UN BANCO EN EL RETIRO

¿Está el Euro sobrevalorado?

Euro
Euro

¿El Euro -e im­plí­ci­ta­mente el Deutsche Mark- está se­ve­ra­mente de­va­luado como afirma Peter Navarro, pre­si­dente del Consejo Nacional de Comercio de Donald Trump? ¿Es, por otro lado, co­rrecta la afir­ma­ción de Mario Draghi contra esa ex­plí­cita acu­sa­ción o la ve­lada del mi­nistro ale­mán, Wolfgang Schäuble, sobre su di­la­pi­da­dora po­lí­tica mo­ne­ta­ria: “nosotros no somos ma­ni­pu­la­dores de di­vi­sa­s”?...

Empecemos por la velada acusación de Schäuble. Acusación que denuncia la política expansiva monetaria desarrollada por el BCE por sus compras masivas de deuda pública que han generado una bajada de los tipos de interés hasta situarlos en niveles negativos. Un activo, el Euro, poco atractivo para el ahorrador alemán o para el ahorrador internacional; una invitación a su depreciación.

Una moneda, el Euro o más concretamente el Euro-Deutsche-Mark, menos atractiva que el signo monetario de una economía, la alemana, con un superávit estructural de su balanza de pagos, un superávit que representa el 9% del PIB nacional y que en términos absolutos es el mayor del mundo, superior incluso al de China.

Esa política monetaria expansiva de la que se acusa al BCE ha sido el protagonista fundamental de la recuperación de la economía de los países de la eurozona; un área monetaria que ha carecido de una política fiscal expansiva a diferencia de lo ocurrido en los EEUU.

Precisamente el truco está en la austeridad fiscal exigida por Alemania. En efecto y predicando con el ejemplo, Alemania se ha auto impuesto un equilibrio o incluso un superávit presupuestario que se ha sumado a una severa política salarial. Dos componentes que han frenado la demanda interna y acentuado la competitividad exterior.

W.Münchau plantea el debate sobre el porqué de la acusación de Peter Navarro: “an implicit Deutsche-Mark-Euro grossly undervalued”. Es cierto como dice Draghi que ni el BCE ni Alemania han intervenido en los mercados de divisas para manipular los tipos de cambios nominales.

Los tipos de cambios nominales no han sufrido ninguna intervención pero lo sucedido con el tipo de cambio real es cosa muy distinta. El tipo de cambio real obedece a otras variables económicas.

Münchau ilustra su argumentación con el ejemplo del Airbus 380 y el Boeing 747. Alemania ha eliminado el ajuste real de los salarios y ha practicado una fuerte austeridad fiscal. No se han manipulado los tipos de cambios en los mercados de divisas pero esas variables económicas, salarios y fiscalidad, han hecho posible que el coste de fabricación de Airbus 380 sea relativamente más bajo que el del 747.

El FMI y en especial la Comisión Europea vienen advirtiendo a Alemania sobre su excedente de su balanza de pagos no sólo con el resto del mundo si no con la propia UE, cuyo tipo de cambio nominal, el Euro, es invariable. Lo variable es el tipo de cambio real. Alemania tiene que gastar más, más inversiones y subir sus salarios. Alemania tiene que invertir más y modernizar unas infraestructuras obsoletas.

Münchau concluye: “Exigir más inversiones a Alemania sería ahora tan realístico, sobre todo en el actual marco político de Europa, como pedir al Ratoncito Pérez que tomase las monedas sobrantes de los alemanes y las distribuyese entre quienes las necesita en la eurozona o en el ancho mundo”.

Atención si la Comisión de Bruselas y sus recomendaciones pueden ser desatendidas no va a ser lo mismo las que procedan del poder político y económico de los EEUU. La Democracia Cristiana alemana está sujeta a unas amenazas ciertas por parte de una nueva Administración norteamericana. Una amenaza que afecta también a los países de la eurozona sin haberlo comido ni bebido.

Artículos relacionados