UN BANCO EN EL RETIRO

La mejora del comercio exterior va más allá de las buenas noticias

La eco­nomía es­pañola compra mer­can­cías más ba­ratas que las que vende

Comercio exterior: el desafío del país.
Comercio exterior.

Las buenas no­ti­cias sobre el co­mercio ex­te­rior su­peran lo que las ci­fras in­di­can. El Indicador Sintético de la Actividad Exportadora (ISAE) de la Encuesta de la Coyuntura de la Exportación, an­ti­ci­paba en el cuarto tri­mestre de 2016 unos buenos re­sul­tados para el fin de año en las ci­fras de ventas al ex­te­rior. Ese úl­timo ISAE re­gistró un avance de más de cuatro puntos de la car­tera de pe­didos sobre el tercer tri­mes­tre.

La encuesta destacaba como factores más influyentes de esa positiva evolución, a la demanda externa junto a la intensificación de los recursos humanos dedicados a la actividad exportadora. Los mayores incrementos de ventas correspondieron a empresas con volúmenes de facturación anuales superiores a los 15 millones de euros.

En la serie histórica que se inició en 2000, el valor de las exportaciones fue de 185.000 millones de euros; en 2016, el valor de las exportaciones avanza hasta 254.500 millones de euros. Por el lado de las importaciones, los 285.000 millones de 2007 todavía no se han alcanzado. En 2016, su valor fue de 273.000 millones de euros. Sin duda, el descenso de los precios del petróleo y los efectos contractivos del estallido de la burbuja inmobiliaria-financiera han sido determinantes.

Entre 2015 y 2016, el valor de las exportaciones ha aumentado un 1,7%, mientras que las importaciones bajaban un 0,4%. En volumen, sin embargo, el incremento de las exportaciones fue del 3,5% a causa de que los precios unitarios bajaron un 1,7% en términos interanuales. El volumen de las importaciones creció un 2,8% debido a que sus precios cayeron en un 3,1%. España compra mercancías más baratas que las que vende. Mejora la relación de intercambio, es decir, se entregan menos tomates por cada barril de petróleo importado.

En 2016, el déficit comercial total mejoró un 22,4% respecto a 2015. Ahora bien, el no energético tuvo déficit frente a superávit de 2015. El déficit energético disminuyó significativamente hasta un 38%. Un poderoso viento de popa.

En comparación con otras áreas geográficas, el crecimiento interanual de nuestras ventas al exterior, 1,7%, superó al de la media de la eurozona, 07%, así como al de Alemania, 1,2%; e Italia 1,1%. Francia y el Reino Unido tuvieron una evolución negativa.

Buenas noticias las del Comercio Exterior en 2016 con la reserva de que el volumen de importaciones supera a las exportaciones a la vez que el déficit no energético aumentó. Reservas que se repiten en las cifras de diciembre de 2016. El saldo comercial con respecto al mismo mes del año anterior se elevó en un 36,4%.

Por otro lado, la cartera de pedidos, según la encuesta de la coyuntura de la exportación, es prácticamente plana para los próximos tres y doce meses.

Por sectores económicos, la composición de nuestras exportaciones sitúa en primer lugar a los Bienes de Equipo, 20,3% del total, seguido del sector del Automóvil, 17,7% y los alimentos, 17%. El principal capítulo de las importaciones corresponde a los Bienes de Equipo, un 22% del total, muestra de la creciente capitalización de la economía española.

España vendió en 2016 maquinaria, material de transporte y equipos eléctricos por un valor anual de 51,6 mil millones de euros y compró bienes de equipo en el exterior por un valor de 60,2 mil millones de euros.

En el sector del automóvil las ventas en 2016 fueron de 45 mil millones de euros, superiores a los 37,3 mil millones de compras. El saldo favorable corresponde a vehículos terminados, pero en el epígrafe de componentes el saldo es negativo. ¿Motores y equipos electrónicos? Nuestra industria de componentes tiene todavía un empinado camino a recorrer.

Distribución geográfica: saldo positivo con la UE y negativo con el resto del mundo. El superávit con la UE ascendió a 12,8 mil millones de euros mientras que el déficit con los países no comunitarios fue de 31,5 mil millones de euros.

El principal protagonista del déficit comercial sigue siendo China donde sus ventas superan en 19 mil millones a nuestras exportaciones, que, sorprendentemente avanzaron a una tasa del 13,4% en 2016; el valor de las compras a China estuvo prácticamente estancado.

En 2016, la balanza comercial de España sigue mejorando; se reduce el déficit y la tasa de cobertura entre exportaciones e importaciones es del 93% frente al 65% de 2007. El sector exterior de bienes mantiene su dinamismo exportador lo que garantiza la solvencia de España frente al resto del mundo.

Artículos relacionados