi­li­zarse en este primer se­mestre antes de vivir nuevos des­censos

Las siderúrgicas apuran su momento dulce frente a una segunda mitad de año incierta

ArcelorMittal y Acerinox me­joran pero el es­tan­ca­miento del dólar y la caída de de­manda en China ac­túan en contra

Oficina de Acerinox
Oficina de Acerinox

Los me­tales in­dus­triales viven en una eterna luna de miel. Las com­pañías más des­ta­cadas en España, ArcelorMittal y Acerinox, ya mos­traron el año pa­sado su ful­gu­rante re­cu­pe­ra­ción como con­se­cuencia de la re­mon­tada de las ma­te­rias pri­mas, con la con­se­cuente me­jora de la de­manda de los países emer­gen­tes: pro­duc­tores y prin­ci­pales con­su­mi­do­res. El primer se­mestre de este año se­guirá esta ten­den­cia. Sin em­bargo, de cara a la se­gunda parte del ejer­cicio el de­venir es menos claro.

La presentación de las cuentas del 2016 de las siderúrgicas españolas sirvió como base para contemplar la salida del agujero en el que se habían metido años anteriores, merced de la crisis de los metales. El acero, el zinc, el aluminio o el cobre atravesaron un calvario desde 2014 como consecuencia del descenso de los precios del petróleo. Un hecho que provocó desbarajustes en oferta y demanda.

Pero todo eso quedó atrás. ArcelorMittal salió de pérdidas y ganó 1.687 millones el año pasado, mientras que Acerinox disparó su beneficio en comparación con el ejercicio anterior un 87%. En esta línea, más allá de quedarse con esta abrupta recuperación del sector los analistas se centran en pronosticar cómo será lo que resta de año para la industria. Si mantendrán esa línea o pueden aparecer vientos en contra que frenen esa tendencia.

Aunque las perspectivas son buenas para las dos empresas, puesto que el consenso de mercado fija un crecimiento de facturación y beneficios de hasta doble dígito, lo cierto es que los expertos en el mercado de las materias primas empiezan a vislumbrar que se podría estar ya tocando techo.

Con todo, ambas compañías, en efecto, engordarían sus números, principalmente por el aumento de la facturación entre enero y junio. Los datos del consenso de mercado proyectan unas ganancias de 2.150 millones para ArcelorMittal este año, con una reducción de la deuda hasta los 9.270 millones de euros; mientras que se prevé que Acerinox obtenga un beneficio de 185 millones de euros desde los 80 millones que ganó este año. Por el contrario, esas cifras se podrían ver más ajustados a medida que nos acerquemos hacia el 2018.

El dólar, cerca de la cúspide

Los principales factores que aventuran una segunda mitad de año incierta vendrían dados por catalizadores que generan confusión como China o la divisa norteamericana. Con respecto a esto último, la moneda estadounidense siempre influye en la comercialización –tanto importación como exportación– de materias primas, por lo que resulta vital qué dinámica va a tener próximamente.

En este sentido, fuentes del mercado consideran que aunque el dólar seguirá mostrando fortaleza, “principalmente derivada por la política de subida de tipos de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos”, su apreciación con respecto al resto de divisas, también de países emergentes, “es ya muy limitada” puesto que se habría descontado “la parte más fuerte del movimiento”.

El dólar ya se ha revalorizado, incluso, más de un 20% frente a la mayoría de las divisas. Solo basta con ver el movimiento alcista del “Dollar Index”, que muestra el comportamiento del dólar contra una cesta amplia de divisas de otras regiones, que se encuentra cerca de sus máximos históricos. Para muchos analistas, cerca de hacer un doble techo.

Si supuestamente el país norteamericano no quiere seguir mermar sus exportaciones, los precios de los metales industriales se verían estancados y, con ellos, según expertos especializados en materias primas consultados por Capital Madrid, “en la segunda parte del presente ejercicio podríamos ver un enfriamiento del sector”. Aunque por otra parte, tal y como valora uno de estos expertos, sería “lógico” por la gran tendencia que “ha plasmado en los últimos tiempos”.

China, en el ojo de las dudas

Así pues, otro foco de atención para las siderúrgicas, entre las que se encuentran las españolas, y que pueden generar dudas en el segundo semestre, es los pasos que va a seguir China.

Principalmente de cara al 19° Congreso Nacional del Partido Comunista. Un evento que está agendado para agosto de este año y en su celebración el gobierno buscará impartir estabilidad política.

Según fuentes del mercado, esto “podría dejar en pausa su agenda reformas y una oferta excesiva de varios metales en dicho país”. Con eso, se desequilibraría la demanda del país asiático, el principal comprador en esta industria, por lo que se generarían correcciones en los precios de los metales industriales.

Al menos, los expertos consideran que esto sería algo coyuntural. De fondo, como muestran las previsiones sobre ArcelorMittal y Acerinox, en el caso español, las estimaciones son positivas. Se espera un crecimiento sólido. No obstante, su momentum estaría cerca de llegar a su fin y en la segunda parte del ejercicio el escenario podría sufrir algunas modificaciones. Su devenir es más incierto.

Artículos relacionados