Monitor de Latinoamérica

El gi­gante oriental pro­pone la crea­ción de un área de libre co­mercio con Celac

China confirma su conquista de Latam

El XI en­cuentro de ne­go­cios China-Latam lanza un nuevo marco de re­la­ciones

Celac
Celac

China se abre paso en Latinoamérica y co­mienza a pos­tu­larse como el gran socio co­mer­cial, in­versor y fi­nan­ciero del fu­turo en una re­gión ne­ce­si­tada de apo­yos. En abierta com­pe­tencia con un EEUU cuya nueva po­lí­tica pro­tec­cio­nista pa­rece de­jarle re­za­gado en la ca­rrera y de una UE que, aunque es­pera ce­rrar este año el pacto con Mercosur, no ter­mina de meter el turbo en sus re­la­ciones con el área, Pekín gana sim­pa­tías día a día en Latam.

La reciente cumbre de negocios China-Latinoamérica y el Caribe, celebrada en Uruguay, ha marcado un nuevo tanto para Pekín, que propone ya abiertamente una gran zona de libre comercio bilateral.

En un encuentro en el que China lanzó la propuesta para la creación de una zona de libre comercio con la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), según reveló el presidente de Uruguay y anfitrión del encuentro, Tabaré Vázquez, ambos bloques profundizaron en las relaciones comerciales, las inversiones y la cooperación gubernamental.

“Ya hemos recibido y estamos valorando una interesante propuesta de China que incluye ideas tan transformadoras como una zona de libre comercio Celac-China”, dijo Vázquez en apertura de la XI cumbre de negocios. Pekín quiere que su plan estratégico ‘Ruta de la Seda’ tenga en Latam un punto esencial y ya algunos de sus grandes socios en la región, como Brasil, Argentina, Chile, Venezuela o Perú, han propuesto su adhesión al Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (AIIB), el brazo financiero del plan chino.

“Latinoamérica busca en la apertura de China hacia el resto del mundo desde el punto de vista económico el socio principal para incrementar el intercambio comercial en un mundo en el que desde otras capitales se aboga por levantar muros”, destacó el presidente del BID, Luis Alberto Moreno en la cumbre, en la que recordó la promesa del líder chino, Xi Jinping, de intentar superar los 500.000 millones de dólares en intercambio comercial en 2025. Moreno dijo que el gigante asiático podría rebasar a EEUU en tres años en inversión en I+D y erigirse en la gran economía global, lo que debe incentivar a Latam a acelerar los procesos de integración y ser una gran plataforma económica.

En una cita enfocada a acrecentar los vínculos económicos y fomentar las relaciones empresariales, en el que participaron 2.400 empresarios y funcionarios chinos y latinoamericanos de 34 países, y en la que hubo hasta 1.500 reuniones de negocios sobre cinco grandes sectores (infraestructura, agronegocios; logística y renovables; comercio electrónico y ciudades y servicios globales), China volvió a exhibir su poderío y su atractivo como campeón del libre comercio en un momento de auge del proteccionismo en otras regiones y en otros países líderes.

Latam aspira a una mayor inversión china, notablemente en infraestructuras, pero también en tecnología, y así lo dejó claro en una cumbre en la que se puso de manifiesto la necesidad de impulsar las alianzas entre entes públicos y privadas como herramienta eficaz para captar inversiones desde el gigante asiático. Además, empresarios, políticos y expertos llamaron a Latam a adaptar su producción agroindustrial a las necesidades de recursos naturales y alimentos de China en el futuro. La inversión en innovación, desarrollo y la formación de capital humano fue también identificada como prioritaria para afianzar al área como gran socio económico de China.

Latinoamericanos y chinos hablaron también de la necesidad de aunar la riqueza de los recursos energéticos que tiene la región y la capacidad tecnológica oriental impulsar su aprovechamiento y promover un desarrollo sostenible, con especial impulso a las energías renovables. A su vez firmas chinas como Lifan y CRCC se comprometieron a invertir en desarrollo tecnológico en Latinoamérica en el futuro.

El comercio entre China y Latinoamérica y el Caribe se ha multiplicado por 17 entre 2000 y 2016, a 216.000 millones de dólares. Las exportaciones de Latam a China crecieron el 27,7% anual en el primer semestre de 2017, tras caer el 2,2% en 2016. El gigante asiático cuenta ya con más de 2.000 firmas en la región y, según el BID, Pekín es ya el segundo socio comercial de Latam y el primer prestamista, y el área se ha convertido en el segundo destino para la inversión de Pekín.

La entidad señala que, la inversión global de China en Latam se eleva a más de 100.000 millones y que Pekín ya está impulsando una segunda oleada inversora en la región. “Ya no es la China en busca de soja, carne, petróleo o cobre. Ahora es software, infraestructuras. China está invirtiendo en energías renovables y haciendo I+D. Es una segunda etapa de inversión”, según el BID.

Artículos relacionados