El equipo directivo se centra en la generación de caja en los próximos años

Telxius y O2 serán los primeros pasos para la reducción de la deuda de Telefónica

La operadora podría reducir en más de un 10% su apalancamiento con estas desinversiones

Álvarez Pallete
Álvarez Pallete

Telefónica avanza hacia una mayor solvencia. Los últimos movimientos que se han conocido así lo acreditan. Entre los planes más inmediatos de la operadora pasarían la colocación en bolsa de en torno al 30% de O2, su filial británica, y la venta de hasta un 49% de Telxius, su filial de infraestructuras. Sendas operaciones podrían disminuir su ratio de apalancamiento, que ahora mismo supera tres veces el Ebitda, y mejorar su nivel crediticio. Pero sólo serían las primeros pasos en el camino.

Al grupo que pre­side José María Álvarez-Pallete aún le resta mucha senda por re­co­rrer. El apa­lan­ca­miento de la em­presa es­pañola se si­tuaba en los nueve pri­meros meses del año pa­sado en los 49.984 mi­llones de eu­ros, por lo que las pri­meras me­didas del equipo gestor pasan por la in­ten­ción de dis­mi­nuir esas ci­fras lo má­ximo po­si­ble: “incluso más de un 10% en los pró­ximos me­ses”, ex­plican fuentes del mer­cado.

Para ello las dos pri­meras ope­ra­ciones que quieren aco­meter están claras y de­fi­ni­das. Por un lado, la venta de una par­ti­ci­pa­ción im­por­tante de Telxius, que po­dría llegar hasta el 49%. La idea del equipo di­rec­tivo sería la de man­tener el con­trol sobre su fi­lial, pero al menos poder captar en torno a los 1.500 mi­llones de euros si su va­lo­ra­ción se sitúa entre los 3.500 y 3.750 mi­llones de eu­ros. Cifras que se mar­caron en el in­tento de OPV fa­llido el 3 de oc­tubre de 2016 de dicha fi­lial.

Así lo con­firmó la com­pañía a la CNMV ase­gu­rando que "Teléfonica está en pro­ceso de ne­go­cia­ción y aná­lisis de las di­versas al­ter­na­tivas pre­sen­ta­das". Unas al­ter­na­tivas que ya tiene la firma de te­le­co­mu­ni­ca­ciones en­cima de la mesa y entre los que se en­con­tra­rían como po­si­bles com­pra­dores in­tere­sados KKR, Ardian, CVC y el fondo GIC.

Según fuentes del mer­cado con­sul­ta­das, esta ope­ra­ción su­pon­dría “un li­gero soplo de aire fresco para el co­mienzo del re­corte de la deuda de Telefónica, cuyas in­ten­ciones pasan por me­jorar su ra­ting y ga­ran­tizar su sos­te­ni­bi­lidad a largo pla­zo”. Aunque solo sería “el co­mienzo de un largo ca­mino para re­bajar año a año ese ele­vado nivel de apa­lan­ca­mien­to”.

De ese modo entre otro de sus planes más in­me­diatos se en­cuentra la sa­lida de O2, su fi­lial bri­tá­nica, a la bolsa de Reino Unido. Después de su frus­trada venta a Hutchison Whampoa por parte de la Comisión Europea el pa­sado 12 de mayo, ahora Telefónica tiene la pre­ten­sión de co­locar hasta el 30% en la bolsa lon­di­nense.

Teniendo en cuenta que O2 es­taría va­lo­rada, según fuentes del mer­cado con­sul­ta­das, en “unos 12.000 mi­llones de eu­ros”, la co­lo­ca­ción de ese por­cen­taje aña­diría unos 3.600 mi­llones de eu­ros, que irían in­me­dia­ta­mente des­ti­nados a la dis­mi­nu­ción de ese alto apa­lan­ca­miento. De esta ma­nera, como poco, entre estas dos ope­ra­ciones po­dría re­ducir “la deuda entre 4.500 y 5.100 mi­llones de eu­ros”, según in­dican las mismas fuentes del mer­cado.

Con todo, ha­bría que aña­dirle tam­bién el re­corte de di­vi­dendo que ya anunció la com­pañía para el pa­sado ejer­cicio y para el 2017. El co­rres­pon­diente al 2016 lo re­dujo el 26,7%, mien­tras que la re­tri­bu­ción al ac­cio­nista co­rres­pon­diente a este año su­frirá una dis­mi­nu­ción de un 46,3% en com­pa­ra­ción con la pla­ni­fi­ca­ción pre­via.

Sin em­bargo, en el pre­sente más in­me­diato el grupo no pasa por rea­lizar más re­duc­ciones de di­vi­dendo con el fin de que su nivel de deuda men­gue. Los nuevos ges­tores están cen­trados en la mayor ge­ne­ra­ción de caja para poder sumar mayor valor aña­dido a la ope­ra­dora. Esa mayor fac­tu­ra­ción, tal y como apuntan fuentes del sec­tor, “se des­ti­na­rían parte a esa tarea pen­diente que es la re­baja de la deuda y buscar otros ni­chos de mer­ca­do”, aunque no ha­bría que ol­vi­dar, que “Telefónica quiere me­jorar el nivel cre­di­ticio de las agen­cias de ra­ting”.

Cabe re­cordar que Moody’s fue la úl­tima agencia de ca­li­fi­ca­ción cre­di­ticia en re­cortar el ra­ting de Telefónica con la ba­jada de un es­ca­lón: de Baa2 a Baa3, pero con pers­pec­tiva es­ta­ble. Por eso, una de sus ta­reas prin­ci­pales pasa por ga­ran­ti­zarse un mejor ac­ceso a los mer­cados del cré­dito, además de re­cu­perar el ánimo de los in­ver­sores y bo­nis­tas.

Artículos relacionados