Se es­pera un in­cre­mento de sus in­gresos para este año del 13,9%

Abertis se frota las manos justo cuando Villar-Mir se fuga

Apuntala su in­ver­sión en Francia para ga­ran­ti­zarse un fu­turo ren­table a largo plazo

Salvador Alemany
Salvador Alemany. Pte. de Abertis.

Abertis, el grupo que ges­tiona más del 60% de las au­to­pistas de pago en España, en­cara el co­mienzo del 2017 con un no es­con­dido op­ti­mismo. Y lo hace por­que, según los úl­timos da­tos, el pa­sado ejer­cicio lo puede ce­rrar con un im­por­tante em­pujón a su prin­cipal fuente de in­gre­sos. Según los datos pro­por­cio­nados por la pa­tronal de las con­ce­sio­na­rias, Seopan, la pre­sencia de vehículos li­geros au­mentó en las vías de peaje es­pañolas un 5,8%. Todo a favor de la con­ce­sio­naria con sede en Barcelona.

Este porcentaje linda con la línea de negocio más importante de la firma catalana, que es la gestión de autopistas de pago, en España, Francia, Puerto Rico, Chile, Brasil, Argentina e Italia. Por eso, un buen comportamiento de los números en las operaciones nacionales supondría un buen punto de partida para el inicio del año. Más aún cuando en sus cuentas se siguen reflejando trimestre tras trimestre descensos en sus resultados netos como consecuencia del enorme impacto de los extraordinarios generados por la colocación del 60% en 2015 en la OPV de Cellnex.

Pero los datos al término del 2016 son los que son y Abertis puede cerrar su balance con un tono positivo dentro del ámbito español. Algo que meses atrás “no se esperaba especialmente”, informan fuentes del mercado. También porque las últimas cifras desvelan que el aumento del tráfico sigue mostrando mejoras desde el suelo que marcó en 2014.

Eso sí, resalta que las cotas actuales están todavía lejos de los más de 24.000 vehículos de intensidad media diaria que mostraban las autopistas en el 2007, antes de que se produjera el estallido de la crisis financiera.

Trasladando estos indicativos a sus cuentas, destaca que aunque España cada vez pierde más peso en el conjunto de sus ingresos totales, sí que puede aportar un importante valor añadido. Tal y como apuntan los datos recopilados del consenso de mercado, se espera que la compañía que preside Salvador Alemany facture 4.986 millones de euros, lo cual supondría un incremento del 13,9% con respecto al año anterior.

Ahí no quedaría todo puesto que mediante la gestión de autopistas –que abarcan el más del 93% del total de los ingresos de su negocio– a lo largo de todas las regiones en las que opera, obtendría, según estas mismas previsiones, 4.682 millones de euros, frente a los 4.159 millones de euros que registró en 2015.

Cambios en el consejo

El grupo desde luego está viviendo una gran transformación y puede encontrarse ante un momento propicio para dar un salto cualitativo y cuantitativo. Los últimos cambios en el consejo de administración así lo señalan. Y es que Juan Miguel Villar-Mir abandonó el puesto que ocupaba como consejero desde diciembre de 2012, una vez que OHL se desprendiera de la participación del 2,5% que poseía en el capital de la empresa.

A estos movimientos también se le unió la dimisión de Miguel Ángel Gutiérrez Méndez, miembro del consejo que era independiente, y que dijo adiós al mayor órgano de dirección de la compañía después de su designación hace más de doce años.

De esta forma, sendas renuncias se añaden a las modificaciones que viene registrando el consejo de administración de la compañía en los últimos tiempos con el fin de ajustarlo a la nueva estructura accionarial, puesto que además de OHL, CVC también salió del capital de Abertis. Así, la intención es la de que los vocales más independientes tengan más peso.

Apuesta clara por Francia Con estos mimbres Abertis tiene un objetivo en mente que es consolidarse en mercados que le puedan proporcionar un buen volumen de ventas en los años venideros. De ahí la creciente apuesta por Francia, donde el grupo aumentó su participación en la francesa Holding d'Infrastructures de Transports (HIT), controlada por su filial Sanef, del 52,55% al 63,07%. El montante de esta operación ascendería hasta los 491 millones de euros, mientras que se haría efectiva durante este primer semestre.

Estos nuevos vientos para la empresa se pueden desprender de las propias declaraciones de Salvador Alemany, presidente de la compañía, que apuntó que esa apuesta por Francia "refuerza su posición en su principal activo operativo, que ofrece importantes plataformas de crecimiento a través de futuras asociaciones con el gobierno, tal y como muestran los acuerdos alcanzados anteriormente para realizar inversiones a cambio de extensiones o del aumento de tarifas".

Más allá, la consolidación en el mercado francés supone el aumento de la vida media de la cartera de Abertis. Además, le proporciona una mayor entrada de dividendos procedentes del país vecino, algo que podría compensar los vencimientos de las concesiones de autopistas españolas próximamente. Sir ir más lejos, la AP-7 en el tramo de Valencia, cuyo vencimiento es en 2019, y el tramo de Cataluña dentro de cuatro años. Por eso, la intención de la empresa es ir disminuyendo el peso de la gestión de la red de vías de España en los próximos años.

Artículos relacionados