DESDE EL PARQUET

Alastria lanza su red a la Bolsa

Conforme se va ce­rrando el ejer­ci­cio, los in­ver­sores miran a as po­si­bles sa­lidas a Bolsa en los pró­ximos me­ses. La más cu­riosa po­dría ser Alastria, la pri­mera red re­gu­lada ba­sada en Blockchain del mundo, creada por 70 de las ma­yores em­presas e ins­ti­tu­cio­nes.

Entre los objetivos de esta red se encuentran la creación de ecosistemas digitales de intercambio de datos y la aceleración de la transformación digital de distintos sectores industriales en España.

Aunque la red Alastria ha sido concebida para constituir una plataforma compartida a nivel empresarial, otro de los grandes objetivos es transcender este ámbito e incorporar también a las administraciones públicas y los reguladores, que ya han mostrado interés en colaborar con el consorcio.

De este modo pretende ofrecer soluciones locales a la una tecnología creada e ideada de forma global. Se trataría, por tanto, de una infraestructura semipública, abierta, multisectorial e independiente, que soporte servicios con eficacia legal en España y acorde con la regulación europea.

Un consorcio sin ánimo de lucro que, según algunas fuentes del mercado y pese a su reciente nacimiento, estaría en proceso de transformación de sus estatutos con el fin de poder cotizar en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) a la mayor brevedad posible. De este modo, dicen las malas lenguas, obtendría financiación para el desarrollo de la plataforma, ganaría transparencia y contaría además con el prestigio de ser una cotizada.

No obstante, dentro del consorcio se habría abierto un agrio debate entre sus miembros actuales. Para algunos de ellos, la salida al MAB no sería ni de lejos la mejor fórmula para obtener financiación y, de hecho, chocaría tanto con la misión como con la visión tecnológica del proyecto.

La solución lógica y natural, explican, sería el lanzamiento de una ICO (Initial Coin Offering, por sus siglas en inglés). Están convencidos que la propuesta de creación de valor real de Alastria con nuevos protocolos funcionales permitiría recaudar millones de euros en una campaña de “crowdfunding” para reinvertirlos en nuevos desarrollos.

Un tira y afloja que puede resolverse en la reunión telemática que tendrían previsto celebrar los miembros fundadores en este significativo 28 de diciembre.

Artículos relacionados