Fue clave como go­ber­nador del Banco de España en el in­tento de asalto de Sacyr

Jaime Caruana: 'En absoluto sucederé a FG en el BBVA'

Su man­dato al frente del BIS, que con­cluía en marzo, se pro­longa hasta final de año

Jaime Caruana
Jaime Caruana

El di­rector ge­neral del Banco de Pagos Internacionales (BIS), Jaime Caruana, to­davía es­tará en ese cargo hasta fi­nales de año y des­carta por com­pleto en con­ver­tirse en el delfín en la sombra de un Francisco González (FG) que de­jará la pre­si­dencia del BBVA en 2019, cuando al­cance los 75 años de edad. Caruana fue en su mo­mento, como go­ber­nador del Banco de España, un per­so­naje clave ante el in­tento de Luis del Rivero, aún como pre­si­dente de Sacyr, de con­ver­tirse en el primer ac­cio­nista del BBVA.

"No, en absoluto" niega Jaime Caruana la posibilidad de que sea la persona elegida por Francisco González para tomar las riendas del BBVA, año en el que FG deberá dejar la presidencia del grupo bancario español al cumplir 75 años y tras la renovación, hace ahora casi un año, para un nuevo mandato por tres años.

Así de rotundo se muestra el director general del Banco de Pagos Internacionales (BIS), cuando encara la recta final de su mandato al frente del organismo con sede en Basilea. En un principio, Jaime Caruana debería de dejar ese cargo a finales del próximo mes de marzo, antes de cumplir los ocho años de mandato.

No obstante, Jaime Caruana confirma que está dispuesto a permanecer al frente de sus actuales responsabilidades hasta finales de año, después de que a finales de 2016 se prorrogara su mandato hasta junio de este mismo año y con su compromiso personal de permanecer algunos meses más.

Bajo su cargo como gobernador del Banco de España (julio de 2000/julio 2006), Jaime Caruana fue un personaje clave para frenar la rebelión accionarial que protagonizó el entonces presidente de Sacyr, Luis del Rivero, para convertirse en accionista de referencia del BBVA y mover el sillón presidencial a FG.

Algunos, incluso, veían en esa "conspiración" la mano de Miguel Sebastián, ex director del servicio de Estudios del BBVA y por aquel entonces en la Oficina económica de un Palacio de La Moncloa en el que ya gobernaba el socialista José Luis Rodríguez Zapatero. Caruana, posteriormente, tuvo su paso por el Fondo Monetario Internacional (FMI), en la época de Rodrigo Rato.

Desde entonces, el nombre de Jaime Caruana ha figurado, en algunos círculos financieros, como el delfín en la sombra de un Francisco González que en los últimos resultados anuales afirmaba que no habrá más cambios en los estatutos del banco (algo muy habitual durante su presidencia) y que dejará la presidencia del banco en 2019 cuando cumpla los 75 años de edad (algo que no ocurrirá hasta mediados de octubre de dicho año, para ser precisos con las indicaciones oficiales del grupo).

Con el "no absoluto" de Jaime Caruana, FG se queda sin piezas para su futura sucesión, ya que muchos descartan que la presidencia recaiga en el actual consejero delegado, Carlos Torres, o en el consejero ejecutivo, José Manuel González-Páramo, pese a todo su trayectoria en el Banco Central Europeo (BCE).

Sin relajo en capital

Las declaraciones en pasillos del director general del Banco de Pagos Internacionales se producían durante la presentación del Anuario del Euro 2016, que por cuarto año consecutivo promueven la Fundación del Instituto de Crédito Oficial (ICO) y la Fundación de Estudios Financieros.

En la clausura de dicha presentación, Jaime Caruana ha puntualizado que el sector financiero es "clave" y a pesar de que "todos han mejorado en solvencia", ante las actuales circunstancias "no es el momento de reducir los requisitos de capital", una petición reiterada por todos los bancos, sobre todo los españoles.

Artículos relacionados