Monitor de Infraestructuras

La eco­nomía aguanta mejor de lo es­pe­rado aunque el pe­tróleo va a restar un 0,3% al PIB

Vivienda: bien pero suben precios e hipotecas

Podría subir un 5% este año y las hi­po­tecas no van a bajar como hasta ahora

Vivienda
Vivienda.

El mer­cado de vi­vienda ha co­men­zado el año tal y como es­taba pre­visto, con cre­ci­mientos en los pre­cios pero con al­gunos riesgos que pueden hacer que el sector no tenga el mismo com­por­ta­miento que el ex­pe­ri­men­tado en 2016. Enero re­gistró una subida media del 0,9% res­pecto a igual mes del ejer­cicio pa­sado lo que evi­dencia que la re­cu­pe­ra­ción con­ti­núa.

En cambio, lo que pueda suceder con los créditos hipotecarios por la sentencia sobre las cláusulas suelo genera cierta desconfianza entre los demandantes de pisos.

Sabadell, BBVA y Bankia han avisado de que la incertidumbre normativa que se ha generado tras la sentencia de Bruselas alimenta una subida en los préstamos hipotecarios lo que hará que se encarezca la financiación de los mismos. Las hipotecas a tipo variable se mueven ahora en el entorno del 1,59% y las hipotecas a tipo fijo se sitúan en un 2,20%.

Estos baremos se dan por hecho que se van a mover al alza. Si a ello unimos que ya se detectan crecimientos en los precios de los pisos de algunas ciudades grandes del 2,7%, todo ello hace temer que se pueda originar un detraimiento en la compra de viviendas. Las promotoras inmobiliarias han lanzado ya la voz de alarma advirtiendo de que, si el coste de las casas aumenta un 5%, la compra de las mismas caerá.

No hay duda de que la situación ha mejorado mucho respecto a la crisis que hemos vivido desde 2008. Lo demuestran las cifras registradas en 2016. Las transacciones de viviendas aumentaron un 13,6%, hasta un total de 403.900 operaciones, la mayor cifra desde 2010, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). El mercado de segunda mano ha sido el gran impulsor del crecimiento, con un aumento en las transacciones realizadas del 17%, hasta 328.248 transacciones, la cifra más alta registrada desde 2007.

El 89,7% de las viviendas transmitidas por compraventa durante el ejercicio pasado fueron viviendas libres y el 10,3% fueron protegidas. Andalucía fue la comunidad donde se realizaron más operaciones sobre viviendas con un total de 78.708 compraventas, seguida de Cataluña (66.447) y Madrid (58.231). La comunidad valenciana es la cuarta región con 57.828. En cambio, las regiones donde hubo menos operaciones fueron La Rioja (2.708), Navarra (4.635) y Cantabria (4.892).

La demanda dependerá del mercado laboral

El mercado potencial siguen siendo los jóvenes por lo que todo va a depender de lo que suceda en el mercado laboral. El último informe de BBVA Research subraya que la economía española está aguantando mejor de lo previsto pese a los síntomas de desaceleración que existe en algunos aspectos. Hay que tener en cuenta que el encarecimiento del precio del petróleo puede tener este año un impacto en la economía de un 0,3% y un 0,2% en 2018.

Aun así, el servicio de estudios del BBVA ha elevado la previsión de crecimiento del 2,5% al 2,7%, dos décimas más que la proyección realizada por el Gobierno. La entidad estima que entre los dos ejercicios podrían crearse unos 920.000 empleos y bajar la tasa de paro hasta el 15,8% en 2018.

Por otro lado, la entidad subraya que los tipos de interés son un riesgo para los hogares y que, si bien la reducción registrada en los últimos años ha beneficiado a los hogares durante la crisis y la recuperación, en cambio, no se esperan ya descensos adicionales. Para el banco, los cambios tributarios y regulatorios recientes podrían frenan planes futuros de inversión. “La vulnerabilidad de la economía española hace necesario continuar con nuevas reformas”, señala BBVA Research.

El Banco Central Europeo (BCE) puede que también acabe con la bajada de tipos y que se produzca un aumento del precio del dinero. Cabe esperar que en Estados Unidos se registre igualmente una subida. El informe del BBVA Research avisa por ello de que un cambio de la política monetaria, más la subida de la inflación que se está produciendo genera un riesgo para los hogares que siguen altamente endeudados.

Respecto al IPC, la previsión es que no cabe esperar que la inflación se mantenga a lo largo del año en el 3% en tasa interanual, como se ha producido en enero. La estimación del banco es que estará en una media del 2,1% y en el 1,9% el próximo año.

Ahora bien, la desaceleración que existe está afectando ya al consumo de los hogares y a la inversión en maquinaria y bienes de equipo. Pese al aumento en la venta de pisos, la recuperación de la construcción sigue siendo también moderada, especialmente en la residencial, según BBVA.

Por tanto, las previsiones a corto y medio plazo para el mercado de la vivienda son bastante optimistas pero con la existencia de ciertos nubarrones que hacen temer un cierto retraimiento en las ventas. El comportamiento del mercado laboral y lo que hagan los bancos con los nuevos préstamos hipotecarios son la clave para que 2017 se mantenga al menos como el ejercicio pasado.

De momento, la previsión de visados de casas nuevas para este año se sitúa en torno a los 132.000, muy lejos de las 700.000 viviendas construidas durante los años del boom pero mejor así. Es preferible y deseable tener un mercado controlado que obedezca a la demanda, y no uno que genere una nueva burbuja inmobiliaria, cuyos efectos seguimos sufriendo.

Artículos relacionados