Los antiguos supervisores deberán justificar por qué desoyeron las advertencias

El caso Bankia se incendia con MAFO, Segura y Restoy imputados y varias dimisiones

La OPS, en 2011, superaba el criterio empresarial y se veía como "cuestión de Estado"

Miguel Ángel Fernandez Ordoñez
Miguel Ángel Fernandez Ordoñez

El caso Bankia entra en ebullición y trasciende a las responsabilidades de Rodrigo Rato y su equipo gestor. La Audiencia Nacional, en contra del criterio del juez instructor Fernando Andreu, ordena que se cite a declarar como investigados (antes imputados) a los responsables de los organismos supervisores. Desde Miguel Ángel Fernández Ordóñez (MAFO) a Fernando Restoy, subgobernador hasta hace poco más de un mes. La cuestión es si habrá responsables políticos, ya que la OPS era "cuestión de Estado". Además, han dimitido varios inspectores del Banco de España.

Las impu­taciones del ex go­ber­nador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez (MAFO), del ex pre­si­dente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Julio Segura, y el vi­ce­pre­si­dente de ese or­ga­nismo y hasta hace un mes sub­go­ber­nador del su­per­visor ban­ca­rio, Fernando Restoy, am­plía muy mucho el co­no­cido como caso Bankia, que trata de de­ter­minar si la sa­lida a bolsa de este banco fue co­rrecta en julio de 2011.

Después de dos in­tentos fa­lli­dos, la sec­ción ter­cera de la sala de lo Penal es­tima el re­curso de la acu­sa­ción po­pular ejer­cida por la Confederación Intersindical de Crédito (CIC) para que los má­ximos res­pon­sa­bles de los or­ga­nismos su­per­vi­sores en su mo­mento res­pondan ante las ad­ver­ten­cias de al­gunos ins­pec­tores sobre el com­pli­cado salto al mer­cado bur­sátil de la mayor en­tidad creada por la in­te­gra­ción de siete cajas de aho­rros de muy dis­tintas pro­ce­den­cias.

Todavía habrá que es­perar al re­co­rrido que tenga esta de­ci­sión en contra de los cri­te­rios del juez ins­tructor de este caso, Fernando Andreu, con­trario a la impu­tación o in­ves­ti­ga­ción de per­so­najes tan re­le­vantes como MAFO, Segura o Restoy, ahora en el Banco de Pagos Internacionales (BIS).

Son los tres ros­tros más co­no­cidos que ahora re­sultan impu­tados o in­ves­ti­ga­dos. Pero junto a ellos, tam­bién se in­cluyen al di­rector ad­junto de su­per­vi­sión del Banco de España, Pedro Comín; a los ex di­rec­tores ge­ne­rales de Supervisión, Mariano Herrera y Jerónimo Martínez Tello; al en­tonces res­pon­sable de su­per­vi­sión de las ca­jas, Pedro González, y al ex sub­go­ber­nador Javier Aríztegui.

Comín, Herrera y González han pre­sen­tado su re­nuncia a sus cargos en el Banco de España, según ha in­di­cado el su­per­visor en un co­mu­ni­cado en el que se jus­ti­fica el paso dado por estos di­rec­tivos para que sus impu­taciones no afecten "al desa­rrollo de las fun­ciones de su­per­vi­sión del Banco de España".

Esta de­ci­sión ju­di­cial se pro­duce tan sólo unas horas des­pués de que el ac­tual go­ber­nador del Banco de España, Luis María Linde, re­co­no­ciera en un ar­tículo pu­bli­cado en el diario El País al­gunas res­pon­sa­bi­li­dades de su­per­vi­sión du­rante la crisis y la ne­ce­sidad de ana­lizar todo lo ocu­rrido.

La nueva pos­tura de Linde, ya con Restoy fuera del Banco de España, con­trasta muy mucho con lo ar­gu­men­tado du­rante todos estos años por su an­te­ce­sor. Fernández Ordóñez ha jus­ti­fi­cado su de­ci­sión de que Bankia sa­liera a Bolsa y ha res­tado im­por­tancia a las con­si­de­ra­ciones de los ins­pec­tores que es­taban bajo sus ór­de­nes, que ad­ver­tían de graves riesgos "para ac­cio­nis­tas, pre­fe­ren­tistas y con­tri­bu­yen­tes".

Responsables po­lí­ticos

Tras la de­ci­sión de la Audiencia Nacional res­pecto a los que eran su­per­vi­sores en 2011, la cues­tión que planea en al­gunos círculos con­sul­tados es si no habrá res­pon­sa­bi­li­dades po­lí­ticas por la for­zada sa­lida a bolsa de Bankia en julio de 2011, que casi se pro­dujo en el día 18 de tan ne­fasto re­cuerdo para la his­toria de España.

Tanto el en­tonces pre­si­dente del Gobierno, el so­cia­lista José Luis Rodríguez Zapatero, como su vi­ce­pre­si­denta eco­nó­mica, Elena Salgado, pu­sieron toda la carne en el asador para que la sa­lida a bolsa de Bankia se hi­ciera bajo el prin­cipio de que se tra­taba de "una cues­tión de Estado", como se man­tenía por aquel en­ton­ces.

Ese apoyo de un go­bierno so­cia­lista a un pro­yecto fi­nan­ciero ca­pi­ta­neado por des­ta­cados miem­bros del Partido Popular, como Rodrigo Rato o José Luis Olivas, re­sul­taba de lo más cho­cante. Eso sí, las for­zosas fu­sio­nes, tanto frías (SIP) como ca­lientes de las en­tonces cajas de aho­rro, tra­taban de atajar un pro­blema que, al menos en pú­blico, se tra­taba de aca­llar: su in­via­bi­lidad ab­so­luta.

Tan sólo un año des­pués, el casi re­cién es­tre­nado Gobierno de Mariano Rajoy tuvo que aco­meter el mayor res­cate del sector fi­nan­ciero es­pañol. O como pre­fieren pre­cisar de los bancos con­si­de­rados sa­nos, la sal­va­ción de aque­llas cajas de aho­rros con graves pro­blemas como los de­tec­tados unos años antes en la CCM que pre­sidía el so­cia­lista Juan Pedro Hernández Moltó.

Todo el fu­turo dis­cu­rrir del co­no­cido como caso Bankia de­pen­derá de lo que de­claren ahora, ya como impu­tados o in­ves­ti­ga­dos, per­so­najes como MAFO o Julio Segura (que ante al­gunas cues­tiones podrá aludir a sus de­fi­cien­cias au­di­ti­vas, como hacía con las pre­guntas de los pe­rio­distas en el pa­sa­do).

La con­clu­sión es que el ac­tual equipo gestor de José Ignacio Goirigolzarri ha lo­grado en­de­rezar la si­tua­ción de la en­tidad na­cio­na­li­zada, mien­tras que en los Tribunales aún se di­rimen res­pon­sa­bi­li­dades por los pe­cados del pa­sado de Bankia, entre ellos los de su sa­lida a bolsa en el que arrastró a mu­chos "bankeros" sin co­no­ci­mientos fi­nan­cieros su­fi­cien­tes.

Artículos relacionados