UN BANCO EN EL RETIRO

Fondos de Inversión: cómo perderse en la incertidumbre de las comisiones excesivas

Gestores de fondos activos y pasivos están enfrentados en una incómoda contienda

euros
Cada vez menos.

La Autoridad Europea de Valores y Mercados denunció el pasado año que cerca del 20% de los fondos de inversión que operaban en la UE estaban cargando a sus clientes unas comisiones excesivas. La Autoridad Europea no quiso identificar a los presuntos abusadores, pero Better Finance, un influyente investigador de la transparencia, sí los ha identificado.

F

Una lista de 80 fondos de in­ver­sión, en la que des­tacan por su ta­maño Schroeder, Fidelity International, JP Morgan, Henderson y Amundi, que son los cinco prin­ci­pales fondos de in­ver­sión a nivel mun­dial y que ma­nejan miles de mi­llones de eu­ros.

Los ex­pertos fi­nan­cieros vienen des­ta­cando que los clientes están pa­gando un so­bre­precio por las co­mi­siones que les cargan los ges­tores o in­ver­sores ac­tivos de sus car­teras cuando hu­biesen con­se­guido un ren­di­miento equi­va­lente a un coste más bajo o un ren­di­miento equi­va­lente pa­gando una co­mi­sión más baja si hu­biesen con­fiado sus aho­rros a un gestor pa­sivo, es de­cir, aquel que sen­ci­lla­mente sigue los ín­dices bur­sá­ti­les.

Gestores de fondos ac­tivos y pa­sivos están en­fren­tados en una in­có­moda con­tienda. Un gestor ac­tivo es aquel que busca una ren­ta­bi­lidad por en­cima de la media del mer­cado. El pa­sado año, el Índice S&P 500 tuvo una ren­ta­bi­lidad del 11,2%, in­cluidos los di­vi­den­dos. Sin em­bargo sólo cinco fondos ac­tivos que ha­bían apos­tado por grandes com­pañías de los EEUU ba­tieron el ré­cord del 12%.

La com­pañía de ser­vi­cios fi­nan­cieros Greenwich señala una cre­ciente ten­dencia por parte de los aho­rra­dores en favor de los fondos de in­ver­sión pa­si­vos; ten­dencia con­fir­mada por la agencia Moody cuyo pro­nós­tico es ca­te­gó­rico: en 2024 los ges­tores pa­sivos de va­lores ha­brán su­pe­rado las ci­fras de ne­go­cios de los ges­tores ac­ti­vos. Estaríamos asis­tiendo a una “parada dar­wi­nis­ta”, con­se­cuencia del alto nú­mero de ges­tores de alto riesgo así como sus me­dio­cres aná­lisis y sus ele­vadas co­mi­sio­nes.

Los fondos ac­tivos se de­fien­den: hay nuevas opor­tu­ni­dades más allá de los ac­tivos lí­qui­dos, en sec­tores como in­fra­es­truc­tu­ras, in­mo­bi­liario re­si­den­cial y prés­tamos di­rec­tos. Sectores que ofrecen una ven­tana de opor­tu­ni­dades a aque­llos in­tér­pretes ca­paces de ofrecer un ren­di­miento su­pe­rior al de una car­tera equi­li­brada 60/40 de ac­ciones y obli­ga­cio­nes. Las es­tra­te­gias pa­si­vas, sub­ra­yan, aca­baran siendo per­de­doras porque tanto las bolsas de va­lores como los mer­cados de bonos no acaban de en­con­trar una senda de cre­ci­miento.

Efectivamente, el di­nero está orien­tán­dose hacia bienes raíces o per­ma­nece in­móvil en la me­dida en que la in­fla­ción no re­corta su valor ac­tual y los riesgos em­pre­sa­ria­les, junto al Brexit y el Neoproteccionismo de la Administración Trump no acaban de de­fi­nirse.

Los ejem­plos abun­dan. El re­ciente y serio con­tra­tiempo de la ja­po­nesa Toshiba des­pués de su aven­tura nu­clear en EEUU a través de su par­ti­ci­pa­ción en Westinghouse le ha lle­vado a re­co­nocer pér­didas por valor de 6.3 mil mi­llones de dó­la­res. Un desastre de tal en­ver­ga­dura que po­dría obli­garle a vender su só­lido y ren­table ne­gocio de mi­cro­chips.

Como con­se­cuencia de los ex­ten­didos fra­casos ban­ca­rios en la UE, las em­presas no fi­nan­cieras ne­ce­si­ta­rían dis­poner de unos mer­cados de ca­pi­tales más ex­ten­sos. Ahora bien, la sede y el kno­w-how, Londres, no está dis­po­nible en la me­dida en que un mer­cado de ca­pi­tales uni­fi­cado pre­cisa de un re­gu­lador único y con una au­to­ridad in­dis­cu­tible a la hora de dictar sus normas y exigir su cum­pli­miento. La Autoridad Europea sería ese su­per­visor pero las exi­gen­cias de Brexit no ga­ran­tizan su acep­ta­ción ni por parte de la UE ni del RU.

Neoproteccionismo en los EEUU para de­bi­litar las ex­pec­ta­ti­vas. En efecto, los re­pu­bli­canos del Congreso están pro­pi­ciando una ra­dical re­vi­sión del sis­tema fis­cal. Por un lado se es­ta­ble­cería un ajuste aran­ce­lario para las im­por­ta­cio­nes, y, por otro, los in­gresos ob­te­nidos por las ex­por­ta­ciones se be­ne­fi­cia­rían de una exen­ción fis­cal. Dumping de doble di­rec­ción. Medidas de re­tor­sión desde la UE, China o Japón; un con­ten­cioso de enormes di­men­siones para la Organización Mundial del Comercio.

Grandes in­te­rro­gantes para los fondos de in­ver­sión ac­tivos pero tam­bién para los pro­vee­dores de di­nero. Es de­cir, ase­gu­ra­do­ras, fondos so­be­ranos o mu­tua­les. En de­fi­ni­tiva, in­cer­ti­dumbre por parte de los ges­tores y por parte de los aho­rra­dores a la hora de de­po­sitar sus “ahorros”.

Artículos relacionados