Monitor de Infraestructuras

Los in­ver­sores aparcan la renta va­riable y des­tinan su in­ver­sión a la compra de pisos

El alquiler amenaza con provocar otra burbuja

Las ad­ver­ten­cias del BCE y de Bruselas a Dublín, un aviso a na­ve­gantes

Alquiler
Alquiler

El Banco Central Europeo y la Comisión Europea han dado la voz de alerta con Irlanda sobre la subida que está ad­qui­riendo la vi­vienda y puede que pronto España apa­rezca en ese mismo lis­tado. El cre­ci­miento de los pre­cios de los pisos y el au­mento del al­quiler han vuelto a si­tuarnos como unos de los países donde más se ha dis­pa­rado la compra de una casa. La in­ver­sión para al­quilar está fa­vo­re­ciendo este au­mento.

Las compras de particulares está creciendo pero de forma mucho más lenta que lo están haciendo las adquisiciones de pisos para alquilar. Este negocio se ha convertido en una de las fórmulas de inversión de muchos particulares que ven en el sector una vía de conseguir una mayor rentabilidad. La inversión en Bolsa ha perdido fuerza y una gran parte del dinero se está dirigiendo otra vez al ladrillo.

El alquiler turístico ha favorecido esta tendencia. Plataformas como Airbnb han despertado el interés de ahorradores porque consideran que, tal y como está la renta fija y los riesgos que tiene siempre la renta variable, es una solución más rápida y segura para sacar rentabilidad a sus ahorros. Por otro lado, los bajos tipos de interés y la escasa remuneración que ofrecen los bancos por los depósitos están sirviendo además para que una gran parte de ese dinero se dedique a la compra de pisos para alquilar.

Un informe de Fotocasa desvela que el 20% de los inversores inmobiliarios destina sus viviendas al alquiler turístico, lo que está provocando que haya una menor oferta del alquiler residencial. Según una reciente encuesta de Fotocasa, el 81% de las personas entrevistadas ha notado que en el último año los precios de los alquileres se han encarecido en las zonas donde residen o donde quieren vivir.

La apuesta por el alquiler

El 86% de los inquilinos se ha visto igualmente obligado a subir el presupuesto inicial durante el proceso de búsqueda. Siete de cada diez personas piensa que los propietarios apuestan cada vez más por el alquiler turístico. Un 70% estima que para los inversores es más rentable económicamente, seguido de un 44% que cree que es más fácil y rápido de alquilar.

La mayoría de los expertos coinciden en que la compra de la primera vivienda está yendo mucho más lenta que las adquisiciones de pisos como negocio. Los jóvenes de entre 23 y 35 años, los que pertenecen a la generación millenials, por ejemplo, no están comprando casas porque por ahora su poder adquisitivo no les da para ahorrar.

En cambio, quienes están adquiriendo nuevos pisos son, o bien familias donde la capacidad de ahorro les permite aspirar a una vivienda mejor, o jóvenes de entre 35 y 45 años que tienen un trabajo más estable y que llevan tiempo ahorrando para comprarse un piso. “Las compras de primer acceso a la vivienda no han llegado y hacen falta para que se consolide la recuperación del sector”, señalan los expertos.

Advertencias del BCE y la Comisión Europea

El BCE y la Comisión Europea comienzan a percibir los riesgos que está generando la subida del alquiler en Dublín donde los precios se han disparado en los dos últimos años. Hay que recordar que Irlanda fue el primer país en ser intervenido y rescatado por culpa de la burbuja inmobiliaria. Después, llegó el caso de España motivado por las mismas causas que el país irlandés.

La entidad europea señala en su informe que los fuertes aumentos de los precios de la vivienda en el medio plazo están, en parte, relacionados con la salida del Reino Unido de la Unión Europea y los posibles cambios en el entorno tributario internacional. El informe que han emitido los dos organismos desvela que el precio de la vivienda en Irlanda alcanzó en septiembre pasado el máximo de los dos últimos años y que el alquiler se sitúa por encima de su nivel máximo de 2008.

Los expertos consideran que, por el momento, no hay riesgos de burbuja en cuanto a los precios de los pisos en España pero, en cambio, los alquileres se están disparando en algunas zonas como Madrid, Barcelona y Valencia. Esta circunstancia hace temer que se produzca un efecto dominó y que el alquiler sea el negocio que acabe reventando los precios y dificultando el acceso a los jóvenes a su primera vivienda.

Precisamente, la mayor demanda que se está produciendo para el alquiler es lo que está aumentando también la construcción de nuevos bloques de viviendas. Según los últimos datos del Ministerio de Fomento, la cifra de visados alcanzó en septiembre pasado su máximo anual al registrar un crecimiento de un 26%. En los nueve primeros meses del año, se solicitaron 60.629 autorizaciones para construir pisos.

En caso de que la demanda de estas autorizaciones para levantar viviendas mantenga el mismo ritmo, al cierre de 2017 se rozarían los 81.000 visados, lo que supondría alcanzar el volumen máximo de los últimos siete años, desde 2010, cuando se pidieron unos 91.600 permisos de construcción.

Artículos relacionados