DESDE EL PARQUET

Las telecos europeas reclaman atención

La ren­ta­bi­lidad media del sector eu­ropeo de te­le­co­mu­ni­ca­ciones está siendo muy de­cep­cio­nante en los úl­timos años. Según ci­fras de la firma de in­ver­sión Morningstar con cálculos a fi­nales de oc­tu­bre, las ga­nan­cias del sector son de un 3,5% a un año y del 54,8% a cinco años frente al 20,4% y el 72,6% para el mer­cado eu­ropeo en su con­junto.

Este bajo rendimiento puede explicarse según la firma, por unos programas de inversión superiores a los previstos (desarrollo de 4G y fibra óptica), una guerra de precios en el sector, un entorno competitivo y reglamentario menos favorable de lo previsto y, por último, un nivel de consolidación sectorial inferior al esperado.

A pesar de estos problemas fundamentales, en Morningstar consideran que el sector sigue siendo atractivo en términos de valoración y fundamentales. Al respecto esperan un probable rebote de los márgenes, especialmente gracias a la reducción de los costes operativos con un impacto positivo de la digitalización y mejor gestión de los costes.

A eso habría que sumar el fin de la deflación en el sector gracias a la reactivación de la capacidad de fijación de precios de los operadores que apostarán por la calidad del servicio. Otro factor positivo podría ser la normalización de las inversiones y, por lo tanto, la mejora del flujo de caja libre.

A menudo, señalan en la firma de inversión, el endeudamiento se ha presentado como uno de los puntos críticos del sector, sobre todo en un entorno de tipos de interés al alza. Sin embargo, el análisis del volumen de deuda de los operadores y sus costes de financiación muestra que el conjunto de las operadoras está relativamente mejor situado que otros actores con un perfil de deuda similar en el contexto de una posible subida de los tipos de interés.

Dados los costes actuales de su deuda, el sector de las telecomunicaciones debería ser capaz de gestionar mejor las subidas de los tipos de interés de producirse. Por otra parte, un aumento de los tipos de interés solo parece posible si la recuperación económica en Europa es sostenible.

En este escenario, los ingresos de las compañías deberían mejorar, al igual que el crecimiento de los resultados, ya que el apalancamiento operativo del sector es muy importante.

Otro factor a tener en cuenta es su retribución al accionista, uno de los argumentos clave para centrarse en el sector europeo de telecomunicaciones. La actual rentabilidad media por dividendo del 4,8% resulta muy atractiva en términos relativos y absolutos. Tan interesante que se ha llegado a custionar incluso si eran sostenibles y justificables estos intereses en un período de erosión de los ingresos como los sufridos en estos años.

No obstante, el actual entorno de recuperación económica europea resta importancia al riesgo de deterioro de las políticas de dividendos. Los menores esfuerzos de inversión previstos en el futuro y los ahorros de costes, explican en Morningstar, contribuirán a mejorar el perfil de generación de caja, facilitando a los operadores una mejor cobertura del pago del dividendo sin tener que reducir la tasa de distribución.

En los próximos años además se prevé un importante crecimiento de las ventas tras los esfuerzos de inversión en 4G y fibra en Europa, lo que permitirá a las operadoras que se centren en la calidad del servicio mantener una política de precios ajustada y sin presiones a la baja capaz de competir con el desarrollo de ofertas agrupadas y la reducción de tarifas de interconexión.

Por todos estos motivos, los analistas de la firma consideran que la exposición al sector de las telecomunicaciones es atractiva en términos de diversificación dentro de una cartera. El sector tiene una baja correlación con otras industrias y constituye un motor alternativo de rentabilidad, reduciendo el riesgo de pérdida de capital.

Las rentabilidades implícitas en función del nivel de valoración del sector parecen atractivas, comparados con otras alternativas en el universo de la renta variable, con un binomio rentabilidad-riesgo muy favorable para aquellos inversores que sepan ser pacientes.

Artículos relacionados