DESDE EL PARQUET

El dividendo como incentivo de compra

La es­tra­tegia de in­ver­sión por di­vi­dendo tiene casi tantos de­trac­tores como va­le­do­res. Unos ar­gu­men­tan, no sin ra­zón, que el di­vi­dendo se des­cuenta de su valor de co­ti­za­ción y, por tanto, no aporta nada.

Los que apuestan por esta forma de actuar en cambio afirman que es una forma de asegurarse la rentabilidad manteniendo el número de acciones pues los valores tienden a recuperar casi de inmediato su cotización, por un efecto psicológico, días después del pago.

Es una estrategia conservadora para batir a la inflación en escenarios de estancamiento como los vividos por la Bolsa española en los últimos meses, pero para afrontar también con tranquilidad períodos de excesiva volatilidad.

Más allá de las razones de cada cual, lo cierto es que la rentabilidad por dividendo de la Bolsa española ronda el 5%, las más alta entre los principales mercados europeos, según cifras de Morgan Stanley Capital International (MSCI) tomadas a finales de noviembre.

Esta rentabilidad se sitúa muy por encima del promedio del 4,02% de los últimos 28 años. Una cifra espectacular teniendo en cuenta que el interés abonado por las obligaciones a diez años españolas se encuentra en la actualidad por debajo del 2%, prácticamente tres puntos inferior a la rentabilidad por dividendo.

Solo Italia compite de lejos con el mercado español en términos de retribución al accionista con una rentabilidad del 4,4%

Por compañías, según los últimos datos recogidos de Infobolsa, destaca Saeta Yield, la filial de renovables de ACS, con una rentabilidad del 8,79%, seguida por Telefónica con un 7,88%. En tercer lugar se sitúa Adveo Group, distribuidor de materiales de oficina, con un 7,09% de rentabilidad.

Por sectores, los mayores pagos de dividendos corresponden a los bancos –liderados por el Banco Sabadell con un rendimiento ligeramente superior al 6%– las eléctricas –donde brilla Endesa con un 6,7%– y las empresas de telecomunicaciones. Algo por debajo se sitúa un sector tan relevante para la economía española como el constructor, la más destacada de este grupo es Ferrovial con una rentabilidad por dividendo del 4,2%, por debajo del promedio del mercado.

Para incluir alguna de estas compañías en cartera, sin embargo, los expertos aconsejan tener más cosas en cuenta que solo un buen dividendo. Un equipo gestor eficiente y una buena calidad de activos son aspectos fundamentales a la hora de seleccionar activos con el fin de garantizarse un pago por dividendo sostenible en el futuro.

Artículos relacionados