Monitor de Infraestructuras

La economía aguanta mejor de lo esperado aunque el petróleo va a restar un 0,3% al PIB

Vivienda: bien pero suben precios e hipotecas

Podría subir un 5% este año y las hipotecas no van a bajar como hasta ahora

Vivienda
Vivienda.

El mercado de vivienda ha comenzado el año tal y como estaba previsto, con crecimientos en los precios pero con algunos riesgos que pueden hacer que el sector no tenga el mismo comportamiento que el experimentado en 2016. Enero registró una subida media del 0,9% respecto a igual mes del ejercicio pasado lo que evidencia que la recuperación continúa.

En cam­bio, lo que pueda su­ceder con los cré­ditos hi­po­te­ca­rios por la sen­tencia sobre las cláu­sulas suelo ge­nera cierta des­con­fianza entre los de­man­dantes de pi­sos.

Sabadell, BBVA y Bankia han avi­sado de que la in­cer­ti­dumbre nor­ma­tiva que se ha ge­ne­rado tras la sen­tencia de Bruselas ali­menta una subida en los prés­tamos hi­po­te­ca­rios lo que hará que se en­ca­rezca la fi­nan­cia­ción de los mis­mos. Las hi­po­tecas a tipo va­riable se mueven ahora en el en­torno del 1,59% y las hi­po­tecas a tipo fijo se si­túan en un 2,20%.

Estos ba­remos se dan por hecho que se van a mover al alza. Si a ello unimos que ya se de­tectan cre­ci­mientos en los pre­cios de los pisos de al­gunas ciu­dades grandes del 2,7%, todo ello hace temer que se pueda ori­ginar un de­trai­miento en la compra de vi­vien­das. Las pro­mo­toras in­mo­bi­lia­rias han lan­zado ya la voz de alarma ad­vir­tiendo de que, si el coste de las casas au­menta un 5%, la compra de las mismas caerá.

No hay duda de que la si­tua­ción ha me­jo­rado mucho res­pecto a la crisis que hemos vi­vido desde 2008. Lo de­mues­tran las ci­fras re­gis­tradas en 2016. Las transac­ciones de vi­viendas au­men­taron un 13,6%, hasta un total de 403.900 ope­ra­cio­nes, la mayor cifra desde 2010, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). El mer­cado de se­gunda mano ha sido el gran im­pulsor del cre­ci­miento, con un au­mento en las transac­ciones rea­li­zadas del 17%, hasta 328.248 transac­cio­nes, la cifra más alta re­gis­trada desde 2007.

El 89,7% de las vi­viendas trans­mi­tidas por com­pra­venta du­rante el ejer­cicio pa­sado fueron vi­viendas li­bres y el 10,3% fueron pro­te­gi­das. Andalucía fue la co­mu­nidad donde se rea­li­zaron más ope­ra­ciones sobre vi­viendas con un total de 78.708 com­pra­ven­tas, se­guida de Cataluña (66.447) y Madrid (58.231). La co­mu­nidad va­len­ciana es la cuarta re­gión con 57.828. En cam­bio, las re­giones donde hubo menos ope­ra­ciones fueron La Rioja (2.708), Navarra (4.635) y Cantabria (4.892).

La de­manda de­pen­derá del mer­cado la­boral

El mer­cado po­ten­cial si­guen siendo los jó­venes por lo que todo va a de­pender de lo que su­ceda en el mer­cado la­bo­ral. El úl­timo in­forme de BBVA Research sub­raya que la eco­nomía es­pañola está aguan­tando mejor de lo pre­visto pese a los sín­tomas de des­ace­le­ra­ción que existe en al­gunos as­pec­tos. Hay que tener en cuenta que el en­ca­re­ci­miento del precio del pe­tróleo puede tener este año un im­pacto en la eco­nomía de un 0,3% y un 0,2% en 2018.

Aun así, el ser­vicio de es­tu­dios del BBVA ha ele­vado la pre­vi­sión de cre­ci­miento del 2,5% al 2,7%, dos dé­cimas más que la pro­yec­ción rea­li­zada por el Gobierno. La en­tidad es­tima que entre los dos ejer­ci­cios po­drían crearse unos 920.000 em­pleos y bajar la tasa de paro hasta el 15,8% en 2018.

Por otro lado, la en­tidad sub­raya que los tipos de in­terés son un riesgo para los ho­gares y que, si bien la re­duc­ción re­gis­trada en los úl­timos años ha be­ne­fi­ciado a los ho­gares du­rante la crisis y la re­cu­pe­ra­ción, en cam­bio, no se es­peran ya des­censos adi­cio­na­les. Para el banco, los cam­bios tri­bu­ta­rios y re­gu­la­to­rios re­cientes po­drían frenan planes fu­turos de in­ver­sión. “La vul­ne­ra­bi­lidad de la eco­nomía es­pañola hace ne­ce­sario con­ti­nuar con nuevas re­for­mas”, señala BBVA Research.

El Banco Central Europeo (BCE) puede que tam­bién acabe con la ba­jada de tipos y que se pro­duzca un au­mento del precio del di­nero. Cabe es­perar que en Estados Unidos se re­gistre igual­mente una subida. El in­forme del BBVA Research avisa por ello de que un cambio de la po­lí­tica mo­ne­ta­ria, más la subida de la in­fla­ción que se está pro­du­ciendo ge­nera un riesgo para los ho­gares que si­guen al­ta­mente en­deu­da­dos.

Respecto al IPC, la pre­vi­sión es que no cabe es­perar que la in­fla­ción se man­tenga a lo largo del año en el 3% en tasa in­ter­anual, como se ha pro­du­cido en enero. La es­ti­ma­ción del banco es que es­tará en una media del 2,1% y en el 1,9% el pró­ximo año.

Ahora bien, la des­ace­le­ra­ción que existe está afec­tando ya al con­sumo de los ho­gares y a la in­ver­sión en ma­qui­naria y bienes de equipo. Pese al au­mento en la venta de pi­sos, la re­cu­pe­ra­ción de la cons­truc­ción sigue siendo tam­bién mo­de­rada, es­pe­cial­mente en la re­si­den­cial, según BBVA.

Por tanto, las pre­vi­siones a corto y medio plazo para el mer­cado de la vi­vienda son bas­tante op­ti­mistas pero con la exis­tencia de ciertos nu­ba­rrones que hacen temer un cierto re­trai­miento en las ven­tas. El com­por­ta­miento del mer­cado la­boral y lo que hagan los bancos con los nuevos prés­tamos hi­po­te­ca­rios son la clave para que 2017 se man­tenga al menos como el ejer­cicio pa­sado.

De mo­mento, la pre­vi­sión de vi­sados de casas nuevas para este año se sitúa en torno a los 132.000, muy lejos de las 700.000 vi­viendas cons­truidas du­rante los años del boom pero mejor así. Es pre­fe­rible y deseable tener un mer­cado con­tro­lado que obe­dezca a la de­manda, y no uno que ge­nere una nueva bur­buja in­mo­bi­lia­ria, cuyos efectos se­guimos su­friendo.

Artículos relacionados