La dis­pa­ridad de ex­pec­ta­tivas toca má­ximos en un sector can­sado, según los ex­per­tos.

La banca divide como nunca a los analistas tras la presentación de resultados

En Popular, los nuevos pre­cios ob­je­tivos os­cilan entre los 0,60 y los 1,30 euros

Bancos en la Bolsa
Bankia en Bolsa.

“Pocas veces se han visto va­lo­ra­ciones tan di­ver­gentes entre los ana­listas en todos los bancos tras una tem­po­rada de re­sul­ta­dos. Las di­fe­ren­cias entre unos y otros son ex­tra­or­di­na­rias y ponen de ma­ni­fiesto no solo una sor­pren­dente falta de una­ni­mi­dad; tam­bién las di­fi­cul­tades para poner en valor a un sector que des­con­tando Popular ha ga­nado casi un 10% más en 2016 pero que está ofre­ciendo signos de can­sancio en Bolsa”, señalan en uno de los ma­yores ‘broker’ na­cio­na­les.

El simple análisis de las recomendaciones emitidas por los analistas bursátiles deja conclusiones sorprendentes. Entre los precios objetivos más bajos y los más altos fijados por las firmas en los últimos días, las diferencias se sitúan en porcentajes muy altos situados entre el 45% y el 50%. Unas cifras que en el caso de Banco Popular alcanzan diferencias nunca vistas. Frente a los 0,60 euros contemplados en la valoración de Mediobanca, Citigroup establece un precio objetivo de 1,25 euros.

Por lo tanto, el potencial bajista y alcista del banco desde los niveles actuales se sitúa en el 50% y el 30% respectivamente para la entidad financiera que ya es la peor del Ibex 35 en lo que va de año. Las diferencias también son muy apreciables en Banco Sabadell, donde los analistas se mueven en una horquilla entre los 1,20 y los 1,90 euros por acción, y para CaixaBank, donde las valoraciones oscilan entre los 3,20 y los 5 euros. La división de opiniones es, por tanto, enorme.

Popular escenifica como ningún otro banco la disparidad de expectativas de las firmas que siguen el sector. “La mayoría de los analistas están pidiendo a Saracho una ampliación de capital de al menos 3.000 millones de euros, pero no puede haber menos coincidencias entre quienes creen que el banco saldrá adelante y los que opinan que aún le queda una larga travesía del desierto”, señalan en fuentes del sector, que vuelve a sufrir una volatilidad extraordinaria en bolsa.

Agotamiento a corto plazo

Por lo tanto, pocas veces las valoraciones de los analistas han servido menos a los inversores a la hora de tomar decisiones. La única conclusión que se puede sacar es que el potencial alcista medio de los grandes bancos está agotado ya al menos a corto plazo. Las dos únicas excepciones son BBVA y Bankia, precisamente las dos entidades (sin contar a Popular) más castigadas por los inversores en lo que va de 2017. Es decir, que los que se han quedado rezagados son los únicos que aún tienen algo de margen en el parqué.

Mientras, los inversores bajistas tampoco se ponen de acuerdo sobre qué dirección tomar en el sector. Tras el ataque generalizado en la primera quincena de enero en el que los ‘hedge funds’ erraron con sus pronósticos de caídas de las cotizaciones a corto plazo, los inversores más especulativos han bajado el pistón y han cerrado una parte de sus posiciones cortas tras la temporada de resultados en BBVA (ya por debajo del 1% del capital), CaixaBank, Bankia y Banco Sabadell y han mantenido niveles en Bankinter.

“Fallaron en enero y no han querido asumir más riesgos ahora tras las cuentas de 2016. De todos modos, las posiciones bajistas siguen en niveles altos en los dos grandes bancos y han vuelto a marcar máximos históricos en Popular con el 9,88% del capital en manos de los fondos más especulativos. Los ‘hedge fund’ están indicando con sus movimientos que la volatilidad y las tensiones van a mantenerse en el sector, que está ofreciendo una exhibición de volatilidad en 2017”, aseguran en fuentes bursátiles.

El año está dejando pruebas elocuentes de cómo pueden cambiar las cosas para los bancos en cuestión de unos días. Popular, que en el arranque el año era el mejor valor del Ibex ahora es el peor con una caída superior al 7%. Y Banco Sabadell, que mediados de enero corregía con fuerza y entraba en números rojos en el parqué, ahora es el mejor del sector con avance cercano ya al 10%. Una locura bursátil que se ha trasladado a los precios objetivos de los analistas, que nunca dieron menos pistas a los inversores.

Artículos relacionados