Goldman Sachs estima que la vivienda subirá entre un 4% y un 6% los próximos dos años

Las inmobiliarias recomponen sus negocios para consolidarse el próximo lustro

Quabit, Colonial o Urbas, ejemplos de la recuperación del ladrillo, buscan vías rentables

Colonial
Colonial.

La compraventa y los alquileres de inmuebles tocaron fondo hace tiempo. El negocio de las inmobiliarias, después de haber sufrido una pesadilla en la que llevaba inmersa desde 2008, sale del agujero. Las compañías del sector se encuentran atravesando un periodo de reestructuración para garantizarse un futuro sólido de cara a los próximos cinco años. Las firmas de inversión avalan el clima positivo que las rodean. Sus números crecen exponencialmente. Y con ellos los precios y las expectativas de dividendos.

Los años en los que las em­presas del sector in­mo­bi­liario no eran ren­ta­bles han que­dado atrás. Muestra de ello son los úl­timos in­formes de bancos de in­ver­sión, que em­piezan a poner el foco es­pe­cial­mente en el sector del la­drillo es­pañol. Uno de ellos y el que ha sa­cado la nota más re­ciente, Goldman Sachs, ase­gu­raba que tras ocho años de con­trac­ción con­tinua en el sec­tor, “los pre­cios de las vi­viendas han re­pun­tado en 2016 y se es­pera que en los pró­ximos dos años avancen a un ritmo de entre el 4% y 6%”.

Esa evo­lu­ción no solo fa­vo­re­cería a los bancos es­paño­les, que según esta misma firma es­ta­rían vi­viendo un “cambio de ré­gimen con una po­ten­cial re­duc­ción de sus pro­vi­siones de ma­nera des­pro­por­cio­na­da”, sino que, evi­den­te­mente, ca­len­taría de nuevo a los ne­go­cios in­mo­bi­lia­rios. Principalmente, si se hace se­gui­dismo de los úl­timos datos sobre la evo­lu­ción de los pre­cios de la compra de pri­mera vi­vienda o del al­qui­ler.

Haciendo un breve re­paso, la ren­ta­bi­lidad por al­quiler en España llegó en 2016 al 6,3%, según datos ofre­cidos por Idealista. La di­fi­cultad de los par­ti­cu­lares de ac­ceder a un con­trato hi­po­te­cario ha dis­pa­rado la de­manda de los arren­da­mientos en un en­torno de mer­cado en el que los tipos de in­terés se en­cuen­tran en mí­nimos his­tó­ri­cos.

También, en un con­texto en un mo­mento en el que la ob­ten­ción de hi­po­tecas re­sulta cada vez una tarea más im­po­sible por los enormes fil­tros apli­cados por las en­ti­dades fi­nan­cieras junto con los re­que­ri­mientos por parte de los re­gu­la­do­res. Sobre todo, des­pués de los va­ra­palos re­ci­bidos por las cláu­sulas suelo.

Líneas de fi­nan­cia­ción e in­ver­sio­nes

Con estos mim­bres como telón de fondo se en­cuentra el sector in­mo­bi­liario es­pañol, que ahora mismo na­vega en un pro­ceso de re­lan­za­miento de su ne­go­cio. El claro ejemplo de ello sería Quabit Inmobiliaria que lanzó una am­plia­ción de ca­pital por un mon­tante que as­cendió hasta los 38,03 mi­llones de euros –nominal más prima de emi­sión– a un precio final de sus­crip­ción de 1,85 euros por ac­ción, según co­mu­nicó al re­gu­la­dor.

La ope­ra­ción, cuyo pe­riodo de sus­crip­ción fi­na­liza el pró­ximo 20 de fe­brero, no es ca­sua­li­dad. De he­cho, va en con­so­nancia con esa ne­ce­sidad de crecer ante un pa­no­rama que ha cam­biado y que ofrece ju­gosas opor­tu­ni­da­des. Tal y como in­dicó el grupo, la am­plia­ción se rea­liza con el ob­je­tivo de captar fondos para se­guir con la apli­ca­ción de su plan es­tra­té­gico 2017-2021 y si­tuarse como una em­presa pio­nera dentro de esta re­cu­pe­ra­ción del sector del la­drillo es­pañol.

Además, todo ello llega in­me­dia­ta­mente des­pués otras dos ope­ra­cio­nes. Por un lado, el acuerdo se­llado con el fondo Avenue Capital para captar 60 mi­llones de eu­ros. Una can­tidad des­ti­nada a in­vertir en te­rre­nos: la compra de suelos para la cons­truc­ción de 1.700 vi­viendas este año. Y, por otra parte, la pre­vi­sión de in­ver­sión de 30 mi­llones de euros en la compra de suelo en Cataluña para cons­truir otros 400 in­mue­bles.

Pero no es la única com­pañía del sector con esta evo­lu­ción hacia su ex­pan­sión. En esa misma línea se lleva mo­viendo en los úl­timos tiempos Inmobiliaria Colonial, que es la má­xima ac­cio­nista de Axiare (socimi) tras ha­cerse con el 15% de su ca­pi­tal. Y es que ya puso en marcha la se­gunda fase de su plan es­tra­té­gico Alpha con el que ha in­ver­tido hasta 400 mi­llones de euros con tres ope­ra­ciones en te­rreno es­pañol y una en Francia.

Con ello, la pre­ten­sión es se­guir en la línea que mos­traron sus úl­timos re­sul­tados pre­sen­ta­dos, co­rres­pon­dientes a los nueve pri­meros meses del año, en la que su be­ne­ficio neto se in­cre­mentó hasta un 17% con res­pecto al de 2015.

Y ya al margen de las so­ci­mis, que me­re­ce­rían un ca­pí­tulo aparte, des­ta­caría Urbas en este grupo. Es el claro ejemplo de cómo ha vuelto el ape­tito in­versor y la con­fianza en este tipo de com­pañías por la no­toria re­cu­pe­ra­ción de la in­dus­tria del la­dri­llo. Como ejem­plo, basta con ver que ha do­blado su ca­pi­ta­li­za­ción bur­sátil en bolsa en lo que trans­curre de ejer­ci­cio.

Sólo basta con ver la evo­lu­ción de su ba­lance. En su úl­tima cita con los in­ver­so­res, la com­pañía in­formó que ob­tuvo un be­ne­ficio neto de 1,456 mi­llones de euros a nivel in­di­vi­dual y 1,054 mi­llones a nivel con­so­li­dado en los nueve pri­meros meses del año. Cifras que con­trastan con los 3,832 mi­llones de euros de pér­didas del año an­te­rior y que evi­den­cian el viento a favor con el que está con­tando el sector que, en efecto, está cons­tru­yendo los pi­lares para el pró­ximo lus­tro.

Artículos relacionados