En cualquier caso, el Estado acudirá al rescate con un desembolso de entre 3.400 y 5.500 millones

Imposible un acuerdo sobre las autopistas de peaje quebradas

Las entidades bancarias y los fondos buitre acreedores no facilitan una salida

Autopistas
Autopistas radiales.

Ni Fomento ni las entidades bancarias que son tenedoras de la enorme deuda de las autopistas de peaje españolas en quiebra logran ponerse de acuerdo. Más bien todo lo contrario, como ya se preveía. Íñigo de la Serna, titular del ministerio, aseguró que es “prácticamente imposible” llegar a ese punto en común. La solución pasa igualmente por la intervención estatal, cuya coste para las arcas públicas podría ascender, como ya se estimó en un principio, a los 3.400 o 5.500 millones de euros.

El avance hacia un nuevo ca­pí­tulo sobre las au­to­pistas de peaje que­bradas no es ni mucho menos el final de la his­to­ria. Y es que ese po­sible acuerdo entre en­ti­dades fi­nan­cieras acree­doras de la deuda de las au­to­pistas de pago y el Estado ha pa­sado de una si­tua­ción de 'muy di­fí­cil' a otra de “casi im­po­si­ble”. En una en­tre­vista rea­li­zada en RNE, De la Serna avanzó que, en cual­quier caso, van a fa­ci­litar que una vez que se li­quiden las em­pre­sas, “las au­to­vías sigan fun­cio­nan­do”.

De mo­mento, el plan A, que no era sino llegar a un en­ten­di­miento con esas en­ti­dades que po­seen la mayor parte de la deuda, unos 3.400 mi­llones de eu­ros, pa­rece que se di­sipa. Y lo hace porque los ban­cos, en su ma­yoría ex­tran­je­ros, se des­hi­cieron de sus pa­sivos ven­diendo esa deuda con un gran des­cuento, que llegó hasta el 70% en mu­chos ca­sos, a los lla­mados fondos bui­tre. O lo que es lo mismo, fondos de in­ver­sión que se de­dican a ad­quirir ac­tivos que nadie quiere a pre­cios al­ta­mente re­du­cidos para es­pe­cular y ob­tener grandes ren­ta­bi­li­dades a fu­turo.

No obs­tante, a fecha de hoy, aún no hay una va­lo­ra­ción ofi­cial sobre cuánto le puede su­poner a las arcas del es­tado la na­cio­na­li­za­ción de estas au­to­pistas de peaje en quie­bra. La única es­ti­ma­ción que se co­noce hasta el mo­mento, y te­niendo en cuenta tam­bién el des­glose de la deuda, la pu­blicó la pa­tronal Seopán hace dos años. En con­creto, es­timó que po­dría as­cender hasta los 5.500 mi­llones de eu­ros, aunque todo de­pen­derá del ins­tante en el que el res­cate se pro­duzca.

Los nueve tramos en dis­cordia y que están al borde de la quie­bra, ges­tio­nados por ocho con­ce­sio­na­rias, son cuatro de las ra­diales ma­dri­leñas: la 2, la 3, la 4 y la 5, del con­sorcio Accesos de Madrid que lo com­pone Abertis, ACS, Sacyr y Bankia. También, la M-12, el eje Aeropuerto de Barajas; la AP-41, vía que une Madrid y Toledo; la AP-36, junto con dos tramos de la AP-7, la au­tovía del Mediterráneo; la cir­cun­va­la­ción de Alicante (Ciralsa), y la au­to­pista Cartagena-Vera.

Fomento nunca ha es­con­dido que in­cluso con el paso de los años no solo puede re­cu­perar el di­nero in­ver­tido, sino que po­dría al­can­zarse un ren­di­miento fa­vo­rable si se pro­duce una ten­dencia po­si­tiva en cuanto a la evo­lu­ción trá­fico por esas vías.

La úl­tima cifra que se co­noce res­pal­daría esa tesis y data de los ocho pri­meros meses de 2016, cuando el trán­sito de vehículos re­puntó un 11,3%, según datos ofi­cia­les, con­ta­bi­li­zando una media de 7.054 vehículos al día. Esas vías de pago se ano­taron du­rante ese pe­ríodo un au­mento su­pe­rior a la media del 5,95% del total de la red de las au­to­pistas de España, de 2.550 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud.

Sigue en marcha la qui­ta

Con todo, el plan B sigue en pro­ceso, como así ha ma­ni­fes­tado el mi­nistro en con­tadas oca­sio­nes. Este pa­saría por una quita del 50% de la deuda, que as­ciende hasta los 3.400 mi­llones de eu­ros, para una vez des­pués in­te­grar a estas au­to­pistas a Seittsa, so­ciedad pú­blica es­ta­tal. En lo re­fe­rente al pa­sivo res­tante, se ti­tu­la­ri­zaría en un bono a treinta años a un in­terés que en su mo­mento fue del 1%.

¿Vía ju­di­cia­l?

Si en efecto como así pa­rece ter­mina no pro­du­cién­dose el acuerdo entre las dos par­tes, ha­bría que estar a la es­pera del dic­tamen de la Justicia. Los tramos en liza están ahora mismo en con­curso de acree­dores y en el caso de las ra­diales R-3 y 3-5, ya se realizó el auto de la li­qui­da­ción per­ti­nente, aunque Fomento se fijó un año para ges­tionar las au­to­pis­tas.

Con todo, los planes del mi­nis­terio pasan por la for­ma­ción de una so­ciedad que ges­tione estas vías. En sus ob­je­tivos se en­cuentra el de no am­pliar los plazos para la con­ce­sión de la ex­plo­ta­ción de estas vías de pago a través de com­pañías pri­vadas que fi­na­lizan entre 2018 y 2021, que para esas fe­chas per­te­ne­cerán al Estado. Así, se abriría la puerta a in­ver­siones pri­vadas en el fu­turo.

Artículos relacionados