Se espera un incremento de sus ingresos para este año del 13,9%

Abertis se frota las manos justo cuando Villar-Mir se fuga

Apuntala su inversión en Francia para garantizarse un futuro rentable a largo plazo

Salvador Alemany
Salvador Alemany. Pte. de Abertis.

Abertis, el grupo que gestiona más del 60% de las autopistas de pago en España, encara el comienzo del 2017 con un no escondido optimismo. Y lo hace porque, según los últimos datos, el pasado ejercicio lo puede cerrar con un importante empujón a su principal fuente de ingresos. Según los datos proporcionados por la patronal de las concesionarias, Seopan, la presencia de vehículos ligeros aumentó en las vías de peaje españolas un 5,8%. Todo a favor de la concesionaria con sede en Barcelona.

Este por­cen­taje linda con la línea de ne­gocio más im­por­tante de la firma ca­ta­lana, que es la ges­tión de au­to­pistas de pago, en España, Francia, Puerto Rico, Chile, Brasil, Argentina e Italia. Por eso, un buen com­por­ta­miento de los nú­meros en las ope­ra­ciones na­cio­nales su­pon­dría un buen punto de par­tida para el inicio del año. Más aún cuando en sus cuentas se si­guen re­fle­jando tri­mestre tras tri­mestre des­censos en sus re­sul­tados netos como con­se­cuencia del enorme im­pacto de los ex­tra­or­di­na­rios ge­ne­rados por la co­lo­ca­ción del 60% en 2015 en la OPV de Cellnex.

Pero los datos al tér­mino del 2016 son los que son y Abertis puede ce­rrar su ba­lance con un tono po­si­tivo dentro del ám­bito es­pañol. Algo que meses atrás “no se es­pe­raba es­pe­cial­men­te”, in­forman fuentes del mer­cado. También porque las úl­timas ci­fras des­velan que el au­mento del trá­fico sigue mos­trando me­joras desde el suelo que marcó en 2014.

Eso sí, re­salta que las cotas ac­tuales están to­davía lejos de los más de 24.000 vehículos de in­ten­sidad media diaria que mos­traban las au­to­pistas en el 2007, antes de que se pro­du­jera el es­ta­llido de la crisis fi­nan­ciera.

Trasladando estos in­di­ca­tivos a sus cuen­tas, des­taca que aunque España cada vez pierde más peso en el con­junto de sus in­gresos to­ta­les, sí que puede aportar un im­por­tante valor aña­dido. Tal y como apuntan los datos re­co­pi­lados del con­senso de mer­cado, se es­pera que la com­pañía que pre­side Salvador Alemany fac­ture 4.986 mi­llones de eu­ros, lo cual su­pon­dría un in­cre­mento del 13,9% con res­pecto al año an­te­rior.

Ahí no que­daría todo puesto que me­diante la ges­tión de au­to­pistas –que abarcan el más del 93% del total de los in­gresos de su ne­go­cio– a lo largo de todas las re­giones en las que opera, ob­ten­dría, según estas mismas pre­vi­sio­nes, 4.682 mi­llones de eu­ros, frente a los 4.159 mi­llones de euros que re­gistró en 2015.

Cambios en el con­se­jo

El grupo desde luego está vi­viendo una gran trans­for­ma­ción y puede en­con­trarse ante un mo­mento pro­picio para dar un salto cua­li­ta­tivo y cuan­ti­ta­tivo. Los úl­timos cam­bios en el con­sejo de ad­mi­nis­tra­ción así lo seña­lan. Y es que Juan Miguel Villar-Mir aban­donó el puesto que ocu­paba como con­se­jero desde di­ciembre de 2012, una vez que OHL se des­pren­diera de la par­ti­ci­pa­ción del 2,5% que po­seía en el ca­pital de la em­presa.

A estos mo­vi­mientos tam­bién se le unió la di­mi­sión de Miguel Ángel Gutiérrez Méndez, miembro del con­sejo que era in­de­pen­diente, y que dijo adiós al mayor ór­gano de di­rec­ción de la com­pañía des­pués de su de­sig­na­ción hace más de doce años.

De esta forma, sendas re­nun­cias se añaden a las mo­di­fi­ca­ciones que viene re­gis­trando el con­sejo de ad­mi­nis­tra­ción de la com­pañía en los úl­timos tiempos con el fin de ajus­tarlo a la nueva es­truc­tura ac­cio­na­rial, puesto que además de OHL, CVC tam­bién salió del ca­pital de Abertis. Así, la in­ten­ción es la de que los vo­cales más in­de­pen­dientes tengan más peso.

Apuesta clara por Francia Con estos mim­bres Abertis tiene un ob­je­tivo en mente que es con­so­li­darse en mer­cados que le puedan pro­por­cionar un buen vo­lumen de ventas en los años ve­ni­de­ros. De ahí la cre­ciente apuesta por Francia, donde el grupo au­mentó su par­ti­ci­pa­ción en la fran­cesa Holding d'In­fras­truc­tures de Transports (HIT), con­tro­lada por su fi­lial Sanef, del 52,55% al 63,07%. El mon­tante de esta ope­ra­ción as­cen­dería hasta los 491 mi­llones de eu­ros, mien­tras que se haría efec­tiva du­rante este primer se­mes­tre.

Estos nuevos vientos para la em­presa se pueden des­prender de las pro­pias de­cla­ra­ciones de Salvador Alemany, pre­si­dente de la com­pañía, que apuntó que esa apuesta por Francia "refuerza su po­si­ción en su prin­cipal ac­tivo ope­ra­tivo, que ofrece im­por­tantes pla­ta­formas de cre­ci­miento a través de fu­turas aso­cia­ciones con el go­bierno, tal y como mues­tran los acuerdos al­can­zados an­te­rior­mente para rea­lizar in­ver­siones a cambio de ex­ten­siones o del au­mento de ta­ri­fas".

Más allá, la con­so­li­da­ción en el mer­cado francés su­pone el au­mento de la vida media de la car­tera de Abertis. Además, le pro­por­ciona una mayor en­trada de di­vi­dendos pro­ce­dentes del país ve­cino, algo que po­dría com­pensar los ven­ci­mientos de las con­ce­siones de au­to­pistas es­pañolas pró­xi­ma­mente. Sir ir más le­jos, la AP-7 en el tramo de Valencia, cuyo ven­ci­miento es en 2019, y el tramo de Cataluña dentro de cuatro años. Por eso, la in­ten­ción de la em­presa es ir dis­mi­nu­yendo el peso de la ges­tión de la red de vías de España en los pró­ximos años.

Artículos relacionados