Monitor de Latinoamérica

El dinero girado a Latam por los inmigrantes se incrementó el 8% en 2016

México y Centroamérica comienzan a temer por sus remesas

La política Trump daña a los países más dependientes de los envíos en su PIB

Remesas
Remesas

El temor a la política proteccionista y el discurso anti-inmigración que esboza la Administración Trump en EEUU no sólo tiene visos de afectar al comercio y las inversiones en Latinoamérica: amenaza con asestar también un duro golpe a las remesas que envían los emigrantes y que para muchas naciones del área, especialmente para México y los países de Centroamérica, constituyen una parte importante del PIB nacional y un apoyo esencial para buena parte de la población más desfavorecida.

De mo­mento, y a nivel glo­bal, las re­mesas en­viadas a Latam cre­cieron el año pa­sado el 8%, a 70.000 mi­llones de dó­la­res, según el centro de es­tu­dios Diálogo Interamericano, que sitúa a tres países de Centroamérica, Guatemala (7.160 mi­llo­nes, +13,9%), El Salvador (4.576 mi­llo­nes, +6,8%) y Honduras (3.890 mi­llones +6,6%), con 15.627 mi­llones en to­tal, como los grandes des­tinos de le envío de di­nero de emi­gran­tes, junto a México, (26.962 mi­llo­nes, +8,8%) y el mayor re­ceptor de re­mesas desde EEUU; Dominicana (5.364 mi­llo­nes, +8,1%) y Colombia (4.857 mi­llo­nes). En 2016, Paraguay (21,8%), Guatemala (13,9%) y Ecuador (10,1%) re­gis­traron las ma­yores alzas en el envío de re­me­sas, pero Brasil tam­bién anotó un cre­ci­miento (8,7%, a 2.365 mi­llo­nes), al igual que Perú (6%). Panamá (-10,2%) y Costa Rica y Uruguay (-2,6%) fueron los únicos tres países en que ba­ja­ron.

Y desde di­fe­rentes entes in­ter­na­cio­nales se pre­sagia ya que los en­víos de di­nero de los emi­grantes a sus fa­mi­lias y países de origen desde EEUU se in­cre­men­tarán de nuevo en 2017 ante la po­lí­tica “América Primero” que pa­rece dis­puesto a im­ple­mentar el man­da­tario re­pu­bli­cano. Casi 23 mi­llones de ho­gares en Latam re­ciben re­me­sas, con 16,6 mi­llones pro­ce­dentes de EEUU.

Así las co­sas, y según Diálogo Interamericano, el BM y Alianza Américas, cabe es­perar que en 2017 crezca el envío de re­mesas por el factor miedo, con más en­víos a México y Centroamérica por las me­didas de res­tric­ción mi­gra­toria y de en­du­re­ci­miento de la en­trada en el país y los planes para cons­truir un muro en la fron­tera sur de EEUU.

Y jus­ta­mente las me­didas afec­ta­rían a los países con mayor de­pen­dencia de las re­mesas en su eco­no­mía: Honduras (18% del PIB), El Salvador (16,6%); Guatemala (10,3%), Nicaragua (9,4%) y Dominicana (7,6%). Para Bolivia y Ecuador su­ponen el 3,7% y el 2,4% y para México el 2,3%. En Brasil, Uruguay y Argentina el peso está muy por de­bajo del 1%.

En el au­mento global de en­víos en 2016 tuvo mucho que ver la cre­ciente in­cer­ti­dumbre en los úl­timos meses del año pa­sado sobre el cambio de po­lí­tica en Washington, la me­jora eco­nó­mica en España (país con gran in­mi­gra­ción la­tina y que ha con­tri­buido a un alza de las re­mesas des­ti­nadas a Paraguay, Ecuador o Colombia) y los avances en las re­mesas a través de Internet o mó­vil, que co­mienzan a com­petir con la banca tra­di­cio­nal. El es­tudio señala que cerca de 90.000 in­mi­grantes llegan desde Centroamérica a EEUU, no­ta­ble­mente desde Honduras, El Salvador y Guatemala, hu­yendo de la vio­len­cia.

En EEUU, donde el pre­si­dente Trump quiere que México pague por un muro cuyo coste se prevé de 10.000 mi­llo­nes, le­gis­la­dores re­pu­bli­canos ela­boran me­didas para una “tarifa” en las re­mesas que ayude a fi­nan­ciar la va­lla. Y señalan que un im­puesto del 2% a los en­víos me­xi­canos ge­ne­raría 1.000 mi­llones al año.

Trump ha fir­mado ya la orden eje­cu­tiva para la cons­truc­ción del muro y se plantea crear un arancel de hasta el 20% a las im­por­ta­ciones me­xi­ca­nas, además de ame­nazar con un peaje a las re­me­sas.

Y, en los úl­timos días, la Policía de EEUU ha de­te­nido a cientos de in­mi­grantes en nuevas re­dadas en seis es­ta­dos. México, por su parte, ul­tima una re­forma para blindar las re­mesas y el Gobierno en­viará al Congreso una ini­cia­tiva que per­mita in­ter­venir a la banca de desa­rrollo en el envío de las mismas desde EEUU.

Los ex­pertos re­baten la idea de que los in­mi­grantes no aportan a EEUU, al usar be­ne­fi­cios so­ciales y en­viar re­cursos a sus paí­ses. “Solo entre el 13% y el 15 % de los in­gresos se man­dan, la ma­yoría se queda en el país. La in­mi­gra­ción añade valor a la eco­nomía de EEUU”, dice Diálogo Interamericano, cuyo in­forme in­dica que las re­mesas a México subieron en 2016 pese a que el nú­mero de mi­grantes se man­tuvo, de­bido a que más per­sonas en­viaron di­nero, mien­tras que el alza en Centroamérica se debió al con­ti­nuado flujo mi­gra­to­rio.

En la im­por­tancia de las re­mesas para México coin­cide tam­bién un es­tudio del BBVA, que ase­gura que en 2015 su­pe­raron ya lo que el país ob­tiene por ex­por­ta­ción pe­tro­lera. El in­forme in­dica que las re­mesas sirven para que fa­mi­lias re­cep­toras fi­nan­cien hasta 400.000 mi­cro-­ne­go­cios que com­ple­mentan el in­greso fa­mi­liar y ge­neran em­pleo. Los ho­gares que re­ciben las re­mesas son además la parte más débil de la po­bla­ción az­teca.

También el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), que juzga que México será la eco­nomía de Latam más afec­tada por el pro­tec­cio­nismo de EEUU, cree que las me­didas de Trump no solo li­mi­tarán fuer­te­mente el flujo de ca­pi­tales pro­duc­tivos este año, sino que ge­ne­rarán más trabas a los flujos de re­me­sas.

Artículos relacionados