El recorte del presupuesto pone contra las cuerdas al ministro De la Serna

Fomento se convierte en la 'cámara de los horrores' de los empresarios

Puertos, Corredor del Mediterráneo, radiales en quiebra, líneas de AVE sin cerrar y camioneros con autopistas gratis

Fomento quiere potenciar los trenes de carga y privatizar Renfe ...
Fomento, Renfe, autopistas...

El Ministerio de Fomento, que dirige Iñigo de la Serna, se ha convertido en uno de los departamentos con más conflictos abiertos de este Gobierno. A su titular cada día le sale un marrón nuevo por lo que tiene a todo su equipo apagando fuegos permanentemente. En lo que va de legislatura se ha convertido en el foco de los grandes problemas por los innumerables marrones que se le acumulan en su despacho. Estibadores, autopistas quebradas, Renfe, corredores mediterráneos... todos son problemas.

Tiene a los es­ti­ba­dores en gue­rra; a los em­pre­sa­rios ca­ta­la­nes, va­len­cia­nos, mur­cianos y an­da­luces unidos como una piña para exigir la eje­cu­ción de­fi­ni­tiva del Corredor del Mediterráneo; a las em­presas con­ce­sio­na­rias de las ra­diales en quiebra y a los bancos con el con­flicto abierto por la li­qui­da­ción; a los ca­mio­neros que se niegan a cir­cular por las au­to­pistas si no es gra­tis; va­rios pro­yectos de AVE sin ce­rrar porque no hay di­nero. Y por si fuera poco tiene de frente al mi­nistro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que le ha re­cor­tado su pre­su­puesto.

De la Serna es uno de los mi­nis­tros que más in­ter­viene en los pa­si­llos del Congreso de los Diputados y en la propia Cámara por­que, desde que ate­rrizó, no le han de­jado de llover con­flic­tos. La si­tua­ción de de­bi­lidad que tiene ahora el Ejecutivo pa­rara sacar ade­lante re­formas en el Parlamento le hacen aún más com­pli­cado su de­par­ta­mento mi­nis­te­rial.

Precisamente, las di­fi­cul­tades que el Ejecutivo tiene para pactar la re­forma del sector de la es­tiba le han obli­gado a aplazar hasta el Consejo de Ministros del día 24 de fe­brero su apro­ba­ción. De mo­mento ha con se­guido que los sin­di­catos des­con­vo­quen la huelga pre­vista para los días 20, 22 y 24 de fe­brero y se sienten a ne­go­ciar con las em­pre­sas. Y es que, Fomento ne­ce­sita el apoyo o la abs­ten­ción del PSOE y tam­bién el res­paldo de Ciudadanos para que pueda cum­plir con las exi­gen­cias de Bruselas y evitar una san­ción que se eleva ya a 21,5 mi­llones de eu­ros. Tras mu­chas pre­siones po­lí­ti­cas, De la Serna se avino a re­trasar hasta la pró­xima se­mana su apro­ba­ción siempre que pa­tronal y sin­di­catos se sienten a ne­go­ciar. La de­ci­sión venía pre­ce­dida de una pe­ti­ción por parte del pre­si­dente de Ciudadanos, Albert Rivera, y del propio PSOE para dar tiempo a al­canzar un acuerdo entre las par­tes.

Se es­tima que una huelga de este sector que mueve tanta mer­cancía y pro­ductos pe­re­ce­deros causa un gran daño pa­ra­lelo que al­gunos in­ver­sores han ci­frado en unos 50 mi­llones de euros dia­rios, de ahí La gra­vedad y lo que su­pone un con­flicto de este tipo. De he­cho, al­gunas em­presas es­taban des­viando ya mu­chos car­gueros a otros puertos eu­ro­peos.

En este con­flicto con­creto, el mi­nistro se en­cuentra contra las cuerdas por­que, por un lado, tiene el man­dato de Bruselas de li­be­ra­lizar el sec­tor, bajo la ame­naza, si no cum­ple, de una multa de 134.000 euros dia­rios. Y por otro, la pelea entre em­presas y sin­di­ca­tos. Los es­ti­ba­dores temen que la li­be­ra­li­za­ción que se pre­tende pro­duzca una de­va­lua­ción de sus con­di­ciones sa­la­riales y la­bo­rales por lo que exi­gen, entre otros as­pec­tos, un re­gistro de pro­fe­sio­na­les, pe­ti­ción que Fomento re­chaza.

El Levante es­pañol pide el Corredor del Mediterráneo

Pero si en el pro­blema de los es­ti­ba­dores tiene a sin­di­catos y em­presas es­ti­ba­doras pre­sio­nán­dole, el lobby em­pre­sa­rial del Mediterráneo se ha unido más que nunca para exigir un im­pulso de­fi­ni­tivo al Corredor fe­rro­viario del Mediterráneo.

La Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), el Círculo de Economía, Fomento del Trabajo, em­pre­sa­rios como Juan Roig (Mercadona), Vicente Boluda (naviero), y otras 300 em­presas se han unido más que nunca para meter pre­sión al Gobierno y al mi­nistro de Fomento para que agi­lice el pro­yecto que, según todas las partes im­pli­ca­das, lleva atas­cado desde la an­te­rior le­gis­la­tura de Rajoy.

La pla­ta­forma y el lobby de pre­sión exigen tres puntos clave para el desa­rrollo del Eje que une Almería hasta la fron­tera fran­cesa. Reclaman la co­ne­xión de alta ve­lo­ci­dad, ancho de vía in­ter­na­cional entre Almería y la fron­tera fran­cesa para 2025 y un ca­len­dario firme para la doble pla­ta­forma de pa­sa­jeros y mer­can­cías por todo el Levante es­pañol.

De la Serna se ha visto obli­gado a reac­cionar tam­bién en este ma­rrón y ha anun­ciado que el pro­yecto su­pone “una prio­ridad po­lí­ti­ca”. No obs­tante, ha re­co­no­cido que se están pro­du­ciendo in­ci­den­cias téc­ni­cas. Como en otros asuntos pen­dien­tes, el pro­blema que el Ejecutivo y el Ministerio de Fomento tienen no es otro que la falta de pre­su­puesto para eje­cutar las obras. Hasta el mo­mento, se llevan in­ver­tidos unos 13.400 mi­llones de euros y el pre­su­puesto final as­ciende a unos 17.000 mi­llones de eu­ros. Es de­cir, se ne­ce­sitan in­vertir unos 3.500 mi­llones más, una cifra que, con el pro­blema del dé­ficit que el Estado arras­tra, Montoro se niega a soltar por ahora.

Pese a todo, los em­pre­sa­rios instan al nuevo Ejecutivo a que ponga fecha a la alta ve­lo­cidad entre Barcelona y Alicante y com­pro­me­terse tam­bién a que en exista ancho in­ter­na­cional fe­rro­viario desde Almería hasta Francia. Boluda ha pe­dido al mi­nistro De la Serna que tenga “una vi­sión cor­to­pla­cista” e in­vierta en la fi­na­li­za­ción de las obras, “una in­fra­es­truc­tura que sufre im­por­tantes re­tra­sos”, ha sub­ra­yado.

El eje fe­rro­viario que prevé en­lazar Algeciras, Almería, Murcia, Alicante y toda Cataluña con Hungría, co­nec­tará con toda Europa a través de 3.500 ki­ló­me­tros de ancho in­ter­na­cio­nal. Será lo que se de­no­mina el gran pro­yecto fe­rro­viario del Siglo XXI y abrirá las puertas a todo el eje Mediterráneo hacia el norte de Europa.

No a cir­cular por las au­to­pistas

Los ca­mio­neros están tam­bién contra Fomento por la pro­puesta de su ti­tular Íñigo de la Serna de querer que cir­culen por las au­to­pis­tas. Por ahora, la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) ha seña­lado que el plan de desvío de ca­miones que quiere im­pulsar el Ministerio debe ser vo­lun­tario para el trans­por­tista y que, si es obli­ga­to­rio, que sea “gratuito”.

El pro­yecto del mi­nistro es que los ca­miones de trans­porte de mer­can­cías des­víen su tra­yecto por las au­to­pistas a cambio de una bo­ni­fi­ca­ción en el peaje. El plan se aplicó ya de forma ex­pe­ri­mental du­rante unos meses en 2015 en media do­cena de tramos de au­to­pis­tas, y de forma vo­lun­ta­ria, a cambio de un des­cuento del 50% en el peaje.

La idea ha sido lan­zada por las pre­siones tam­bién de las va­rias co­mu­ni­dades au­tó­nomas para in­tentar des­viar a los ca­miones de las ca­rre­teras na­cio­nales pero la so­lu­ción es com­pli­cada por la falta de pre­su­puesto para sub­ven­cionar parte del peaje.

El cuarto con­flicto que existe con las cons­truc­to­ras, bancos y fondos de in­ver­sión por las ocho ra­diales es­pañolas en quiebra es si­milar al resto de los pro­blemas que Fomento tiene abier­tos. El Gobierno se niega a re­co­nocer los 5.000 mi­llones que las em­presas re­claman y la sitúa en menos de 3.000 mi­llo­nes. De mo­mento, las ne­go­cia­ciones están blo­queadas y el asunto en­ca­llado. Suma y si­gue.

Artículos relacionados