ANÁLISIS

El PP desconfía del informe que prepara Linde sobre la crisis financiera

Amplían la in­ves­ti­ga­ción de la crisis hasta el 2000 pero lo con­si­deran in­su­fi­ciente

Luis Linde, ex gobernador del Banco de España.
Luis Linde, Banco de España.

La co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción sobre la crisis ban­caria que debe cons­ti­tuirse antes de dos se­manas en el Congreso de los Diputados pro­mete. Finalmente, Luis de Guindos ha im­puesto su cri­terio y el Grupo Popular ha ce­dido para in­ves­tigar lo que ha ocu­rrido en el sector desde el año 2000. Este es­tudio va a tener un am­plí­simo re­co­rrido. Dado el cariz que han to­mado los tri­bu­na­les, según fuentes po­pu­la­res, no es des­car­table nada.

Los populares más críticos con la explicación de las causas de la crisis se han puesto al frente de la manifestación. Consideran que el informe que promete por su parte el Banco de España suena a broma. ¿Cómo van a hacer en dos meses lo que en el Congreso quieren hacer inicialmente en seis, con la posibilidad de ampliar el plazo otros seis meses más tiempo durante el que deberá comparecer todo el que tenga algo que decir?

Como anticipaba capitalmadrid.com el pasado lunes, el Grupo Parlamentario no había presentado propuesta de comisión de investigación en el Congreso, pese a que tenían un texto preparado. Completamos ahora lo que recogíamos el pasado lunes texto en el que expresaban cómo pretenden esclarecer lo sucedido en las crisis de cada una de las entidades que recibieron fondos públicos.

Sobre todo quieren que se conozcan las decisiones que adoptaron los Gobiernos Zapatero, el FROB y el Banco de España en la relación con la inyección de fondos públicos o avalados por el Estado en dichas entidades.

Por ello durante el tiempo que dure la comisión propondrán que se investigue el papel de las entidades que han asesorado a Banco de España y Gobierno, apuntando claramente al papel de ’Intermoney’ y ‘AFI’.

Quieren saber por qué el Banco de España y la CNMV autorizaron los diferentes proyectos de fusión contando en el Congreso con todos los documentos que han manejado los distintos equipos de inspectores. Añaden que todos son todos.

Recuerdan además desde el Partido Popular fechas claves que quieren que estén presentes en la investigación. Situándose ya en el 2006 recuerdan que los Inspectores del Banco de España remitieron al entonces Vicepresidente segundo del Gobierno una carta en la que se analizaba la situación del sistema financiero y se ponía de manifiesto una serie de riesgos que acechaban a la economía como consecuencia de una burbuja de crédito que se estaba materializando en el sector inmobiliario principalmente.

Añaden que en el 2009 el Banco de España tuvo que intervenir la primera entidad de crédito, Caja Castilla-La Mancha, consecuencia de la situación de insolvencia en que la entidad había incurrido. Fue el pistoletazo de salida para los populares para que hubiera que aplicar una serie de medidas, que ellos califican más bien de despropósitos.

Entre los ejemplos que ponen están las fuertes inyecciones de dinero público en entidades no viables que provocaría una fuerte contracción del crédito que afectó muy negativamente a la economía española.

Responden así a las acusaciones tanto de Ordóñez como desde el nuevo equipo económico del PSOE de que fue justamente la declaración de Luis de Guindos en el 2012 de que el sistema necesitaba 50.000 millones la que alertó de la gravedad de la crisis a todo el mundo.

El PP retrotrae la gravedad de la crisis a los años de Zapatero y a la estrategia de su Gobierno de huir hacia delante convencidos de que los errores se tapaban con otras acciones equivocadas cada vez más graves.

El anuncio del informe que prepara el Banco de España no les ofrece garantías. Les consideran parte del problema, aunque admiten que tendrán que estudiar con mucho interés las conclusiones a las que llegue el equipo que lidere el nuevo consejero Fernando Eguidazu, hasta fecha reciente secretario de Estado para la Unión Europea.

Pero añaden que estos no son los tiempos como en los que el hoy Gobernador del Banco de España tuvo que realizar un informe sobre las actividades de un compañero de la Embajada en Moscú en que todo quedó en nada.

Lo que tienen claro es que tras la crisis hay muchas equivocaciones que no quieren ser los únicos en asumir.

Artículos relacionados