DESDE EL PARQUET

Razones para diversificar en oro

La lle­gada de Donald Trump a la Casa Blanca y las pri­meras me­didas adop­tadas al frente del país más po­de­roso del mundo ponen en alerta a los ges­tores in­ter­na­cio­na­les. Algunos pa­recen que están pero no se les es­pera.

De momento, no ha tomado ninguna decisión que afecte de forma relevante a la economía, pero en las próximas semanas se esperan anuncios de calado en temas de impuestos, inversiones y proteccionismo, que pondrán a prueba a los mercados.

Entre los operadores preocupa las medidas arancelarias ante el temor a que se desate una guerra comercial de ámbito mundial que pueda poner en peligro la recuperación económica.

Este es suficiente motivo para apostar por alternativas de inversión como el oro con el fin de diversificar y proteger el patrimonio, lo que permite anticipar subidas en el precio de este metal en los próximos meses.

Sin embargo, son las razones estadísticas las que llevan a los expertos a augurar un año positivo en el mercado aurífero.

Desde la decisión de Nixon de sacar al dólar del patrón oro en 1971, se han producido siete transiciones presidenciales. Es decir, EEUU ha cambiado de presidente en los años 1974, 1977, 1981, 1989, 1993, 2001 y 2009.

Los expertos han observado que en todos los primeros años de esas nuevas presidencias, el precio del oro experimentó una subida media del 14,8% frente a una subida media global en todo ese período del 8,4%. En cambio, el S&P, el índice que engloba a las 500 empresas más importantes de EEUU, registró caídas del 0,9% de media en los años de transición frente a una subida media global del 9%.

La hipótesis que manejan los expertos para esta situación es el incremento de las incertidumbres respecto al posible cumplimiento del programa y de los logros por parte de las nuevas administraciones entrantes. A ello se suma los riesgos económicos ante un potencial cambio de las reglas del juego con la entrada de cualquier nueva administración, lo que tiende a activar el interés en el oro como tradicional activo refugio.

Sea como fuere, lo cierto es que los datos no engañan y el desempeño del oro ha mejorado sustancialmente con cada cambio de administración una vez desvinculado de su respaldo al dólar. Y este año puede incluso superarse el promedio si Trump acaba provocando una guerra comercial con su despoporcionado afán proteccionista.

Artículos relacionados